A 99 años de la celebración de un matrimonio

Entre los documentos que intentaron extraer del país la pasada semana, estaba una notificación del acta matrimonial del hijo de José Martí. La biógrafa de José Francisco Zayas Bazán lo devela tras una minuciosa indagación, junto a detalles de la relación de este con su esposa

Autor:

Paula María Luzón Pi

El pasado 5 de febrero este diario publicó el artículo Algo extraño en un viajero, donde se relataba la detección por las autoridades aduaneras del aeropuerto internacional Juan Gualberto Gómez de un conjunto de documentos de valor patrimonial. El más notable de estos, referido al matrimonio de José Francisco Martí Zayas Bazán y María Teresa Bances Fernández Criado, motivó esta investigación acerca de su procedencia y carácter.

Luego de comprobar la existencia de la inscripción original en el libro correspondiente y revisar el expediente matrimonial donde aparecen las certificaciones de ambos cónyuges, consulté sobre la naturaleza del mencionado documento a Pedro J. Luque Román, administrador de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, del Vedado, quien confirmó que se trataba de una notificación matrimonial, es decir, del tipo de documento que se acostumbra a enviar desde la iglesia donde se efectúa el matrimonio a aquella en la que han sido bautizados los contrayentes.

En el caso de José Francisco y María Teresa, sus bautismos se celebraron en la Iglesia de Nuestra Señora de Monserrate: el del hijo de Martí el 6 de abril de 1879, y el de su esposa el 8 de febrero de 1890. Pudiera presumirse entonces el envío de dos notificaciones, una por cada contrayente, a la iglesia situada en Galiano, entre Virtudes y Concordia. En este lugar, gracias a la asistencia del diácono encargado de los archivos, José Raúl Ballate Fernández, me fue posible revisar el libro donde, según el índice, debió aparecer la información del bautismo de José Francisco, de la que falta la página de su asentamiento. La ausencia de esta hoja, cuya ubicación difiere de la mencionada en el texto analizado, puede advertirse al menos desde 1998, año en que a raíz de las investigaciones de lo que luego sería el libro Vida de Ismaelillo, pude corroborar que esta había sido arrancada en fecha previsiblemente posterior a su matrimonio.

En cuanto a María Teresa, los datos se encuentran en el libro 24 B, folio 38v, al margen de los cuales puede leerse el contenido de la notificación relativa a su casamiento. Esta localización confirma que el documento detectado se refiere técnicamente a su persona, lo que ya estaba sugerido en este por la modificación del morfema de género a favor del femenino. Hay que decir además que a lo largo del siglo XX, una vez plasmado el contenido de la notificación, la práctica habitual en la Iglesia de Nuestra Señora de Monserrate fue no considerar este tipo de documento como objeto de conservación. Esto último, sin embargo, no excluye la posibilidad de que alguien haya querido atesorarlo, al tratarse de José Francisco Martí Zayas Bazán, sin que esto significara su retiro ilegal de archivo alguno.

Un militar de carrera

José Francisco Martí Zayas Bazán fue un hombre destacado por su honestidad y sus deseos de vivir acorde con los ideales de su padre. A los 18 años se incorporó a la lucha por la independencia como miembro de la expedición dirigida por Carlos Roloff y Enrique Núñez. Posteriormente ingresó en el Ejército Libertador al mando de Calixto García, quien pronto lo convirtió en su ayudante. Durante la Guerra del 95, debido a su valerosa participación en importantes combates como el de Victoria de Las Tunas, obtuvo los grados de subteniente, teniente y capitán. Más tarde, ya en la República, desarrolló una ascendente carrera hasta alcanzar en 1915 el grado de Mayor General. En 1917 se retiró del servicio activo para ser designado Secretario de Guerra y Marina. José Francisco fue una figura pública de su momento, que hoy, sin embargo, resulta poco conocida. En ocasiones también ha sufrido enjuiciamientos que tienen en su esencia una inadecuada comparación entre su vida y la altura sin nombre de la de su padre. Por otra parte, la reciente publicación del documento referido a su matrimonio pudiera haber despertado en los lectores un interés por el conocimiento de él y su esposa.

El amor de José Francisco y María Teresa

María Teresa Bances conoce a José Francisco Martí durante una visita realizada con sus padres a París en 1908; fue un amigo quien le hizo notar la presencia, en el hotel donde se hospedaba, de aquel joven militar cubano de paso por Francia en funciones oficiales. Esta primera visión del que sería su esposo fue un verdadero flechazo para la segunda hija de don Victoriano Bances y Cuervo Arango, natural de Avilés, en la antigua provincia española de Oviedo, y de la habanera doña María Teresa Fernández Criado y Stanton.

Joven de exquisita cultura y esmerada educación, a su regreso a La Habana le presentaron al hijo de José Martí, quien gozaba del prestigio proporcionado por los méritos de su carrera militar. La simpatía entre ellos surgió de manera inmediata, por lo que se comprometieron poco tiempo después. La boda de ambos, celebrada el 21 de febrero de 1916, se reflejó como un acontecimiento social de gran interés por los más importantes cronistas de la época. Los testigos fueron el presidente de la República Mario García Menocal e Ignacio Larrinaga; y los padrinos don Marcelino Bances, tío de María Teresa, y doña Carmen Zayas Bazán, madre de José Francisco. En esta ocasión el esposo estrenó su uniforme de gala del Ejército con los grados de Mayor General en oro y en el pecho la Cruz del Mérito Militar y la Medalla de los Veteranos de la Guerra de Independencia.

La pareja comenzó a residir en la casa que heredara María Teresa de sus padres en la calle Calzada 103 (actualmente 807) esquina a 4, en el Vedado. El matrimonio estuvo casado durante 29 años y, aunque no tuvieron descendientes, fue una relación feliz y estable, caracterizada por la afinidad en los gustos, costumbres y amistades. Juntos tuvieron una vida social activa, como lo demuestra su pertenencia, entre otras organizaciones, a la Cruz Roja Cubana. La vida de la pareja Martí-Bances transcurrió en la mencionada vivienda hasta el fallecimiento de José Francisco Martí Zayas-Bazán el 22 de octubre de 1945.

María Teresa continuó viviendo en esa casa, donde recibía la visita de amigos como la poetisa Dulce María Loynaz y el sacerdote Carlos Manuel de Céspedes García, Menocal, autoridades oficiales como Celia Sánchez Manduley y el capitán Pablo Pacheco, además de conocidos intelectuales que le solicitaban acceso a su documentación familiar de valor histórico. Entre estos se encontraba la investigadora Nidia Sarabia, la periodista Mary Ruiz de Zárate (quien en las décadas del 70 y 80 publicó en Juventud Rebelde tres artículos sobre José Francisco), los estudiosos martianos Cintio Vitier y Fina García-Marruz, y el Doctor Eusebio Leal Spengler, a quien según voluntad de María Teresa le entregaron, tras su muerte, objetos museables como el atuendo militar de su esposo (expuesto hoy en el Museo Palacio de Gobierno de la Oficina del Historiador). Ella murió el 12 de octubre de 1980, a la edad de 90 años, habiendo decidido en testamento la entrega de su residencia con el propósito de crear una institución educativa. En este lugar tiene su sede, desde el 3 de febrero de 1982, el Centro de Estudios Martianos, una de cuyas funciones es la promoción de la vida y obra del Apóstol entre las nuevas generaciones de cubanos.

Portada del expediente matrimonial de José Francisco y María Teresa en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.

Inscripción de nacimiento de José Francisco que aparece en su expediente matrimonial en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús del Vedado.

Segunda parte de la inscripción de nacimiento de José Francisco.

Certificación de bautismo de María Teresa en su expediente matrimonial en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.

Segunda parte de la certificación de bautismo de María Teresa en su expediente matrimonial en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.

Libro original donde está inscrito el matrimonio de José Francisco y María Teresa.

Primera parte del libro matrimonial donde está inscrita la unión católica del hijo de Martí.

Segunda parte del libro matrimonial donde está inscrita la unión católica del hijo de Martí.

Acta del matrimonio original.

Índice del libro donde debía estar inscripto el hijo de Martí.

Página arrancada del libro de la iglesia Nuestra Señoa de Monserrate donde debía aparecer inscripto el bautismo de José Francisco Martí.

Índice del libro donde aparece el bautismo de María Teresa Bances.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.