Considerables estragos por la sequía en la ganadería y el sector agrícola

Se perjudicaron más de 2 500 hectáreas por falta de riego. Entre los estragos se cuenta la muerte de más de 2 900 vacunos por falta de comida, y otros 1 900 fueron sacrificados a fin de evitar su deceso por escasez de alimento

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.— Sobre la sequía se habla y escribe de manera constante con razón, pero, en sentido general, sin especificar en cifras el daño causado, en mayor o menor medida, de un extremo a otro del país.

Un acercamiento desde Villa Clara a ese fenómeno revela, con datos, el fuerte impacto que ha tenido en el sector agropecuario, según información ofrecida a JR por la Dirección de la Agricultura.

En lo que corresponde a la producción de viandas, hortalizas y granos, se perjudicaron más de 2 500 hectáreas por falta de riego, a causa del agotamiento de la fuente de abasto.

A lo anterior hay que añadir que se perdieron más de 1 100 hectáreas sembradas, se dejaron de plantar otras 1 700, y 1 300 preparadas no se han podido sembrar.

Las pérdidas en la producción incluyen: en viandas, 2 900 toneladas; hortalizas, 2 700; maíz, 600; frijol, 16, y arroz, 400 toneladas.

En lo que corresponde a la cosecha de tabaco se perdieron, antes de ser cosechadas, 575 hectáreas y solo pudo recogerse la capadura al 33 por ciento del área planificada. En total, el perjuicio en la cosecha está por el orden de las mil toneladas, afirmó la Dirección de la Agricultura.

Las plantaciones de café sufrieron una prolongada ausencia de agua en la época de floración, por lo cual se estima una disminución de la cosecha por esa causa.

Se cuentan, igualmente, entre los estragos, la muerte de más de 2 900 vacunos por falta de comida, y otros 1 900 fueron sacrificados a fin de evitar su deceso por escasez de alimento. Se dejó de ordeñar a 3 000 vacas para preservar a estas y sus crías, lo cual ocasionó una afectación de 1,3 millones de litros de leche.

Además, a una suma superior a las 64 400 reses se les garantiza el agua con la utilización de 96 pipas y 15 camiones, debido a que hay 1 578 fuentes de abasto secas o en límites mínimos.

Los datos expuestos muestran solamente determinadas afectaciones de una sequía que, para aminorar sus daños, ha sido necesario el empleo adicional de 365 000 litros de combustible diesel y otros gastos relacionados con la fuerza de trabajo.

Cuando la sequía se complementa con los datos de su demoledor efecto, cobra verdadera dimensión, y también nos recuerda, de paso, la falta que nos hace el agua, a pesar de que ahora mismo la derrochemos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.