La hora de «la previa»

La preparación militar básica moldea la conducta y el espíritu de los jóvenes que ingresan al Servicio Militar Activo

Autor:

Roberto Díaz Martorell

LA FE, Isla de la Juventud.— Más de 60 jóvenes pineros, quienes proseguirán sus estudios en la Universidad, se preparan hoy en el Servicio Militar Activo (SMA), donde reciben preparación militar básica como soldados durante cinco semanas, etapa conocida popularmente como «la previa», y que para muchos representa un cambio brusco pero educativo.

Así lo definen Yasmany Cruz Reyes y Alejandro Vázquez Perera, ambos de 18 años y futuros ingenieros en Biomedicina y Mecánica, respectivamente, quienes coinciden en que el Servicio Militar Activo es un deber de cada cubano para defender la patria.

El mayor Heriberto Arias Riquenes explicó que esta modalidad de reclutamiento obedece al Decreto Ley 224, de la Ley de Defensa Nacional, en la que se suscribe que los soldados con carreras universitarias cumplen de 12 a 14 meses solamente, como estímulo porque continuarán estudios superiores.

El ritmo de sus vidas cambió. Ahora una mayor disciplina, organización, responsabilidad y respeto distinguen su conducta. Alejandro aludió sin medios tonos a los dolores musculares que le han provocado correr y ejercitarse. «No estábamos habituados a tanto ejercicio. La preparación física aquí es intensa y no es fácil hasta que te acostumbras, pero vale la pena porque nos mantiene en forma», dijo.

Yasmany apuntó que en «la previa» aprende cosas de la vida militar que nunca imaginó: «La infantería aporta mucha disciplina, y eso es muy bueno para el futuro», comentó.

Ambos refirieron ser ahora más organizados y conscientes con la higiene que mamá exigía en casa, ya que en el dormitorio tienen que dejar la cama bien tendida, la ropa, aseos y pertenencias acomodados; y cuidar la limpieza.

«Pero no todo es “candela”. En los pocos ratos libres que tenemos practicamos fútbol, pelota y deportes pasivos como ajedrez y dominó», manifestaron.

El teniente coronel Leonardo Fonseca informó que el programa de instrucción incluye materias teóricas y prácticas de la vida militar; la preparación física de los soldados y normas de disciplina y conductas apropiadas que les sirven para la vida civil en las universidades y como futuros trabajadores.

«Se les imparten clases de Preparación política, Física, Jurídica, Infantería, Táctica y Sanidad militar; estos jóvenes que tienen 12 grado asimilan rápido los contenidos y las reglas debido a su nivel de instrucción».

Otra de las ventajas que ofrece esta modalidad la aportó el mayor Juan Carlos Sánchez Ávila, quien comentó que «en la medida de las posibilidades, una vez concluida la etapa de preparación previa, se ubican en las unidades cuya especialización sea afín a los perfiles de las carreras que cogieron».

Solo han pasado unas semanas desde que Yasmany y Alejandro vistieron por primera vez el uniforme verde olivo, y aunque lo que más desean es que llegue el domingo para ver a la familia, ya avizoran las ventajas del SMA en su formación.

«Este es un proceso nuevo que corrige la personalidad, y eso es bueno para todas las esferas de la vida», dijo Yasmany.

Alejandro aseguró estar convencido de que cuando termine será más disciplinado al asumir las cosas; «en poco tiempo te sientes un poco más maduro».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.