Cumple diez años la Universidad del Adulto Mayor

Un total de 70 806 adultos mayores han egresado de sus estudios universitarios desde el surgimiento de este singular proyecto de la Educación Superior cubana

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Cuando el historiador de la Universidad de La Habana Delio Carreras Cuevas repicó la campana del Aula Magna este martes para iniciar la celebración por los diez años de la creación de las Cátedras Universitarias del Adulto Mayor, puede decirse que las intensas emociones de los miembros fundadores de ese singular proyecto no cabían en ese espacio.

El mayor logro del proyecto Educación para Mayores ha sido su trascendencia a escala nacional. Se registran 19 cátedras, 299 filiales y más de 690 aulas en todo el archipiélago. Hasta el pasado curso 70 806 adultos mayores habían egresado de sus estudios universitarios, que incluyen materias relacionadas con el medio ambiente, promoción de salud, cultura culinaria y envejecimiento, entre otras.

Se trata de una década haciendo historia en la enseñanza superior cubana, aumentando nuestro nivel cultural, autoestima, salud mental y calidad de vida. Es el resultado de un esfuerzo conjunto de muchas instituciones que decidieron brindarnos la posibilidad de tener una vejez sana, feliz y útil a la sociedad, refirió Teresa Orosa, presidenta de la Cátedra del Adulto Mayor de la Universidad de La Habana.

«Es un espacio para propiciar el desarrollo intelectual y emocional de los adultos mayores, la mejoría de la dinámica familiar en la que viven y una fuente para beber por una justa cultura del envejecimiento, inspirada en la Reforma Universitaria que entró en vigor el 10 de enero de 1962 como parte del deseo de lograr un pueblo culto», expresó Clemente González, director de Extensión Universitaria del Ministerio de Educación Superior.

El encuentro fue acicate para que se diera a conocer el Premio Anual al Mejor Educador del Adulto Mayor Gloria Guerra Menchero, en esta ocasión otorgado a Amelia Teresa Monzón, de la sede en la provincia de Matanzas.

El diploma de Colaborador Fundador de la Cátedra le fue entregado al Doctor en Ciencias Pedagógicas Fernando Vecino Alegret, quien era ministro de Educación Superior cuando la iniciativa vio la luz, como parte del reconocimiento a la labor de personalidades e instituciones que han apoyado el desempeño de este proyecto.

Xiomara Enríquez, miembro del Secretariado Nacional de la Central de Trabajadores de Cuba, entregó un reconocimiento en nombre de la organización al proyecto que «ostenta tan buena salud».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.