Un gigante tenebroso - Cuba

Un gigante tenebroso

El coronel José Ernesto Betancourt Lavastida, del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, abogó porque no se abandonen las medidas tomadas para evitar pérdidas de vida y de recursos de la economía Imágenes de los estragos del huracán Ike en territorio cubano Vea la cobertura completa sobre Ike

Autor:

Juventud Rebelde

Foto: Calixto N. Llanes «Este huracán Ike ha sido un gigante tenebroso, ha golpeado al país completo y aún estamos bajo sus dañinos efectos destructivos», aseguró en la Mesa Redonda de este miércoles el doctor José Rubiera, jefe del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología.

«Sus vientos han llegado hasta 335 kilómetros de su centro y sus bandas espirales han cruzado y aún cruzan y azotan, mientras se aleja lentamente hacia el Golfo de México, a la parte occidental del país e incluso hasta territorios de Camagüey», comentó.

Argumentó que las lluvias de Ike son los componentes suyos que más tardarían en desaparecer en su peligrosa acción sobre Cuba y que a las seis de la tarde de este miércoles se encontraba exactamente a 325 kilómetros al norte-noroeste del Cabo de San Antonio, con vientos sostenidos de hasta 160 kilómetros por hora, y se había ido intensificando y ensanchando en su estructura, en su movimiento al noroeste, a 13 kilómetros por hora, con categoría dos.

«Se ha estado intensificando porque ha hallado condiciones favorables para ello en el Golfo de México, pero afortunadamente ya lejos de Cuba, aunque sus áreas de lluvia cruzan todavía por sobre la Isla de la Juventud y la porción más occidental de nuestra patria», acotó.

Comentó igualmente que en la zona oriental cubana se han registrado intensas lluvias, porque se trata de un inmenso huracán.

«Con su alejamiento, no obstante ser lento, disminuirán poco a poco las abundantes e intensas lluvias que aún está generando y, por supuesto, las inundaciones costeras, pero no se pueden abandonar los cuidados y la protección de personas, sus bienes y los recursos del país».

Dijo Rubiera que estas lluvias todavía pueden mantenerse este jueves, con carácter siempre peligrosas, porque seguirían provocando inundaciones y deslizamientos de tierra; de ahí que hay que seguir cuidándonos de su asedio ciego, sobre todo en las zonas bajas más vulnerables, donde hay ríos desbordados y presas aliviando.

«Hay aún, en nuestro criterio, unas 18 horas más de peligro por las bandas tan anchas de este gigante agresivo que aún influye negativamente sobre nuestra nación», alertó.

«Las lluvias acumuladas en Pinar del Río han sido grandes, y también en las provincias habaneras, en Matanzas y en el centro del país, como lo fue antes en las provincias orientales», observó.

«Como se ha desplazado más lentamente, ha causado mayores daños. Tiene un anticiclón al norte y por su trayectoria final parece que azotará a Texas, aunque aún viaja a 1 130 kilómetros del punto por donde impactará a ese estado norteamericano».

No descuidarnos

El coronel José Ernesto Betancourt Lavastida, del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, abogó porque no se abandonen las medidas tomadas para evitar pérdidas de vida y de recursos de la economía.

«Es necesario transmitir al ciudadano la conciencia de que deberá permanecer tranquilo y disciplinado en su albergue o en la casa hacia donde se trasladó; que no debe salir a deambular por zonas inundadas ni tocar cables caídos, pues todavía faltan horas para llegar a la calma y aún hay vientos que pueden hacer volar objetos peligrosos», apuntó.

Olga Lidia Tapia Iglesias, primera secretaria del Partido en Pinar del Río y jefa de su Consejo de Defensa Provincial, dijo que ante la amenaza del Ike fueron evacuados más de 191 000 ciudadanos.

Resaltó el hecho de que fueron muy afectados por las lluvias, los vientos y las inundaciones los municipios de La Palma, Los Palacios, Viñales, Candelaria, y que las precipitaciones en la provincia sobrepasaron los 200 milímetros.

«En Candelaria cayeron más de 300 milímetros. Hicimos un recorrido con el general de cuerpo de ejército Leopoldo Cintra Frías. Evacuamos a todo el poblado de Sanguily, unas 6 000 personas hacia la cabecera municipal de La Palma. En Guane el río Cuyaguateje se desbordó e impidió el paso. Pero los más de 3 000 habitantes de Guane se evacuaron a tiempo con sus principales propiedades, desde sus 120 casas, y las preservaron.

«Se ha actuado con mucha serenidad y sobre todo en lugares que nunca habían sido evacuados. Pero todo el mundo se ha protegido con apoyo de fuerzas de las FAR, del MININT, en medios anfibios y lanchas, en Guane, en Consolación del Sur y en otros sitios», aseveró.

Luis C. Góngora Domínguez, vicepresidente del Poder Popular en Ciudad de La Habana, habló de cómo se ha ido restaurando la electricidad en la provincia. «Hay afectaciones en Plaza, Centro Habana, La Habana Vieja, Diez de Octubre y una parte del Cerro. En el sur y en el este de la capital ha habido afectaciones severas y se han informado 67 afectaciones en viviendas, siete derrumbes totales y 60 parciales, aunque cuando salga el sol pudieran ocurrir otros. El de derrumbes es el principal peligro», comentó.

También en el territorio holguinero, uno de los más afectados por Ike, comenzaron las labores de recuperación. Miguel Díaz-Canel, presidente del Consejo de Defensa provincial, reveló que el 18 por ciento de la población tiene luz, lo que corresponde al municipio de Urbano Noris y a otros cinco circuitos de la cabecera municipal. Igualmente se restableció el bombeo de agua en algunas zonas.

El dirigente expresó que este miércoles visitó de nuevo el municipio de Banes —el más afectado en la provincia— así como el asentamiento de Caletones, en Gibara, una comunidad de pescadores que quedó prácticamente arrasada.

Holguín presenta además daños en más de 700 escuelas, 71 instalaciones de deporte y 20 de salud. En la agricultura fueron afectadas 49 casas de cultivo, 38 máquinas de riego y 14 000 hectáreas de plátano y otros cultivos.

En la provincia de Las Tunas, según explicó Jorge Cuevas Ramos, presidente del Consejo de Defensa, las prioridades se centran en la alimentación de aquellas personas que permanecen evacuadas y las que aún no pueden cocinar.

Para la recuperación de las viviendas se está entregando una cantidad importante de recursos de los que la provincia disponía.

Cuevas dijo que no hay aún comunicación telefónica con los municipios de Amancio Rodríguez y Jobabo. También hubo afectaciones en un número importante de entidades productoras de alimentos.

En Camagüey, Julio César García, presidente del Consejo de Defensa, informó que hay más de 60 000 casas afectadas, y que actualmente permanecen 17 000 personas evacuadas, debido a que sus viviendas están derrumbadas total o parcialmente o con los techos averiados.

Hay serios daños en el sistema electroenergético en todo el territorio. Las últimas inundaciones en la capital provincial determinaron que el martes en la noche fueran evacuadas

2 140 personas a lugares seguros. En estos momentos las aguas ya han ido fluyendo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.