La Federación de Estudiantes Universitarios arriba a sus 88 años

Fiel a sus principios, sigue siendo una organización que representa los intereses y hace valer los derechos del estudiantado cubano

Autor:

Juventud Rebelde

En el batallar incesante y difícil por transformar la Universidad, reflejo de una caricatura de «república» y en los tiempos de una Cuba, víctima del voraz imperialismo, surge la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

Ochenta y ocho años han transcurrido desde aquel invierno de 1922, en que el joven Julio Antonio Mella, junto a otros de sus compañeros, descubriera la necesidad de crear una organización capaz de unir a los universitarios cubanos. De entonces acá la FEU ha escrito páginas admirables en la formación de la conciencia nacional.

Fiel a sus principios, sigue siendo una organización de masas que representa los intereses y hace valer los derechos del estudiantado. Agrupa a los universitarios en torno a la Revolución; promueve el rigor docente y hace de la extensión universitaria la vía para llevar el deporte, la cultura y el pensamiento intelectual a la sociedad.

Con el surgimiento de la FEU, los estudiantes comenzaron a exigir, además de la reforma de los planes de estudio, la autonomía universitaria y la participación en el gobierno del centro. Publicarían sus ideas en Alma Máter, la revista que actualmente los une en una sola voz.

Durante aquellos agitados años de neocolonia y gobiernos títeres, ni las hordas de Machado o Batista, o la ola de crímenes de sus líderes, o el cierre de las universidades en algunos momentos, pudieron detener las luchas de calle, las huelgas y protestas, que llevaron al triunfo de 1959.

Tiempos difíciles marcaron a la organización. El Primer Congreso Nacional de Estudiantes de 1923, en el que se decidió crear la Universidad Popular José Martí; la fundación del Directorio Estudiantil Universitario en 1927 y la manifestación del 30 de septiembre de 1930, en la que cae asesinado Rafael Trejo, primer mártir de la FEU.

Con los años, y ante el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952, otra vez la organización se levanta en pie de lucha apoyada en su tradición. El centenario del natalicio de Martí lleva al Congreso Martiano y a la Marcha de las Antorchas, el 27 de enero, en la que participó Fidel junto a la Generación del Centenario.

El ascenso de José Antonio Echeverría a la presidencia de la FEU en 1954 significó un éxito para el estudiantado. En este período protagoniza las acciones del 13 de Marzo y se crea el Directorio Revolucionario, unido desde 1956 al Movimiento 26 de Julio.

La victoria de enero de 1959 marcó un viraje en el quehacer de la FEU como organización estudiantil. Esta fecha situó al estudiante universitario en una posición de vanguardia dentro de la construcción de la nueva sociedad.

La Campaña de Alfabetización, las Milicias Nacionales Revolucionarias, la batalla de Girón, las movilizaciones agrícolas y militares, junto a los destacamentos pedagógicos y de las ciencias médicas, dan fe de cuanto se hizo.

Ahora la FEU se multiplica en más de 14 000 estudiantes en todos los centros de Educación Superior. Su presencia se siente en los días de las brigadas universitarias de trabajo social, en la investigación científica vinculada a la búsqueda de soluciones tecnológicas, en las labores de la agricultura o la producción de alimentos, y sobre todo en el estudio, primer deber de todo universitario.

Desde hace más de ocho décadas la bandera rojo vino de la organización ondea en la primera línea de las luchas del pueblo cubano. Nuevas motivaciones se unen a esta fiesta para seguir siendo el movimiento joven más antiguo de Cuba.

Las soluciones a problemas económicos y la preparación para la defensa, la formación de los futuros profesionales, así como apoyar los debates del Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, son algunos de los escenarios en los que participa.

La historia de la FEU es parte de la nación, y como tal expresión genuina de una juventud revolucionaria, martiana y fidelista.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.