El peso infinito de 16 años - Cuba

El peso infinito de 16 años

Los hijos han crecido, los Cinco han envejecido, hay familiares a los que el tiempo no les ha alcanzado para ver el fin de esta lucha. Tanta injusticia convoca a fortalecer el movimiento de solidaridad mundial con esta causa

Autores:

Nyliam Vázquez García
Susana Gómes Bugallo

Porque Ignacio René, el nieto de René González, no tenga que luchar por Gerardo se reunieron más de 280 delegados de alrededor de 45 países en el X Coloquio Internacional por la liberación de los Cinco y contra el terrorismo, para contar cómo han hecho suya esta lucha y cuál es el plan para que no pase ni un segundo más de prisión para Gerardo, Ramón y Antonio.

La razón pronunciada por Irma González, hija de René, en medio del intercambio de los hijos y sobrinos de los Cinco, fue la reflexión perfecta para ilustrar la necesidad del fin de una injusticia que se ha prolongado por 16 años.

Este es el primer coloquio en el que Fernando participa, luego de haber cumplido íntegramente su condena. René estuvo en el noveno y ahora anda por varios lugares del mundo, al igual que otros familiares, para respaldar cuanto ocurre en estos días de solidaridad más intensa.

Testimonio vivo de las manipulaciones del juicio y el mundo interior de estos hombres en medio del amañado proceso, es Absueltos por la solidaridad, la exposición del héroe poeta que inauguró estas jornadas y conmovió a todos por la mezcla de denuncia, patriotismo y hasta humor que llevan implícitas las 16 acuarelas. Pero más que eso, lo que hay que ver —como dijo María Eugenia Guerrero, hermana de Tony, al inaugurarla— es el amor que el pintor pone en su obra.

La nueva exposición de Tony —un recorrido por los recuerdos de los siete meses que duró el juicio— continúa la historia iniciada por el artista con la exposición Yo me muero como viví. Con esta particular manera de narrar las experiencias dramáticas, como lo había hecho con las del hueco, en estas del juicio, también hay mucho de síntesis y reflexión y sin un ápice de odio. Tony vuelve con su sensibilidad a hablar de amor y del hondo significado que tuvo para ellos decir sus verdades en Miami, a pesar de saber que en esa ciudad sería imposible un juicio justo.

Justicia en Londres, documental de Roberto Chile sobre la Comisión Internacional de Investigación celebrada en marzo, fue presentado como testimonio de la lucha en el Viejo Continente. Rob Miller, director de la campaña de solidaridad con Cuba en Gran Bretaña, comentó a algunos medios de prensa su expectativa por el próximo análisis que debe ocurrir en su país debido a la reciente negación de visa a René para participar en Londres en las actividades de conmemoración por el 16 aniversario del arresto.

Ramsey Clark, ex fiscal general de Estados Unidos, quien dio fuerza a esta cita con sus sabios argumentos, confirmó que el evento es la prueba de que Cuba se ha ganado el respeto con sus acciones de muchos amigos en todo el mundo, quienes han hecho de esta lucha el centro de su vida.

No es un crimen evitar la violencia en el mundo, no es delito lo que se hace para proteger al pueblo. Muchas personas decentes en Estados Unidos sufren las injusticias que se cometen contra estos hombres y estamos aquí para ratificar la posición de todos los que quieren paz en la tierra, comentó en nombre de los 38 estadounidenses, delegación más numerosa que asiste al coloquio.

Christopher Matlako, en representación del Partido Comunista Sudafricano, refirió que en su país se avanza en las muestras de solidaridad y propuso a los solidarios celebrar una cita en Sudáfrica para tomar como símbolo el legado de Nelson Mandela.

Por su parte, Marcelo Elio Chávez, presidente de la Cámara de Diputados de la Asamblea Legislativa de Bolivia, denunció que Estados Unidos llama terroristas a quienes son patriotas, dignos y defensores de la independencia. Sentenció además que Washington  no ha atendido a ninguno de los informes que diversas organizaciones internacionales han emitido clamando justicia.

Tamara Hansen, de la Universidad de Vancouver, en Canadá, afirmó que todos nos sentimos con la responsabilidad política de luchar por los Cinco y debemos hacerlo de modo más coordinado y atractivo para lograr la efectividad y llegar a todos a través de redes sociales o de cualquier manera más interactiva y dinámica. Convocó a que cada país reúna a sus grupos solidarios cada día cinco de cada mes frente a cualquier representación de Estados Unidos, como hacen los solidarios de su zona hace 106 meses.

A nosotros los Cinco nos hacen pensar en nuestros compañeros presos, comentó Wafika Mehdi Ibrahim, representante de la lucha en el Líbano, quien trajo el testimonio y saludo de Anwar Mohamad Yassine, quien permaneció 17 años preso en cárceles sionistas y ahora es miembro activo del Comité de Solidaridad con los Cinco en su país.

Graciela Ramírez, coordinadora del Comité Internacional por la liberación de los Cinco, llamó a la unidad del movimiento solidario y leyó un mensaje de Alicia Jrapko, coordinadora de esa organización en Estados Unidos, quien puso al tanto de las acciones que se desarrollan por estos días en Washington.

Jrapko propuso realizar la IV Jornada Cinco días por los Cinco en Washington en septiembre de 2015, para tener más tiempo de organizar el evento, que necesariamente busca estremecer a la opinión pública estadounidense, que poco conoce de la injusticia que se comete en su suelo.

Una vida en la batalla

Cuando empezaron esta pelea aún eran infantes. Hoy son hombres y mujeres que continúan reclamando justicia por el asesinato de sus familiares en manos de terroristas. Odalys Pérez Rodríguez, hija del capitán del avión de Cubana que venía de Barbados y fue volado el 6 de octubre de 1976, abogó porque se encarcele a Luis Posada Carriles y al resto de los asesinos que permanecen libres mientras los Cinco sufren prisión.

Investigadores y activos luchadores contra el terrorismo denunciaron las constantes agresiones al Estado y pueblo cubanos, el modo en que los Cinco Héroes combatieron por evitar estas acciones en contra de cualquiera de los países del mundo, y las condenas que recibieron como injusticia extrema e irracional.

Ni un coloquio más, ni un segundo más

Con la Declaración Final concluyó la primera jornada del Coloquio. Se previó aumentar la convocatoria para los próximos eventos, para dar mayor fuerza a esta lucha.

Luego de la reunión de comisiones de las diferentes áreas geográficas del mundo, representantes de estos grupos hicieron la relatoría de sus debates y propusieron las iniciativas que consideran más efectivas.

Cartas al mandatario estadounidense y a su esposa que se entreguen de modo masivo y estén dirigidas a sensibilizar su postura frente al caso; protestas de los activistas miamenses frente a la oficina de la jueza del caso, Joan Lenard; campañas digitales dirigidas a los jóvenes; mayor uso de las nuevas tecnologías y redes sociales para difundir información; planificar actividades más atractivas y variadas que abarquen manifestaciones culturales, deportivas y recreativas; llevar el caso a representantes religiosos del mundo que intercedan por los derechos de los Cinco; fueron algunas de las propuestas.

Fernando González agradeció a la sede que fue Holguín durante nueve años, a los delgados al X Coloquio y a todos los que luchan por los Cinco en el mundo.

Razonó que la lucha debe enfocarse en que cada acción tenga repercusión en Estados Unidos, para poder influir en sus estructuras de poder. Opinó que este es el momento de ejercer presión sobre este Gobierno, para que vea más pérdidas que ganancia en su actitud y sienta la necesidad política de eliminar esta agresión continuada sobre Cuba.

La Declaración Final recogió que esta causa es la más urgente para Cuba, junto al levantamiento del bloqueo genocida que se mantiene por más de cinco décadas. Los solidarios del mundo coincidieron en que el accionar se mantendrá hasta que los Cinco regresen a sus casas.

Como Plan de Acción del X Coloquio Internacional por la liberación de los Cinco y contra el terrorismo, además de las ideas recogidas en las comisiones de trabajo, se coincidió en continuar involucrando a todas las personas de buena voluntad en la causa, especialmente a los jóvenes.

Los próximos eventos internacionales y las iniciativas de cada región deberán tener el mayor alcance posible y crecer en visibilidad e influencia. Movilizar a los parlamentarios del mundo para que influyan en sus homólogos y enrolar artistas que sean seguidos por las personas es otro de los propósitos con el fin de triunfar en esta lucha.

Los delegados del Coloquio recogieron en uno de los puntos del plan de acción el compromiso de las organizaciones juveniles para sumar a las nuevas generaciones a la lucha por el regreso de Gerardo, Ramón y Antonio.

Se encontraban además en el evento José Ramón Balaguer, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido y jefe de su Departamento de Relaciones Internacionales; Rogelio Sierra, viceministro de Relaciones Exteriores; Kenia Serrano, presidenta del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, y Ricardo Alarcón, incansable luchador en el caso de los Cinco.

Testimonio del tiempo

Dieciséis años es mucho tiempo, pero si alguien tenía alguna duda de la dimensión real del número, Ivette, la hija menor de René, hizo un llamado: «Si alguien quiere saber lo que son 16 años, mírenme a mí».

La muchacha, que cuando su padre fue arrestado al igual que los otros cuatro hermanos, tenía apenas cuatro meses, conmovió al auditorio con la síntesis de lo que ha sido su existencia.

«A mí me gusta escuchar a mi mamá y a mi hermana sus recuerdos con mi papá, porque yo no tengo muchos… Mi historia es la historia de los Cinco», expresó Ivette.

«La primera vez que vi a mi padre fue en prisión con uniforme de preso y el único cumpleaños que he pasado con él fueron mis 15», agregó en un resumen que dejó al auditorio con un nudo en la garganta.

Los hijos de los Cinco fueron la imagen más elocuente de ese tiempo, de esa necesidad urgente de que no pase ni un minuto más. Cada uno desde su historia personal compartió con los delegados sus recuerdos más preciados, los dolores que marcan sus vidas y sus deseos del regreso.

«Desde mi graduación de sexto grado no he vuelto a vivir un momento especial con mi papá», dijo Tonito, hijo mayor de Antonio Guerrero, quien compartió momentos de esa relación tan especial que siempre ha tenido con su padre, al igual que su hermano Gabriel.

Todos los hijos coincidieron en que fue Mirta Rodríguez, la madre de Tony a sus más de 82 años, la promotora de que ellos estuvieran allí. Ella solo les pidió que hicieran historia, porque la historia de los hijos, la de los familiares de los Cinco, es de añoranza por el abrazo en casa, por los besos mañaneros, por deseos frustrados de cumpleaños en los que ellos estén; y es también la historia de lucha diaria.

Quizá por eso Tonito le dijo a su abuela que gracias a los solidarios de todo el mundo ella no moriría sin ver a su hijo de regreso a la patria. Mientras Irmita, la hija mayor de René, se preguntó cómo habría sido su vida si no hubiera vivido la separación a los seis años de su padre, la estancia en Miami, el arresto, más de una década teniendo que visitarlo en prisión.

«Quizás mi vida tendría menos recuerdos tristes, pero quizás sería menos fuerte», dijo.

Ella como cada uno de los hijos agradeció profundamente a todos los que dedican su tiempo a la lucha porque regresen sus seres queridos.

«Ustedes son la balanza… ustedes son parte de  nuestra historia», explicó, y dijo que después de que Fidel hizo público el caso, ni ella ni los familiares de los Cinco han estado solos.

«Si no hacemos algo, mi hijo Ignacio René tendrá que luchar por el regreso de Gerardo, y yo no quiero eso, quiero que luche por otras causas justas. Les pido un poquito más, porque esto tiene que terminar ya. Muchas gracias, y, por favor, fuerza, porque la necesitamos», dijo Irmita ante el auditorio del Palacio de Convenciones.

Por su parte Laura, la hija mediana de Ramón, recordó los momentos felices con su padre, las ganas de que regrese para cumplir una deuda que le quedó de niña: aprender a comer mango, porque ella era muy pequeña cuando lo arrestaron y él ya no pudo más ayudarla a superar ese pendiente. También contó anécdotas de sus experiencias en prisiones de máxima seguridad. Su hermana Lizbeth habló de esa primera vez en prisión, del día que los guardias la regañaron porque como era muy pequeña corría de un lado a otro.

«Yo nunca he visto a mi papá con ropa de calle», dijo la más pequeña de las hijas de Ramón, quien reconoció cuán cierta y dolorosa había sido la reflexión de Ivette solo unos minutos antes. La única imagen que tiene de su padre es con el uniforme de preso, no hay más.

Cuando Ailí tomó los micrófonos, como cada uno de los hijos, lo esencial fue el agradecimiento y luego intentó que los participantes visualizaran ese espíritu inquebrantable de su padre, de los Cinco.

Cada año mi papá me dice: «Este es el año», contó Ailí, quien también reveló detalles de esa especial relación de Ramón con su madre y el deseo de él de llegar a la tumba de su vieja y leerle un poema que le escribiera.

«A ustedes hay que valorarlos», dijo Ailí, en referencia a los sacrificios de quienes desarrollan sus actividades en escenarios hostiles y el modo en que se entregan.

Los hijos han crecido, los Cinco han envejecido, hay familiares a los que el tiempo no les ha alcanzado para ver el fin de esta lucha. Demasiado tiempo, ni un minuto más fue una de las frases más escuchadas, y por eso se entiende el temblor en la voz de Fernando, en las palabras de clausura de la primera jornada del Coloquio.

«No podemos aceptar la realidad de que Tony no llegue a tiempo para ver a su madre, que Ramón pase diez años más en prisión y su salud se siga deteriorando, y mucho menos que Gerardo muera en prisión», dijo.

Llamó otra vez a la lucha, a continuar los esfuerzos «para que no haga falta un coloquio más».

Las voces los traen

«Esta es una llamada desde una prisión federal». Ya lo había adelantado Gerardo: en sus condiciones no dispone de muchos minutos, pero no quería dejar de estar de algún modo en el X Coloquio Internacional por la Libertad de los Cinco y contra el Terrorismo. La voz de Gerardo, como la de sus hermanos, se escuchó en el Palacio de Convenciones. No iban a ser las rejas las que impedirían, 16 años después, que Gerardo, Ramón y Tony «viajaran» a La Habana, que abrazaran a tantos con sus voces, cada uno con su tono particular, pero con una energía única, la de los Cinco.

«Nosotros no tenemos la menor duda de que un día estaremos ahí junto a ustedes, junto a ese pueblo del que tan orgulloso nos sentimos» dijo Gerardo desde  Victorville, California.

Cada uno expresó el agradecimiento a todo el movimiento solidario que tanto esfuerzo y sacrificio realiza cada día, como reconoció el propio Ramón. Tony habló de la fuerza transmitida por la sola idea de saberlos reunidos en ese importante evento, esta vez en La Habana. Pensarlos fue lo que le dio el impulso final a las 16 acuarelas de la exposición Absueltos por la solidaridad.

«Estamos eternamente agradecidos», se le escuchó decir a Tony en su mensaje.

Ellos hablaban y los participantes podían imaginarse a los hombres buenos, quienes tras las rejas contagian con su optimismo, con esa dignidad que los eleva.

«Conocemos del esfuerzo enorme de ustedes… Gracias por estar y luchar a nuestro lado», dijo Ramón y cerró con el sempiterno «Hasta la Victoria Siempre».

En un evento que desde hace diez años busca nuevas fórmulas para traerlos de regreso a casa, los Cinco nunca han estado ausentes, más allá de la distancia, de las rejas de la ignominia. Esta vez sus voces fueron la presencia que lo inundó todo, sin embargo ellos estuvieron en la piel de Fernando, en la  imagen de René proyectada en una pantalla gigante, quien pidió continuar multiplicando el mensaje de la causa. «Confiamos en ustedes», dijo René.

Ellos, los Cinco que siguen siendo, estuvieron y están por estos días en cada uno de los seres humanos que en Cuba y el resto del mundo trabajan para que termine el tiempo de las añoranzas y ellos comiencen a vivir lo que por 16 años les ha sido negado.

Nota Informativa

La Comisión Provincial de Seguridad Vial informa a la población, y en particular a los conductores de vehículos que, con motivo de la velada político-cultural que se realizará por la Jornada contra el terrorismo y por la liberación de nuestros Cinco Héroes, este día 12 de septiembre en la Escalinata de la Universidad de La Habana, quedará prohibida la circulación de vehículos y el estacionamiento o parqueo desde las 7:00 de la noche hasta que concluyan las actividades, en las vías siguientes:

• San Lázaro desde Infanta hasta L;

•Neptuno desde Infanta hasta Ronda;

•Ronda desde Universidad hasta L;

•Las calles M y N, desde San Lázaro hasta Jovellar.

Como vías alternativas se recomienda a los conductores usar Malecón, 23, Zanja, Carlos III y G.

La Comisión Provincial de Seguridad Vial recomienda a los conductores de vehículos, extremar las precauciones y mantenerse atentos a las orientaciones de los agentes al transitar por el lugar, con el fin de evitar aglomeraciones innecesarias de vehículos y la ocurrencia de accidentes, y ofrece disculpas por las molestias e inconvenientes que pudieran ocasionar la aplicación de estas medidas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.