Aprobados por unanimidad los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución

El VI Congreso del Partido Comunista de Cuba aprobó también, en Resolución, el Informe Central; emitió otra sobre el Perfeccionamiento de los órganos del Poder Popular, el Sistema Electoral y la División Político Administrativa, y adoptó un Acuerdo sobre la Conferencia Nacional de la organización, a celebrarse a fines de enero de 2012

René Tamayo
internac@juventudrebelde.cu
18 de Abril del 2011 20:33:52 CDT

El VI Congreso del Partido Comunista de Cuba acordó por unanimidad aprobar los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución en su proyecto final y con las modificaciones acordadas durante el trabajo en comisiones en las últimas jornadas.

El plenario del cónclave, para el que fueron elegidos mil delegados, reafirmó que el objetivo de los Lineamientos es «garantizar la continuidad e irreversibilidad del Socialismo, el desarrollo económico del país y la elevación del nivel de vida de la población, conjugados con la necesaria formación de valores éticos y políticos de nuestros ciudadanos».

En la sesión vespertina del evento también se emitió una resolución sobre el Informe Central, presentado en la apertura por el Segundo Secretario de la organización, General de Ejército Raúl Castro Ruz.

Se aprobó, además, otra sobre el Perfeccionamiento de los órganos del Poder Popular, el Sistema Electoral y la División Político Administrativa; y se adoptó un Acuerdo sobre la Conferencia Nacional de la organización, a celebrarse a fines de enero de 2012, según anunció el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros en la sesión inaugural del evento.

En la jornada de hoy los delegados también realizaron la votación para elegir a los miembros del Comité Central del Partido.

Mañana será la clausura del Congreso, cuando se realizará la primera reunión del Comité Central, donde se elegirán los miembros de su Buró Político y su Secretariado.

Resolución sobre los Lineamientos

En su Resolución sobre los Lineamientos de la Política Económica y Social, el VI Congreso del Partido da cuenta de la discusión y análisis del proyecto final de este, el cual está dirigido a actualizar el modelo económico cubano, según se expresa en el propio documento, disponible en el sitio digital del Partido Comunista de Cuba.

El resuelvo también orienta al Gobierno «la creación de una Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, la cual, sin menoscabo de las funciones que corresponden a los respectivos Organismos de la Administración Central del Estado, tendrá la responsabilidad de controlar, verificar y coordinar las acciones de todos los involucrados en esta actividad, proponer la incorporación de nuevos lineamientos, y conducir, en coordinación con los órganos competentes, la divulgación adecuada del proceso».

El acuerdo del máximo órgano del PCC también recomendó a la «Asamblea Nacional del Poder Popular, al Gobierno y a los organismos correspondientes, que elaboren y aprueben, según el caso, las normas jurídicas necesarias para crear la base legal e institucional que respalde las modificaciones funcionales, estructurales y económicas que se adopten».

Además, encargó al «Partido Comunista de Cuba la responsabilidad de controlar, impulsar y exigir el cumplimiento de los Lineamientos aprobados, lo que presupone elevar la cultura económica de sus cuadros y militantes, a todos los niveles».

A continuación, señaló que el «Pleno del Comité Central del Partido analizará al menos dos veces al año la marcha de la actualización del modelo económico y la ejecución del Plan de la Economía».

La Resolución indicó que los lineamientos «definen que el sistema económico que prevalecerá continuará basándose en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción, donde deberá regir el principio de distribución socialista “de cada cual según su capacidad a cada cual según su trabajo”.

«La política económica del Partido se corresponderá —expuso— con el principio de que solo el socialismo es capaz de vencer las dificultades y preservar las conquistas de la Revolución, y que en la actualización del modelo económico primará la planificación, la cual tendrá en cuenta las tendencias del mercado».

Tales principios, señala el documento, deberán ser armonizados con una mayor autonomía de las empresas estatales y el desarrollo de otras formas de gestión.

Así, declara, «el modelo reconocerá y promoverá, además de la empresa estatal socialista, forma principal en la economía nacional, a las modalidades de la inversión extranjera, las cooperativas, los agricultores pequeños, los usufructuarios, los arrendatarios, los trabajadores por cuenta propia y otras formas que pudieran surgir para contribuir a elevar la eficiencia».

El cónclave recordó que los Lineamientos fueron sometidos a debate y recibieron el respaldado de «la mayoría de los ciudadanos; reformulándose a partir de las propuestas realizadas por estos, en un proceso democrático de amplia participación popular».

Resolución sobre el Informe Central

El VI Congreso del Partido Comunista de Cuba aprobó en todas sus partes el Informe Central presentado al cónclave, y orientó su estudio por los militantes y adoptar las medidas para que su contenido esté al alcance de todo el pueblo.

«Ello resulta esencial para emprender las tareas que están por delante, fundamentalmente en la economía, sin descuidar un instante los pilares que garantizan la soberanía e independencia de la Patria: la unidad del pueblo y su permanente disposición a defender a cualquier precio el Socialismo».

También disponible en www.pcc.cu, la Resolución sobre el Informe Central consideró a este como una valoración objetiva del crucial momento que vive el país.

En sus párrafos iniciales concluye que el documento evalúa «con realismo, concisión y justeza las tareas que nuestro pueblo acomete en medio de los peligros y dificultades impuestos por la compleja situación internacional».

«Plantea de forma diáfana —agrega— las deficiencias propias que se suman a los factores externos adversos, como la desorganización, la burocracia, el paternalismo y la falta de previsión y exigencia».

El documento del órgano superior del PCC evaluó «como acertado el profundo análisis acerca de la labor del Partido». También orientó «prestar la máxima atención a las justas críticas a concepciones erróneas sobre los vínculos de sus estructuras de dirección con las del Estado y la economía».

También resaltó «la importancia de erradicar las deficiencias en la política de cuadros, cuyo papel es determinante para el futuro de la Revolución».

Más adelante señala que el Informe Central al VI Congreso «es consecuente con el pensamiento y la acción del compañero Fidel Castro Ruz, líder de la Revolución Cubana, quien ha conducido a nuestro pueblo durante más de medio siglo y continúa contribuyendo a la lucha con sus valiosas reflexiones y orientaciones».

Sobre el perfeccionamiento de los órganos del Poder Popular

El VI Congreso del Partido también aprobó una Resolución sobre el perfeccionamiento de los órganos del Poder Popular, el Sistema Electoral y la División Político Administrativa.

Esta responde —explicó— a que es aconsejable «evaluar en las actuales circunstancias y en perspectiva la organización y funcionamiento del Poder Popular».

Para este propósito se apoyará en «la experiencia acumulada en más de treinta y cinco años del sistema de órganos del Poder Popular, incluidas las modificaciones derivadas del IV Congreso del Partido, los estudios que se realizan como parte de la Tarea Perfeccionamiento, en particular en las nuevas provincias Artemisa y Mayabeque, así como la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución».

En aras de «jerarquizar la autoridad de las Asambleas Locales del Poder Popular, se requiere evaluar las dificultades funcionales y organizativas, tanto de los órganos representativos como los de carácter administrativo en los niveles provinciales y municipales», señala la Resolución —también disponible en www.pcc.cu

No obstante, recomendó como necesario «continuar estudiando las estructuras a aplicar en las nuevas provincias de Artemisa y Mayabeque».

Como parte de este proceso —acordó el VI Congreso—, «se requerirá de ajustes a la División Político Administrativa con el objetivo de corregir limitaciones presentes en ese ámbito, para lo cual se impone revisar y definir la organización de las grandes ciudades capitales de provincia, en particular La Habana».

A continuación, la Resolución señala que la «integralidad de un proceso de esta naturaleza, demanda variar procedimientos, términos legales y realizar otras adecuaciones» en el sistema electoral, «sobre la base de los principios esenciales que lo sustentan y demuestran su carácter democrático y participativo».

El Congreso acordó así encargar al Comité Central para —una vez realizadas las precisiones necesarias— trasladar a la Asamblea Nacional del Poder Popular las recomendaciones correspondientes.

Noticias relacionadas

del autor

en esta sección