El afecto que he recibido es increíble

René González abanderó a la delegación de Paracaidismo que participará en el Campeonato Latinoamericano, el cual se celebrará en Brasil

Autor:

Hugo García

VARADERO, Matanzas.— En el Centro Internacional de Paracaidismo de aquí, perteneciente al Club de Aviación de Cuba, René González, Héroe de la República de Cuba, abanderó al equipo nacional femenino y masculino de nuestro país que nos representará en el Campeonato Latinoamericano de Brasil.

En este escenario se le vio disfrutar a plenitud de su nieto Ignacio René, junto a su esposa Olga Salanueva. Conversó con afabilidad, se tiró fotos con todos y recordó las numerosas veces que voló por encima de Varadero para que los paracaidistas se lanzaran. También accedió a dialogar con este diario.

—¿Cuánto ganaría el pueblo y Gobierno de Estados Unidos, desde el punto de vista ético y jurídico, con la libertad de los Cinco?

—La libertad de los Cinco más allá, inclusive, del aspecto jurídico, sería un primer paso para resolver los problemas de Estados Unidos con Cuba. El pueblo norteamericano no gana nada con este diferendo, y en general lo percibe, aunque no sea una prioridad para ellos. Cuando se manifiestan, muestran que están un poco cansados de que la Guerra Fría todavía esté operando en contra de un país que no representa un peligro para ellos.

«América Latina también le exige al Gobierno norteamericano que cambie su política hacia Cuba, y su permanencia va a tener repercusiones negativas, inclusive, en la relación de Estados Unidos con Latinoamérica.

«Creo que deben sentarse con Cuba y, obviamente, el caso de los Cinco estará en un primer plano».

Reconoció que los cubanos han demostrado con creces que están sensibilizados con el caso de los Cinco. «El afecto que he recibido en las calles de La Habana es increíble, pero hay que llevar esta historia a todos los lugares, para que repique en los Estados Unidos; el propósito fundamental debe ser que la sociedad norteamericana al fin se ponga en contacto con un caso que le fue escamoteado, del que se les mantuvo al margen».

Nosotros seguimos siendo los mismos, ratificó René, y subrayó que se siente orgulloso de haber sido parte del deporte aéreo cubano: «Siempre lo amé y lo amaré hasta que me quede vida, tanto como amo a Cuba y a la Revolución que estamos construyendo, a la sociedad que nos queda por levantar».

Al intercambiar con los atletas y trabajadores, insistió en que hay que traer a los cuatro compañeros que están en las cárceles de Estados Unidos, sufriendo todo el odio del imperio más poderoso del mundo.

«Dondequiera que lleguemos tenemos que ser abanderados de la causa de esos hermanos, porque a Gerardo lo quieren matar de viejo en la cárcel, ese es el propósito del Gobierno norteamericano, que se muera y que regresen sus restos a Cuba, si acaso. No podemos cejar, porque necesitamos a esos hombres en Cuba».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.