Pregunte sin pena

Autor:

Juventud Rebelde

D.V: Tuve una relación muy bonita con una muchacha tres años mayor que yo. Para ella la diferencia de edad resultaba algo molesto aunque se convenció de que no era un obstáculo. Incluso llegó a confesarme que había encontrado en mí una madurez desconocida. Al inicio se entretejieron historias de relaciones anteriores, pero un día me atreví a confesarle que había sido la primera en mi vida. Para mi sorpresa todo comenzó a cambiar hasta que decidió terminar la relación alegando que desde mi confesión ya no era lo mismo para ella. Lo que yo pensé que le gustaría saber, resultó motivo de separación. ¿Será verdad eso? ¿Será que solo quería a alguien maduro sexualmente? ¿Cuál sería el verdadero motivo?

Lo que parece ser cierto es que ella dejó de sentirse bien contigo hasta el punto de preferir separarse. Desconocemos sus motivos. Es difícil definir con certeza los determinantes del comportamiento de los otros. Mucho más si no nos hablan del tema.

Tampoco es seguro que ella sepa exactamente la razón por la que decidió terminar más allá de lo que te dijo. A veces creemos que actuamos por un motivo y en realidad son otros los que determinan nuestro comportamiento.

El psicoanálisis nos demostró hace mucho que es usual que no tengamos total conciencia de lo que hacemos, ni de sus determinantes. Ejemplos comunes de ello son los lapsos como decir un nombre cuando queremos decir otro, equívocos cotidianos, olvidar lo que creíamos importante, etc.

Lograr los efectos deseados en el otro, actuando a partir de lo que nos gustaría a nosotros mismos, es sumamente difícil. No somos iguales. En todo caso, es recomendable indagar y escuchar atentamente lo que piensa o siente, y aun así es posible errar al actuar buscando una respuesta determinada. Por consecuencia, es mejor dar riendas sueltas a nuestro ser auténtico y dejar que se quede quien esté más preparado para amar nuestra especial fragancia subjetiva.

Mariela Rodríguez Méndez. Máster en Psicología y consejera en ITS y VIH /sida

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.