Hanna no supone peligro para Cuba

Según se informó en la Mesa Redonda se forman otras tormentas tropicales: Ike, a 1 600 kilómetros al este de Barbados, y Josephine, a 470 kilómetros al suroeste de las islas de Cabo Verde

Autor:

Juventud Rebelde

«Siempre que hay amenazas, lo decimos, pero el huracán Hanna, al noroeste de la provincia de Oriente, no representa un peligro directo para Cuba», explicó el Doctor José Rubiera, director del Departamento de Pronósticos del Instituto de Meteorología, al intervenir en la Mesa Redonda Informativa de este martes.

Hanna está ahora completamente desorganizado y asume características de tormenta tropical, con su núcleo relativamente cercano a la isla de Gran Inagua. Se mueve a siete kilómetros por hora y seguirá debilitándose», puntualizó Rubiera.

Dijo que debido a este fenómeno habrá marejadas, lluvias e inundaciones que podrían intensificarse, todo lo cual sería lo más perjudicial. «Siempre prevemos lo peor, pero pronosticamos de modo confiable y todos los modelos lo dan con rumbo hacia arriba, hacia el norte», apuntó.

Comentó que estamos en un momento muy activo de la actual temporada de huracanes, pero que hay que mantener la confianza en los pronósticos del Instituto, y anunció que se forman otras tormentas tropicales: Ike, a 1 600 kilómetros al este de Barbados, y Josephine, a 470 kilómetros al suroeste de las islas de Cabo Verde, fenómenos que aunque no representan aún peligro para nuestro país, serán observados detenidamente.

Recordó Rubiera que la racha de viento más fuerte registrada en Cuba hasta antes que pasara el huracán Gustav, fue la del ciclón del 18 de octubre de 1944, denominado Ciclón de San Lucas, que alcanzó 262 kilómetros por hora. El récord mundial de racha, medida con anemómetro, no fue de un huracán, sino de una tormenta invernal ocurrida en abril de 1934, en Monte Washington, en el estado norteamericano de New Hampshire, que llegó a 369,6 kilómetros por hora.

«Pero el récord en racha de huracán había sido en los días del 27 al 28 de septiembre de 1953 en Chotomal, México, que marcó 286 kilómetros por hora. Si embargo, Gustav se ganó la medalla de oro con sus rachas de 340 kilómetros por hora, las más fuertes en toda nuestra historia, dejando al de México en medalla de plata», explicó Rubiera.

El coronel José Ernesto Betancourt Lavastida dijo que el verdadero récord cubano es que no tuvimos ni un solo fallecido, aunque ha habido cuantiosos daños materiales en la Isla de la Juventud y en ocho de los municipios de Pinar del Río, sobre todo en viviendas.

«Esta realidad de no tener que lamentar ninguna muerte se debió a la “clase de Revolución que tenemos”, pues gracias a su sistema de Defensa Civil y a la solidaridad creada en el pueblo, se protegieron cerca de medio millón de cubanos, 406 000 en casas de familiares, vecinos y amigos y un 13 por ciento en albergues estatales», argumentó.

La colega Belkis Pérez Cruz habló de la respuesta de la población ante el desastre, tanto en la Isla de la Juventud como en tierra pinareña, mientras que la periodista Ana Teresa Badía comentó noticias internacionales relacionadas con los ocho muertos que Gustav provocó en Luisiana, Estados Unidos, y las 102 víctimas que dejó en el Caribe.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.