Los seres humanos como centro de la ciencia

Destacan labor del Centro Nacional de Investigaciones Científicas en evento internacional iniciado en la capital. En el 2009 más de un millón de cubanos fueron beneficiados con los productos desarrollados y elaborados por esa entidad

Autor:

Mayte María Jiménez

El Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC), que cumple 45 años de creado, ha realizado a lo largo de este tiempo relevantes aportes a la ciencia, como la obtención de una vacuna contra el cólera, terapias de ozono, tratamientos para enfermedades infecciosas gastrointestinales, cardiovasculares, y frente a otros padecimientos que cobran la vida de cientos de personas.

Estos resultados fueron destacados por el Doctor Carlos Gutiérrez, director de la institución, en la jornada inaugural del XV Congreso Científico Internacional convocado por el CNIC, y que sesiona en el Palacio de Convenciones, en la capital.

En el año 2009 más de un millón de cubanos fueron beneficiados con los productos desarrollados y elaborados por ese Centro. Unas 30 instituciones asistenciales utilizan los sistemas de Diagnóstico Rápido de Microbiología, mientras que continúa el perfeccionamiento de las prótesis oculares fabricadas a partir de la Coralina, producto muy costoso internacionalmente, que ha tenido resultados muy positivos y cuyo tratamiento se brinda de manera gratuita en la Isla.

El Premio Nobel de Química 2001, el Doctor estadounidense K. Barry Sharpless, quien asiste al encuentro, manifestó en una conferencia magistral que más allá de la investigación científica que realice un estudioso, lo importante es que estos resultados beneficien y sean útiles para la sociedad, el desarrollo económico, y sobre todo para mejorar la calidad de vida de las personas.

El experto señaló la importancia de la labor multidisciplinaria en el quehacer científico, como principio para un mayor desarrollo, y en pos de lograr resultados más seguros y funcionales, que permitan esa interconexión entre los seres humanos y la naturaleza, tan necesaria para la existencia de la vida.

K. Barry Sharpless fue galardonado con el Premio Nobel de Química por haber conseguido obtener moléculas quirales ópticamente puras, mediante la reacción de oxidación con catalizadores enantioselectivos. El premio fue compartido con otros dos investigadores, William S. Knowles y Ryoji Noyori, por idéntico logro mediante hidrogenación.

La agenda científica del evento pondrá a debate temáticas de gran actualidad, como los biomateriales y materiales nanoestructurados, las enfermedades infecciosas y los candidatos vacunales, el diagnóstico microbiológico y la actualización de la resistencia bacteriana, así como las aplicaciones del ozono, y estudios sobre las ciencias biomédicas y la medicina nuclear.

En la sesión inaugural estuvieron presentes José Ramón Fernández, vicepresidente del Consejo de Ministros; José Millar Barruecos, ministro de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente; Ismael Clark, presidente de la Academia de Ciencias de Cuba, junto a personalidades de la ciencia de Cuba y el mundo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.