Raúl y mandatarios de la región presiden acto central por los 60 años de los hechos del 26 de Julio (+ Fotos)

En la misma explanada frente al Cuartel Moncada en la que en 1953 combatieron los jóvenes de la Generación del Centenario del Apóstol de Cuba, liderados por Fidel Castro, se inició, a las siete de la mañana de este 26 de Julio, la celebración por el Día de la Rebeldía Nacional

Autor:

Juventud Rebelde

El acto central por los 60 años de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, acontecimientos ocurridos el 26 de Julio de 1953, y considerados en Cuba como el Día de la Rebeldía Nacional, se inició a las siete de la mañana de este viernes con la presencia del presidente cubano, General de Ejército Raúl Castro, y de una decena de mandatarios latinoamericanos y caribeños.

En la misma explanada frente a la otrora Fortaleza Militar del Moncada, hoy Ciudad Escolar 26 de Julio, en la que en 1953 combatieron los jóvenes de la Generación del Centenario del Apóstol de Cuba, liderados por Fidel Castro, tiene lugar la celebración, que trasciende las fronteras del archipiélago, como demuestra la presencia de tantos líderes internacionales.

Los mandatarios presentes en la conmemoración son el venezolano Nicolás Maduro, el uruguayo José Mujica, el nicaragüense Daniel Ortega, el boliviano Evo Morales; los primeros ministros de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves; de la Mancomunidad de Dominica, Roosevelt Skerrit; de Antigua y Barbuda, Winston Baldwin Spencer; y de Santa Lucía, Kenneth Davis Anthony. El presidente Rafael Correa es representado por su canciller Ricardo Patiño.

A la celebración asisten diez mil santiagueros, en representación de ese territorio y del pueblo de Cuba, y es transmitida por Cubavisión, Cubavisión Internacional, Radio Rebelde y Radio Habana Cuba.

El 26 de Julio de 1953 Fidel Castro y los jóvenes que se aglutinaron en su Movimiento realizaron asaltos simultáneos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

En el segundo caso el propósito era de apoyo a la acción principal en Santiago de Cuba, donde radicaba la segunda fortaleza militar de la época, y así evitar que el ejército de la tiranía de Fulgencio Batista pudiera enviar refuerzos hasta allí, donde combatía un contingente revolucionario bajo el mando del líder de la insurrección.

Una vez tomado el Moncada los revolucionarios llamarían al pueblo a la rebelión para derrotar a la sangrienta dictadura batistiana.

Aunque ambas acciones terminaron en un fracaso militar, pues falló el factor sorpresa —uno de los esenciales en los que se basaba la estrategia del triunfo—, los hechos del 26 de Julio han sido considerados por historiadores como el motor pequeño que puso a andar el motor grande de la Revolución.

De ese acontecimiento emergieron fortalecidos no solo los ideales revolucionarios, sino que permitió visualizar y reconocer el liderazgo de la Revolución que triunfó el primero de enero de 1959.

Los asaltantes del 26 de Julio, entre ellos Fidel Castro, fueron enjuiciados, encarcelados, amnistiados gracias a la presión popular y luego crearon el Movimiento Revolucionario 26 de Julio. Tras ese paso partieron a México, donde se organizó el desembarco del yate Granma, protagonizaron la lucha guerrilera de la Sierra Maestra, que luego se extendió al centro y el occidente del país, con el apoyo de la lucha clandestina y el amplio y vigoroso movimiento cívico en todo el país.

En su alegato en el juicio por los sucesos del 26 de Julio, conocido como La historia me absolverá, y devenido el primer programa de la Revolución que triunfó el primero de enero de 1959, Fidel Castro dijo que José Martí era el autor intelectual de los asaltos.

El Movimiento fundado por Fidel tenía una auténtica vocación patriótica, justiciera y martiana, incluso socialista entre algunos de sus miembros; y entre otros propósitos proclamó que los ataques a ambas fortalezas militares en el oriente del país, buscaba no dejar morir al Apóstol de la independencia de Cuba en el año del centenario de su natalicio. Sus miembros participaron en el desfile de las antorchas que se realizó en la capital del país el 28 de enero de 1953 en honor a ese hecho.

El mismo Fidel Castro ha sostenido que el fracaso militar del 26 de Julio enseñó a los revolucionarios cubanos a convertir los reveses en victorias.

El 26 de Julio es la más importante fiesta patriótica e histórica del calendario de la Revolución cubana, esa que los dignatarios de la región honran con su presencia en la celebración, al considerarla como un ejemplo para las mejores causas de sus países.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.