¿Ciencias aburridas?

Aunque muchos les teman por su dificultad, la Matemática, la Química, la Informática y la Física están en todas partes, afirman los cuatro jóvenes que nos representarán en las Olimpiadas Internacionales de las Ciencias Exactas

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

El granmense Lázaro Ortiz Hechavarría, del IPVCE Silberto Álvarez Aroche; el avileño Alejandro Lázaro Alfonso, del IPVCE Cándido González, y los villaclareños Luis Enrique Bernal Fuentes e Irodiel Viñales Lozano, del IPVCE Ernesto Che Guevara, son los estudiantes que representarán a Cuba en las Olimpiadas Internacionales de las Ciencias Exactas, correspondientes al curso 2011-2012.

Argentina, Italia y España serán las sedes de estos eventos, a partir del 14 de este mes y hasta el 10 de octubre.

«Tamaña responsabilidad nos incita a estudiar más para luchar por la victoria y ser dignos representantes de la juventud cubana y de nuestro sistema de enseñanza», dijo Lázaro, en el acto de abanderamiento de la preselección nacional, que tuvo lugar el pasado 27 de junio en el Aula Magna del Instituto Preuniversitario José Martí, del municipio de La Habana Vieja.

Convencidos de ello, estos cuatro jóvenes, elegidos por los resultados académicos alcanzados en el entrenamiento, se sumergirán en el mundo de los números, las fórmulas algebraicas, la mecánica, las teorías, los estilos de programación, los experimentos y sustancias compuestas, para dar todo de sí.

Seguridad a prueba de números

Muy seguro de sí se siente Lázaro Ortiz Hechavarría, de onceno grado, para representar a nuestro país en las Olimpiadas Internacionales de Matemática, que tendrán lugar en Mar del Plata, Argentina, del 14 al 16 de este mes.

«El entrenamiento comienza desde el primer año en el preuniversitario y son muchas las pruebas que realizamos para competir y seleccionar a los mejores. Son momentos difíciles porque se escoge a diez en la provincia, dos de cada grado y el resto con buenos resultados para participar en el concurso nacional de la asignatura.

«Esa es la primera gran prueba, porque ahí se otorgan las medallas y a partir de ese momento se integra el equipo de la preselección para este tipo de eventos, en el que también hacemos pruebas a diario para aumentar nuestro rendimiento y elegir, a partir de los resultados obtenidos».

La Matemática la conforman grandes temas, explica. Geometría, y dentro de ella la Geometría plana, la vectorial, la del espacio. También está la matemática discreta, esa que apela a lo más agudo de nuestros sentidos, porque se basa en el razonamiento lógico y en la agilidad mental, el álgebra y muchas otras.

—¿Cuál de ellas es la que más te motiva? Siempre hay preferencias…

—Sí, por supuesto. La matemática está en todo, me gusta desde el principio hasta el final, pero para mí el mundo del álgebra es fascinante. Con esa materia me siento más cómodo.

—¿Cuáles son las características de este tipo de competencia?

—Se espera que participen en esta Olimpiada alrededor de 106 naciones, y los más talentosos estarán ahí. Cuba es el único país que estará representado por un solo estudiante…

—Y ese eres tú…

—Sí, claro. ¿Te imaginas? Esa será la prueba más difícil de mi vida, y no lo digo por la matemática, que para ella estoy y estaré, luego del entrenamiento que falta, muy preparado. Lo digo por el deseo de traer a mi regreso una medalla, para no defraudar a mis profesores y a mi país, que espera de mí lo mejor.

«La competencia internacional se desarrolla durante dos días con la resolución de dos temarios, desglosados en seis preguntas. Los problemas tienen una vía de solución por la matemática elemental, aunque se debe desarrollar cada uno de los contenidos correspondientes. Las preguntas se escogen entre las mejores y más complejas que se hacen en el mundo, que pueden encontrarse en las revistas Eureka, Excalibur y otras especializadas en esta materia, donde también hay colaboradores cubanos».

Lázaro sabe desde ahora que estudiará Telecomunicaciones, Cibernética o Matemática en la Universidad, pero antes dignificará el nombre de Cuba con su presencia en el evento internacional. «No tengan dudas, yo lo garantizo. Es cuestión de probabilidades y ya yo las determiné», dice, sonriente.

¿Una reacción química?

El villaclareño Irodiel Viñales Lozano, quien representará a nuestro país en la Olimpiada Iberoamericana de Química, en Santa Fe, Argentina, del 23 de septiembre al 10 de octubre de este año, no puede ocultar, detrás de sus ojos azules que está nervioso, «míreme, se me nota porque me sonrojo mucho», dice.

—¿Será por una reacción química?, le pregunto, y él sonríe.

—Seguramente es por eso, porque la Química está en cada cosa que hacemos, que decimos, que pensamos, lo que pasa es que la mayoría de las personas no lo ven así».

Irodiel confiesa que, aunque desde pequeño le gustaba esta materia, si bien no conocía su denominación. Mucho le debe a sus profesores Francisco y Rolando, de su escuela secundaria y del entrenamiento en el preuniversitario, respectivamente.

«Un profesor que te guíe, que te oriente por el camino de tus motivaciones y tu talento es muy importante. A ellos les agradezco haber encontrado mi gran pasión y, dentro de ella, de la Química, la del análisis químico, que es lo que más me gusta».

—¿Te sientes preparado para este tipo de competencia?

—El examen tiene una duración de cuatro horas y lleva teoría y práctica. Cuba tiene la parada muy alta porque aquí se tiene mucho potencial en la Química. No hay dudas de que Brasil y Argentina son países sobresalientes en esta asignatura.

«He tenido un entrenamiento muy fuerte porque, que se sepa, con pocos recursos hacemos maravillas… Esta materia lleva mucha lógica, mucho contenido, y varias maneras de demostrar lo que nos rodea. Sé que puedo dar lo mejor, por la Química y por nuestro país, porque estoy seguro de que mucha gente querrá saber de Cuba y me preguntarán».

—¿Estás preparado para esa otra prueba también?

—¿Cómo no voy a estarlo? Siempre habrá quien quiera saber si es verdad lo que dicen los medios de comunicación transnacionales sobre nosotros. Mucho se tergiversa en lo que se dice de Cuba, y no pocas mentiras también salen de la radio y la televisión sobre el país, pero yo soy cubano y puedo darles la verdad, que es la mejor reacción química del mundo.

La victoria, casi programada

En Italia, del 23 al 30 de septiembre, estará Luis Enrique Bernal Fuentes para representarnos en la Olimpiada Internacional de Informática, «aun cuando algunos piensen que no tenemos las condiciones para ese tipo de entrenamiento».

Como muchos, Luis Enrique se sintió atraído por esta materia desde que tuvo ante sí una computadora y descubrió que, más allá del monitor, el teclado y el mouse existía un deslumbrante mundo de números y análisis.

«A mí lo que me gusta es programar, tengo varias ideas en mi mente. Me siento bien si creo algo que sé le será de utilidad a los demás. No voy a adelantar nada, pero voy a sorprender con algunos de mis proyectos».

—¿Nos sorprenderás también en el evento internacional?

—Lo intentaré, con todas mis fuerzas y el conocimiento de estos tres años en el grupo de entrenamiento. El examen consta de seis problemas, que deben resolverse durante cuatro horas, en dos días. Tiene que ver sobre todo con programación algorítmica. Y yo me siento preparado para esa prueba, como también lo estarán los demás.

«Quizá se piense que como en Cuba no tenemos la mejor ni la última tecnología, no podemos competir en este tipo de certamen. Equivocados están los que así piensen, porque excelentes profesores nos enseñan y nos preparan todo el tiempo, algunos de la Universidad de Ciencias Informáticas, y nosotros, como alumnos, también tenemos la “madera” que hace falta.

«No puedo programar la victoria, dice con picardía. Pero estaré ahí, en nombre de Cuba, y ya ese es el primer paso del algoritmo del triunfo, ¿no?».

Pensando en Einstein

Cuando Alejandro Lázaro Alfonso arribe a Granada, en España, y se sienta parte de la Olimpiada Iberoamericana de Física, del 17 al 22 de septiembre próximo, respirará profundo y pensará en Einstein y en todas las especificidades de su Teoría de la Relatividad. No solo porque sea la parte de la Física que más lo entusiasma, sino porque analizará desde todos los puntos de referencia posibles el triunfo que piensa lograr.

«Mucha gente le teme a la Física, pero desde pequeño me interesé por los documentales que tratan esos temas y, gracias a la orientación del profesor Oscar, en el IPVCE, me sentí dentro de esta materia, como empapado de ella.

«Todavía me falta preparación, lo sé, pero me siento seguro de poder representar al país como debe ser. China es el que mejores resultados obtiene, en los eventos internacionales, y en esta Iberoamericana yo trataré de ser “el chino”, o sea, un ganador.

«En cuatro o cinco horas debemos resolver el examen, que tendrá ejercicios de aspectos teóricos y otros que dependen de métodos experimentales.

«La Física está en todas partes. Además, de esa materia depende mucho el futuro de la humanidad, sobre todo de las ramas de la Física del siglo XX, desde Einstein hasta los contenidos de la Física Nuclear. Muchos deberían dejar de pensar que es una asignatura difícil y apostar por ella. Lo hicimos, otros estudiantes del grupo de la preselección y yo, y podemos decirles que es fascinante, como lo será recibir una medalla en nombre de Cuba, que es mi gran sueño ahora», concluyó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.