Tocar el corazón del otro

El sentido del compromiso y la claridad ideológica acerca del papel que debe desempeñar hoy la Juventud fueron resaltados por José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido, al compartir breves impresiones sobre el desempeño de la UJC, durante la Asamblea X Congreso de la organización en La Habana

Autor:

Alina Perera Robbio

«Hay una dirección, hay un trabajo que está dando resultados, lo que no quiere decir que podemos ahora dormirnos, como se dice, en los laureles», expresó José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, durante la jornada de cierre de la asamblea provincial de la UJC en La Habana, celebrada en el Centro de Convenciones de Cojímar.

En el encuentro, valorado por él como «fructífero» espacio de intercambio que permite avizorar resultados, exhortó a conferirle verdadera continuidad a los objetivos de trabajo de la organización. «Hay que ir más allá de plantear bien las ideas, comentó, se trata de decir, y de hacer», a la vez que reconoció la labor de la organización política a lo largo de la Isla.

En una intervención que también formó parte de las conclusiones y que hizo alusión a procesos previos de análisis, la primera secretaria del Partido en La Habana, Mercedes López Acea, apuntó: «Desarrollamos esta magnífica asamblea luego de facilitar la participación de nuestra militancia de la Juventud en un amplio y profundo debate, en el que se analizaron las principales responsabilidades y retos de la organización».

La miembro del Buró Político destacó que los intercambios se extendieron a una representación importante de los jóvenes estudiantes, profesionales y trabajadores de la producción y los servicios. El debate —señaló— de temas relacionados con las transformaciones experimentadas en el trabajo de la organización resultó profundo e hizo reflexionar a la militancia sobre la necesidad de lograr un mejor papel de la Juventud para con las nuevas generaciones, a partir de la ejemplaridad y de un mayor vínculo con la base.

«El proceso desarrollado —afirmó la también Vicepresidenta del Consejo de Estado— demostró la necesidad de elevar la preparación de los dirigentes juveniles en los diferentes niveles de dirección, de manera que puedan desarrollar su trabajo en momentos en que los retos son más elevados».

Entre los desafíos esenciales que la organización política tiene ante sí, la Primera Secretaria del Partido en la capital mencionó los de fortalecer el rol de los secretarios generales de los comités de base y sumar nuevos jóvenes a la UJC a partir de motivarlos, de tocarlos con la palabra y también con hechos concretos, de hacer que se sientan útiles y comprometidos con lo que hacen.

Especial énfasis puso López Acea en que, como ya habían expresado algunos delegados durante la asamblea de balance provincial de La Habana, una de las principales prioridades de la UJC es atender a los centros donde no existen actualmente estructuras de base de la organización comunista, especialmente aquellos cuyo sentido de ser es la formación de nuevas generaciones de cubanos.

La dirigente resaltó el valor que entraña el trabajo de la Juventud con los jóvenes vinculados al sector no estatal de la economía: «Es vital el intercambio con ellos, la atención a sus preocupaciones, el reconocimiento al papel que tienen que jugar en su aporte a la sociedad».

En tal empeño, reconoció, «se viene trabajando, pero lo realizado hasta hoy aún es insuficiente y requiere de métodos y de un estilo de trabajo diferenciado hacia ese universo de jóvenes».

«Independientemente de lo que aún falta por hacer —señaló—, las tareas desarrolladas hasta hoy demuestran la participación, la capacidad y las posibilidades de los jóvenes en las actividades que se realizan en la provincia».

A modo de razones para sostener la afirmación anterior, la Primera Secretaria mencionó la presencia significativa de jóvenes en sectores como la salud, la educación, la ciencia, la cultura y el deporte; y habló de cómo el Partido Comunista ve y siente cuánto aporta a la economía de la capital «la representación juvenil en sectores productivos como la industria, el sector agropecuario y el de la construcción».

Otras grandes tareas que se emprenden y deberán seguir adelante desde la UJC, fueron subrayadas por la dirigente partidista: seguir formando parte protagónica en el proceso de actualización de la economía cubana y constituir el relevo de la militancia del Partido Comunista, en lo cual están implícitas las garantías de la unidad del pueblo y la defensa de la Revolución.

Palabras desde el compromiso y la sinceridad

Fieles a su naturaleza, los jóvenes deben ser propositivos, transformadores. La idea la recordó en la asamblea Dariel Toledo, joven militante del Centro de Inmunología Molecular, del municipio de Playa. «Tenemos que ir hacia delante con todo lo que ayude a transformar la organización y también la ciudad», sostuvo, y reconoció la utilidad de haber emprendido en su universo un estudio sociopolítico para saber a ciencia cierta cómo son los jóvenes de su centro.

Además, abogó por espacios donde las nuevas generaciones puedan intercambiar y trazar múltiples proyectos. Si todos los municipios se unen en propósitos comunes, afirmó Dariel, no hay fuerza opuesta que pueda con la joven militancia.

Otros conceptos afloraron en la reunión y tenían un mismo horizonte: urge no dejar espacios de comunicación vacíos; allí donde la Juventud no llega, hay personas dispuestas a cumplir con diversas tareas; es preciso participar, pero para ello también es necesario aprender a participar.

La primera secretaria de la UJC, Yuniasky Crespo Baquero, expresó que en los próximos meses, con miras al X Congreso de la organización, se continuarán haciendo propuestas, por lo cual invitó a los militantes a crear ambientes favorables en cada comité de base, para propiciar intercambios útiles.

Queda, explicó ella, un pleno antes de la importante cita juvenil, cuya esencia será el balance de cuánto se ha logrado y cuánto queda pendiente por hacer de todo lo acordado durante el IX Congreso.

Dayli Martínez, al frente de la Brigada de Instructores de Arte en la capital, hizo uso de la palabra para destacar la pertinencia del trabajo inteligente, que se alimente del conocimiento de la historia del país. Y Damián Pérez, profesor de la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona, propuso como meta que, antes de llegar al X Congreso, la Juventud Comunista visite todos aquellos centros donde no exista una estructura de base de la organización política.

Leidys Cruz, secretaria general de la Juventud en la Escuela Superior del Partido Ñico López, comentó a los militantes que podían ver en su centro una escuela para los jóvenes. Y Manuel Aguilera, al frente de la UJC en la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), abordó el tema de la recreación y la necesidad de diseñar estrategias para ella, así como no olvidar el potencial que los jóvenes informáticos representan para extender el uso de las nuevas tecnologías a lo largo de la Isla.

El sentir de los obreros

Cuando un hombre o una mujer curtidos en el mundo obrero hablan, casi siempre atrapan la atención de sus oyentes, porque llevan consigo una ejecutoria intensa, dura, y su palabra está impregnada de todo eso.

Osmany Campos, secretario general de la UJC en la refinería Ñico López, volvió sobre la necesidad de enseñar nuestra historia patria, esa saga que pone en alto los mejores valores del ser humano. Es algo muy importante, dijo el dirigente juvenil, para hablar con los jóvenes que muchas veces, por inexperiencia o tentaciones de tener objetos «de marca», caen en la comisión de algún delito.

El secretario general del comité de base de Antillana de Acero, Leonardo González, abogó por no dejar a un lado el trabajo en la comunidad y la interacción permanente con las nuevas generaciones.

Se puede hacer mucho con tan poco…

Frank Camilo Morejón, del equipo de béisbol Industriales, contó una historia que conmovió a todos, y que hizo pensar en cuán lejos puede llegarse cuando mueve la voluntad de tocar el corazón del otro.

Hace un tiempo lo visitó en el estadio la madre de una niña de nueve años, que al día siguiente debía ponerse un suero en su batalla contra el cáncer. La pequeña había dicho que si Frank Camilo no la visitaba, no accedería a ponerse el medicamento. Él pidió permiso al director de su equipo y visitó a la paciente con dos pelotas de béisbol, una para la doctora y otra para la pequeña, pero le esperaban otros niños y otros testigos, por lo cual, sin más pelotas que dar, dio besos, estrechó manos y escribió notas sobre papeles. «Cuánto hice con tan poco…, cuánto podríamos hacer…», meditó en voz alta.

Al final del encuentro, Yuniel Báez, ratificado como primer secretario de la UJC en La Habana, quiso agradecer a todos los compañeros que han confiado en quienes ahora dan inicio a una nueva etapa de trabajo como miembros del Buró provincial de la Juventud.

Y ratificó el compromiso de los jóvenes capitalinos con la continuidad histórica de la Revolución. Pidió que ellos sean vistos, más que como el futuro, como el presente mismo de la Revolución.

El pelotero Frank Camilo Morejón narró varias anécdotas durante el debate.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.