Joaquín moja, pero no empapa

Aunque en la zona oriental del país no llovió prácticamente para mitigar la sequía actual, en el litoral norte de la zona sí se dejaron sentir rachas de viento y penetraciones marinas

Autores:

Lisván Lescaille Durand
Yahily Hernández Porto
Osviel Castro Medel
Odalis Riquenes Cutiño
Héctor Carballo Hechavarría

Alrededor de medio centenar de viviendas de la comunidad de Barigua, en la zona de Yurumí, Baracoa, resultaron parcialmente dañadas como resultado del paso por la cercana Bahamas del huracán Joaquín, el más peligroso de la actual temporada, al alcanzar categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson.

Aunque en la Ciudad Primada no llovió prácticamente, en el litoral norte de la zona sí se dejaron sentir rachas de viento y penetraciones marinas que, además, provocaron afectaciones en el techo de la escuela primaria y el consultorio de Barigua, afirmaron autoridades locales a los espacios informativos del telecentro municipal Primada Visión y a la emisora local Radio Baracoa.

Trascendió también que solo precipitaron 10,8 milímetros de lluvia, aunque esta fue particularmente notoria en áreas montañosas y del litoral norte justo cuando el organismo tropical, como predijera el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, empezó a inclinar su trayectoria  hacia el norte durante el día de ayer, alejándose de nuestro territorio nacional.

En costas de Granma

Unos 157 milímetros de lluvia se reportaron ayer temprano en Belic (Niquero), el valor más significativo en Granma hasta el momento de enviar este reporte, cuando aún llovía a intervalos. Otras marcas importantes se registraron en la cabecera de Niquero, en San Ramón (Campechuela), en Manzanillo y en Pilón. En todas esas zonas las precipitaciones estuvieron por encima de cien milímetros.

Las lluvias, acompañadas de vientos, provocaron penetraciones del mar en Niquero, donde en el barrio La Marina se reportaron, preliminarmente, unas cien viviendas dañadas en cubiertas por fuertes vientos, y en Manzanillo.

El Consejo de Defensa Provincial indicó extremar las medidas previstas, a fin de garantizar la seguridad de los ciudadanos y preservar los recursos de personas y entidades. El jueves hubo aguaceros significativos en varios puntos del municipio de Bartolomé Masó; mientras que los menos relevantes estuvieron en Cauto Cristo, Río Cauto, Jiguaní y Guisa.

La delegación de Recursos Hidráulicos en Granma da seguimiento a las lluvias, aunque varios embalses requieren todavía de más precipitaciones para alcanzar mejores niveles.

En Santiago, más ruido que agua

Con la esperanza de algunos buenos aguaceros que mitigaran la tensa situación de sus deprimidos embalses —almacenan alrededor del 26 por ciento de su capacidad—, acogieron los santiagueros la poca lluvia sobre el mediodía del miércoles, asociada a las bandas de alimentación del huracán.

Sin embargo, a pesar de que lloviznas intermitentes acompañadas de rachas de viento se hicieron sentir desde la tarde del jueves, con predominio en las zonas montañosas, lo caído deja a los habitantes de este lado cubano solo con la expectativa, pues según reportes del puesto de dirección de Recursos Hidráulicos, en las últimas 24 horas no se registran cifras significativas de lluvias en ningún punto.

Gustavo Álvarez Matos, jefe del órgano de la Defensa Civil en la provincia, dijo a JR que como corresponde a la etapa informativa, se activaron los puestos de dirección en la provincia y los nueve municipios en composición reducida y se adoptaron las medidas previstas para la protección de la población y los recursos de la economía, y al cierre de esta información no se reportaba ninguna afectación.

Pocas huellas

En Holguín, el Consejo de Defensa Provincial se encontraba activado en forma reducida desde la nota número uno de la Defensa Civil. Entre las medidas adoptadas se puntualizaron los planes contra desastres a todos los niveles para la protección de la población y la economía, fundamentalmente las relacionadas con las inundaciones costeras.

Se previó, en tal sentido, el traslado de los bienes de la población hacia lugares seguros, además de los concentrados en almacenes, puertos y centros de carga, si fuera necesario. El jueves se produjeron penetraciones costeras ligeras en los municipios de Banes, Antilla, Frank País y Mayarí.

Alguna que otra nube, no más

A su paso por el litoral norte camagüeyano, el huracán Joaquín no fue más que viento refrescante y alguna que otra nube que oscureció solo por momentos el cielo en esta provincia. No obstante, desde que se decretó la fase informativa, se activaron los órganos de dirección hasta las zonas de defensa. Denis de Varona Guerra, del Órgano de la Defensa Civil en la provincia, refirió que la orientación de las medidas, según lo previsto en los planes, se mantenía, al igual que el permanente análisis hidrometeorológico.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.