Declaran Monumento Nacional a iglesia San Pedro Apóstol

Considerada la obra religiosa más importante del siglo XIX en la Isla y reconocida como una de las siete maravillas de la arquitectura matancera, esta edificación, que se visualiza desde todos los puntos de la urbe, mereció el Premio Nacional de Restauración 2009

Autor:

Hugo García

Matanzas.— La iglesia San Pedro Apóstol, en la barriada de Versalles de la ciudad de Matanzas, fue declarada este martes Monumento Nacional, teniendo en cuenta su significación cultural, histórica y social, su importancia en la arquitectura cubana y su estado de conservación.

Considerada la obra religiosa más importante del siglo XIX en la Isla y reconocida como una de las siete maravillas de la arquitectura matancera, esta edificación, que se visualiza desde todos los puntos de la urbe, mereció el Premio Nacional de Restauración 2009.

En el año 2012 también fue objeto de un trabajo de conservación, principalmente en la impermeabilización de la cubierta, reconstrucción de la escalera de acceso al campanario y la pintura de toda la edificación.

El arquitecto Nilson Acosta Reyes, secretario de la Comisión Nacional de Monumentos, refirió que se trata de un inmueble representativo de la arquitectura neoclásica, con la simetría en su diseño expresada en sus torres, en el equilibrio de la fachada y el trabajo con las columnas.

Según Laura Martín Rodríguez, historiadora de la Oficina Provincial de Monumentos y Sitios Históricos de Matanzas, el momento de mayor explosión demográfica de la barriada de Versalles ocurrió entre 1855 y 1860, cuando varias personalidades adquirieron terrenos, entre ellos Eloy Navia, quien cedió la superficie donde se edificaría la  iglesia.

El proyecto estuvo a cargo del arquitecto italiano Daniel Dall’aglio, quien ya tenía en su aval la ejecución del teatro Sauto, también declarado Monumento Nacional.

Martín Rodríguez precisa que la colocación de la primera piedra se realizó el 28 de junio de 1867, y el 14 de mayo de 1870 don Antonio María Pereira, arcediano de la Catedral de La Habana, trasladó la eucaristía para el templo y lo bendijo, quedando inaugurado oficialmente el día 15 de mayo de 1870. El día 16 se realizaron solemnes honras fúnebres por el eterno descanso de la señora doña María Josefa Santa Cruz de Oviedo y Hernández, a quien se le debe la construcción del templo por su generosa donación.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.