Perfeccionan enseñanza técnica

Continuar elevando la calidad de la clase, la disciplina escolar y la preparación de los docentes se encuentra entre las prioridades para el próximo curso escolar

Autor:

Margarita Barrios

Más de 75 000 jóvenes ingresarán el próximo curso escolar a la Enseñanza Técnico-Profesional (ETP), y de ellos 47 000 se formarán como obreros calificados, informó Alexander Manso, director de esa educación a nivel nacional, en conferencia de prensa.

El directivo precisó que de las plazas que se ofertan la mayoría están vinculadas a la construcción y la agricultura, especialidades que tenían hace tres años matrículas muy deprimidas y que son una prioridad para el desarrollo del país.

Señaló entre las especialidades que más se necesitan la de mecánica, específicamente la vinculada al ferrocarril en sus dos vertientes: explotación del transporte y mantenimiento y reparación.

Los jóvenes que ingresan para formarse como técnicos de nivel medio cursan tres años y medio de estudios —se gradúan en diciembre— y reciben una boleta para su ubicación laboral en organismos de la Administración Central del Estado, destacó.

En el caso de los que se forman como obreros calificados se gradúan en julio, luego de dos años de estudios, y encontrarán ubicación laboral tanto en la vía estatal como en el trabajo por cuenta propia.

En todos los casos, precisó, la oferta de plazas se realiza a partir de un plan diseñado por el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, y tiene que ver con la demanda de fuerza calificada que solicitan las empresas y los territorios.

Manso reconoció que hoy no es aún una prioridad para la familia cubana que sus hijos se gradúen en la ETP, y significó que por esa razón se intensifica la formación vocacional de los jóvenes, sobre todo en la secundaria básica, para que conozcan las posibilidades de empleo, desarrollo y estudios posteriores que brindan estas profesiones y oficios.

Destacó que gracias a esta labor el plan de plazas para esa enseñanza se ha cubierto en un 98 por ciento.

Entre las prioridades de la ETP, en las cuales se ha avanzado, el directivo subrayó contar con más de 4 523 aulas anexas. «Que no son un local con sillas y pizarrón, sino los talleres, los organopónicos, los lugares donde está la tecnología para que los estudiantes desarrollen sus habilidades en carreras que son eminentemente prácticas».

También destacó como positiva la participación de más de 4 200 especialistas de la producción y los servicios en el acompañamiento de estos jóvenes, transmitiéndoles su sabiduría y experiencia.

Dijo que los profesores de la ETP se reciclan por las unidades de producción y los servicios, para actualizarse en las tecnologías que se emplean en el país. El año pasado fueron 900 docentes los que participaron en esa experiencia, y en este curso escolar, más de 2 500, puntualizó.

Manso agregó que otra forma para contar con los docentes que se necesitan en la ETP es a partir de cursos de habilitación con jóvenes de cuarto año de las distintas especialidades.

«Ya se han formado por esta vía más de 3 700, y próximamente terminarán otros 500. A ellos los continuamos capacitando como profesores y les damos la posibilidad de que se preparen para las pruebas de ingreso a la universidad y se hagan licenciados en educación técnica», indicó.

Entre las debilidades que aún presenta la ETP mencionó que en un reciente recorrido realizado por todo el país, unas mil aulas anexas no tienen todavía la calidad requerida y las condiciones materiales necesarias.

Puntualizó la necesidad de continuar ampliando la bibliografía técnica para los estudiantes y seguir insistiendo en las acciones de carácter educativo y la disciplina escolar, por ejemplo el uso adecuado del uniforme.

Entre los avances citó el sistema de evaluación, con la aplicación de la Resolución 120, la cual establece en la ETP la realización de una tarea integradora como colofón de cada año de estudios, con la cual se miden los conocimientos y habilidades adquiridas en ese período lectivo con la solución de un problema concreto de la especialidad. Y establece para el último año el examen final estatal.

Aun así, reconoció Manso, debemos continuar elevando la calidad de la clase que se imparte para lograr que nuestros egresados sean mejores técnicos y obreros de alta calificación.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.