Con juventud y experiencia

Ser «cujaeño», como ellos mismos se identifican, lleva implícito el sentido de pertenencia que adquieren los estudiantes y profesores del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, ubicado en la Ciudad Universitaria del mismo nombre, Cujae, que celebrará el próximo 2 de diciembre sus primeros 50 años

Autor:

Margarita Barrios

Era el año 1964. La Revolución había heredado una limitada red de centros de Educación Superior y el futuro desarrollo del país requería ampliar las posibilidades de acceso. Así nació la Ciudad Universitaria José Antonio Echeverría, Cujae.

En un primer momento se instaló en su campus la Facultad de Tecnología de la Universidad de La Habana, y el 29 de julio de 1976 se fundó el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, encargado de la formación de especialistas en el campo de las ciencias técnicas y rector de la enseñanza de la arquitectura y las ingenierías en el país.

Si bien 50 años no es mucho para una universidad, la Cujae ha alcanzado importantes lauros en estos años de trabajo, en los cuales ha graduado a más de 57 500 ingenieros y arquitectos, de ellos unos 2 000 de otras naciones.

«Tenemos un trabajo que significa continuidad desde la época de los fundadores. Hoy la Cujae es más madura, pero joven. Esa juventud se la transmiten sus estudiantes. Contamos con profesores noveles y de mucha experiencia, todos con un alto sentido de pertenencia que distingue a nuestra comunidad universitaria», expresó la Doctora Alicia Alonso Becerra, rectora del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, al preguntarle de logros y retos de ese centro de altos estudios.

«La Cujae no tiene muros; como decía Fidel que debía ser una universidad, durante el acto fundacional de la nuestra. La formación, la actividad científica y la extensión universitaria nos transcienden, para estar en función de las necesidades del país», argumentó.

La actividad científica es quizá el «plato fuerte» de ese centro, donde cursan estudios 9 155 estudiantes de pregrado y 5 907 de posgrado. Equipos de trabajo de profesores y alumnos —fundamentalmente a partir del tercer año de estudios— se insertan en los 12 programas de investigación de la universidad, dirigidos a resolver problemas acuciantes del país.

El Doctor Orestes Llanes Santiago, vicerrector de Investigaciones y Posgrado, argumentó que las tecnologías de la información y las comunicaciones, medio ambiente, vivienda, gestión integral del agua, alimentos e industria son algunas de las líneas de trabajo investigativo.

«Creemos que vamos a lograr que se cumplan los objetivos de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución si hacemos una transformación tecnológica en el sector productivo que permita aumentar la eficiencia, la productividad, y eso les toca a los ingenieros y arquitectos», destacó.

Dijo que la Cujae ha obtenido, entre otros muchos lauros, 57 premios de la Academia de Ciencias de Cuba como autor principal y 11 como coautor, así como 30 galardones internacionales.

—¿Cómo está organizado el posgrado?

—Está dividido en dos partes: el que se desarrolla con el objetivo de que los graduados adquieran mejores experiencias para el desempeño de su profesión y el que se realiza para formar a nuevos investigadores.

«Más de 25 000 profesionales han desarrollado diversas modalidades de posgrado para su superación en la Cujae, mientras contamos con 28 programas de maestrías —18 de estos acreditados— y 15 de doctorado.

«Tenemos colaboración con más de 200 universidades y desarrollamos 60 proyectos con centros de Educación Superior de Europa y América Latina. El posgrado tiene también una visión internacional: más de 150 jóvenes profesores han tenido estancias de apoyo a sus doctorados en universidades foráneas y 117 profesionales extranjeros se forman hoy en nuestro centro como másteres o doctores».

No es solo deporte y cultura

La vida universitaria es muy rica y debemos responder a las exigencias actuales, modelando a un profesional que posea las cualidades humanas que lo deben distinguir así como una amplia cultura, expresó el Doctor Modesto Ricardo Gómez Crespo, vicerrector de Extensión Universitaria.

«Desarrollamos los Juegos Deportivos 13 de Marzo, que tienen una gran participación, así como el movimiento de artistas aficionados. Además, los estudiantes disponen de una serie de asignaturas vinculadas al arte que pueden matricular de manera opcional, y también tenemos cátedras honoríficas como la José Martí, Che Guevara y José Antonio Echeverría.

«Contamos con más de 30 proyectos de extensión, y entre estos se destaca la Red de Universidades en Solidaridad con los Cinco, que tiene un trabajo internacional sostenido y constituye un aporte importante para dar a conocer los detalles de esa causa entre los miembros de la comunidad universitaria mundial».

Los jóvenes de la Cujae

«Me gusta dar clases, compartir con los estudiantes lo que sé. Desde que me gradué empecé a trabajar como docente, aunque también participo en proyectos de investigación», expresó la Doctora Diana Martín Domínguez.

Para la jovencita —se graduó de ingeniera informática en 2008 y se acaba de recibir como Doctora en la Universidad de Granada, España—, la Cujae fue su meta desde que estudiaba bachillerato. De sus años de estudiante recuerda con especial amor el tiempo en que fue presidenta de la FEU, y quizá de ahí su vocación de mantenerse siempre entre los estudiantes.

«Creo que la Cujae forma, da proyecciones y actitud ante la vida. Imparto Álgebra lineal a estudiantes de primer año de Ingeniería Informática y soy coordinadora de grado, y por esa razón ayudo a organizar actividades para la motivación hacia la profesión, así como para su formación de valores».

Enzo Pigueiras Aleaga cursa el quinto año de Ingeniería Civil, y asume la presidencia de la FEU en el plantel. Si bien dirigir «roba» un poco de tiempo a los estudios, considera un honor tener la responsabilidad de representar a sus compañeros.

«Entre sus propósitos como dirigente se destaca lograr una mayor identificación del estudiantado con la organización, sin embargo asegura que el espíritu «de cujaeño», se impregna pronto en cada joven y la disposición para enfrentar cualquier tarea es algo que se logra con facilidad.

De los profesores asegura que, aunque pueda haber un problema puntual de preparación en alguno, la mayoría «están escapa’os». «Hacemos encuestas entre los estudiantes para conocer las opiniones sobre ellos y si hay alguna situación se toman enseguida medidas. Cada año y a partir de la votación estudiantil se entrega en las facultades el premio Tiza de oro al profe más preparado, y el Alma Máter al que mantiene la mejor relación con los estudiantes».

Enzo menciona de manera particular el trabajo que se ha de desarrollar en la residencia estudiantil, donde hay dificultades en la infraestructura, y asegura que «el vínculo con los estudiantes extranjeros es amplio y permite un intercambio cultural interesante y fructífero».

Además de rectora, la Doctora Alicia Alonso Becerra se desempeña como profesora de tercer año en la carrera de Ingeniería Industrial, de la cual se graduó en 1980. «De mis años de estudiante de la Cujae tengo muy gratos recuerdos. Creo que no solo me formó como ingeniera, sino para la vida.

«Fui dirigente de la UJC y esa labor también influyó mucho en mí. Agradezco el rigor y la exigencia de mis profesores, y eso es lo que trato de transmitir a mis estudiantes, no solo a los que les doy clases, sino a todos, porque a todos los considero mis alumnos.

«Los muchachos siguen siendo buenos. Soy de las que digo que la juventud no está perdida. Se parecen a su época, pero son extraordinarios, y la Cujae forma valores éticos y de disciplina que se llevan toda la vida, así como un altísimo sentido de pertenencia, que nos distingue como comunidad universitaria».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.