«Yo fui al barco» (+Fotos) - Cuba

«Yo fui al barco» (+Fotos)

Miles de cubanos visitaron el pasado domingo 30 de noviembre la fragata HMS ARGYLL de la Marina Real del Reino Unido

Autor:

Julieta García Ríos

Los medios nacionales anunciaron la visita de la fragata HMS ARGYLl (F-231), de la Marina Real del Reino Unido. Una estancia fugaz, y no por ello menos importante.

El niño no presenció, no supo que horas antes en la Bahía de La  Habana el barco inglés saludó a la ciudad con 21 salvas que fueron reciprocadas por un batallón de artillería de las Fuerzas Armadas Revolucionarias desde la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña.

Camino a su destino final, quiso entrar al parque «inflable», sitio obligado para él. Pero los padres apuraron el paso: «Hoy no», dijeron.

Otra sorpresa le tenían...Justo cuando se acercan al Edificio de la Marina, y creen estar cerca de ella; observan en el lugar imaginado al crucero norteamericano en que viajan estudiantes y profesores del proyecto Semestre en el Mar.

Funcionarios de la Marina tranquilizan a la familia: «El barco que buscan está a unos metros». Desde la avenida no se divisa. En cambio una larga fila anuncia que están en el destino correcto.

El reloj marca las 3:15 p.m. Cuando en alta voz el padre pide: «El último». Tantas veces ha repetido la frase tan necesaria y vigente como: Buenos días, gracias, por favor, por nada…

Y ahí esta él dando ahora «el último». Al frente los niños corretean tras las palomas en la Plaza de San Francisco. Y ella la madre, mira a rato la cola, y a tiempo completo a los pequeños.

El reloj avanza y quienes aguardan en la «cola» temen no poder subir al buque.

Foto: Adan Iglesias.

La visita fue anunciada solo desde las 11 de la mañana y hasta las 4 de la tarde del propio domingo 30 de noviembre. Al fin el oficial que custodia la fila «dio paso» a todos. Y una multitud atravesó el ancho pasillo de la Aduana del Puerto y ante sus ojos estuvo la fragata británica HMS ARGYLL, y sus marines de tez blanca y pantalones cortos que contrastan con las rústicas botas y medias oscuras hasta las rodillas.

Foto: Adan Iglesias.

Son rostros bisoños. Algunos visten de camuflaje y llevan armas largas, como ese de lápiz y cuaderno en mano. Observa hacía debajo de la inclina escalerilla metálica por la que se accede al buque y con trazos reproduce la imagen en el papel.

El idioma frena un poco la comunicación. Pero aún así no faltan las poses al lado de los marinos. Y a las expresiones: oh, yes! Thank you… your welcome, se unen a un atropellado Belísssimo en la lengua de Dante que orondamente pronuncia un cubano.

Foto: Adan Iglesias.

Una vez arriba el visitante se siente como en las películas. El clima favorece la atmosfera que se antoja cinéfila. El viento bate los cabellos como hace con la bandera inglesa, en cuyo mástil remata una corona dorada.

En el HMS Argyll, el más veterano fragata tipo 23 en la Marina Real, hay helicóptero, lanza cohetes y marinos con tatuajes que te recuerdan a Popeye…

Foto: Adan Iglesias.

Según su sitio oficial el barco fue construido a finales de 1980 y entró en servicio en 1991. Entre sus funciones esta La prestación de asistencia humanitaria. Debido a que tienen habilidades y equipos que pueden proporcionar ayuda durante temporada de huracanes (junio a noviembre).

Foto: Adan Iglesias.

Ellos también se unen al patrullaje contra los estupefacientes en áreas de ultramar.

El recorrido por el barco ha concluido. La familia desciende la empinada escalerilla, como todo un gentlenman Jackson extiende su mano. El gesto es aceptado y también con gusto la mujer se detiene en el tatuaje, arte y pasión se unen en ese pez del soldado marinero.

Foto: Adan Iglesias.

La mano del pequeño se extiende al viejo marino que en la popa le devuelve el saludo. Camina unos pasos y dice: «Yo fui al barco», aún no ha cumplido los tres años. Pero la visita pasará a su historia infantil.

Foto: Adan Iglesias.

Foto: Adan Iglesias.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.