Proyecto artístico de Silvio realizó su penúltima presentación en un centro penitenciario

El cantautor dijo que llegó al centro con un espíritu de servicio; a entregar y se encontró la buena sorpresa de cosas agradables y esperanzadoras

Autor:

Juventud Rebelde

En uno de los locales de la penitenciaría Silvio Rodríguez y sus acompañantes dejaron inaugurada una exposición titulada Creaciones. MATANZAS.—No recuerdo un instante de tanto aliento y emociones igual al vivido en la tarde de este jueves al compartir la cubanía de la Expedición por el mejoramiento humano, que volcó varias artes en un escenario dentro de la Unidad provincial Combinado del Sur.

«Yo no vine buscando nada, vine con un espíritu de servicio; vine a entregar y tuve la buena sorpresa de encontrarme con cosas agradables y esperanzadoras», dijo a la prensa el autor de Cita con ángeles.

Ante una pregunta de JR sobre la población penal y su composición, Silvio sostuvo que esa es una de las cosas que golpean: «Es una de las razones por las que tenemos que hacer cada vez más un Socialismo que los jóvenes quieran, que no se pongan a delinquir, sino que se comprometan con la sociedad.

«Creo que eso es una responsabilidad de todos y una de las razones por las que estoy aquí, porque me siento corresponsable de esa situación, por eso es un deber mío estar aquí asistiéndolos y apoyándolos», reflexionó.

En el intercambio con los periodistas manifestó que ha sido una experiencia positiva, que nunca esperó fuera tan bien acogida ni tan bien acompañada, en el sentido de que se le prestara tanta atención, pues en otros momentos hubo que suspenderla o posponerla porque no había recursos, pero ahora había recursos y voluntad, precisó.

Comentó que le sorprendió la acogida de la prensa, de los amigos, e incluso de enemigos, ya que no esperábamos levantar tantas «ronchas» con una cosa tan natural como cantar en las prisiones, «que ha sido una práctica nuestra, desde los primeros Festivales de la Nueva Trova, al principio de la década del 70».

Recordó que en Angola le cantó a prisioneros y hasta a los primeros detenidos sudafricanos, y que cantó hasta a los presos políticos en Chile.

«Lo que tiene de especial es las condiciones en las que están esos seres humanos, que están pagando una deuda a la sociedad; además de que a veces estas personas son discriminadas, y muchas veces rechazadas después que pagan la deuda y les cuesta trabajo reintegrarse a la sociedad.

«Todas esas cosas nosotros ayudamos a borrarlas, viniendo a estas prisiones y demostrando que son compañeros, hermanos, cubanos y cubanas que están pasando un momento difícil, pero que están con el espíritu de superarlo.

«Con esta expedición he aprendido que el movimiento de aficionados ha crecido mucho en los últimos años dentro de las prisiones. Esta expedición es una forma de darle la oportunidad a muchos de demostrar que pueden hacer buenas cosas. Ya hemos recorrido más de 10 prisiones y en todas nos hemos encontrado personas que participan con un entusiasmo tan grande, que a veces no se quieren ni bajar del escenario. Es como si estuvieran viviendo un momento extraordinario, maravilloso, del que no quisieran salir, y eso es estremecedor», concluyó Silvio.

El espectáculo contó con figuras como Eliades Ochoa y su grupo, Sexto sentido, la flautista Niurka González, Carlos Ruiz de la Tejera; el trovador Augusto Blanca; el trío Trovarroco; los pintores Manuel Hernández, Ernesto Rancaño y Orlando Abreu,

La Asamblea Municipal del Poder Popular de Matanzas le entregó al artista fundador de la Nueva Trova el Símbolo de la Ciudad, al tiempo que a los restantes participantes del proyecto se les otorgó la Moneda Tricentenario de la Ciudad.

En uno de los locales de la penitenciaría Silvio Rodríguez, acompañado por Pedro Betancourt García, primer secretario del Partido en Matanzas, dejó inaugurada la exposición titulada Creaciones, contentiva de 100 piezas de reclusos y artistas invitados, incluidas obras plásticas y artesanales, muchas de ellas con valores utilitarios.

Reinaldo González, Premio Nacional de Literatura, donó una colección de 200 títulos, entre los que destacó el Diario perdido de Carlos Manuel de Céspedes; antología poética de César Vallejo; Relatos policiales, y Que levante la mano la guitarra, este último de la autoría de Silvio Rodríguez.

Esta fue la penúltima presentación de esta memorable expedición, que comenzó el 11 de enero en Guantánamo y concluirá el 27 de este mes en la Isla de la Juventud.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.