Raúl Castro: no debiera pretenderse que los cubanos renuncien al destino que escogieron

En sus declaraciones tras el diálogo oficial con Barack Obama, el presidente cubano reconoció los avances para la normalización y reiteró los obstáculos: bloqueo y ocupación ilegal de un pedazo de Guantánamo

Autor:

Enrique Milanés León

Tras sostener en el Palacio de la Revolución, de La Habana, las conversaciones formales contempladas en el primer día de la visita oficial de Barack Obama a Cuba, el mandatario estadounidense y su homólogo cubano, Raúl Castro Ruz, hicieron declaraciones públicas.

Raúl enumeró avances en el proceso de la normalización como el restablecimiento del correo postal, el acercamiento en áreas de interés mutuo, la firma de dos memorandos de entendimiento sobre medio ambiente y la protección de áreas marinas y seguridad en la navegación marítima. Hoy, dijo, se firmará otro sobre agricultura.

El Presidente cubano refirió que las partes negocian otros instrumentos para cooperar en el enfrentamiento al narcotráfico, y en asuntos de seguridad, comercio, viajes y salud. Sobre esta última, especificó, hemos acordado profundizar la cooperación en tratamiento de enfermedades transmisibles, como el zica, y crónicas no transmisibles, incluyendo el cáncer, lo cual será beneficioso para Cuba, Estados Unidos y el hemisferio.

A partir de las decisiones para modificar aspectos del bloqueo, empresas cubanas trabajan en identificar posibles operaciones comerciales en el marco aún restrictivo de las regulaciones en vigor, señaló.

El Presidente cubano reconoció la posición de Obama y su Gobierno contra el bloqueo de Estados Unidos sobre Cuba, afirmó que se avanza en negociaciones para la cooperación en torno a medicamentos, equipos médicos y equipamiento para energía y protección del medio ambiente, pero apuntó que podría hacerse mucho más si se levantara el bloqueo.

Reconocemos la posición de Obama y sus reiterados llamados al Congreso para levantar el bloqueo; las últimas medidas son positivas, pero no suficientes, afirmó Raúl Castro, quien reveló que comentó a su homólogo estadounidense otras medidas que pudieran eliminar restricciones aún vigentes y cuyo cese es esencial porque el bloqueo continúa en vigor y tiene componentes disuasivos y alcance intimidatorios ante terceros, de lo cual le expuso ejemplos a Obama.

El bloqueo es el obstáculo más importante para el desarrollo económico y el bienestar del pueblo cubano y su eliminación sería beneficiosa también para le emigración cubana que desea lo mejor para su familia y su país, dijo Raúl Castro.

Recordó que para alcanzar la normalización de relaciones bilaterales será necesario que se devuelva el territorio ocupado por la base naval en Guantánamo y suprimir otras políticas contra la Isla. No debiera pretenderse que, para ello, el pueblo cubano renuncie al destino que ha escogido libre y soberanamente.

El mandatario cubano señaló que el diálogo incluyó temas internaciones que pueden amenazar la paz internacional y precisó que, aunque el tiempo no les permitió abordarlo, deseaba expresar su preocupación por la situación de desestabilización que se intenta fomentar en Venezuela. El proceso de paz en Colombia fue un tema incluido, según precisó.

Raúl sostuvo que las diferencias entre Cuba y Estados Unidos no van a desaparecer porque ambos gobiernos tienen concepciones distintas sobre modelos políticos, democracia, derechos humanos, justicia social, relaciones internacionales, paz y seguridad mundial.

El Presidente cubano afirmó que Cuba defiende los derechos humanos, pero matizó que estos son indivisibles, interdependientes y universales y que Cuba se opone a la manipulación política y al doble rasero sobre el tema. Cuba tiene mucho que decir y mostrar en la materia y reitera su disposición a mantener el diálogo que iniciamos, declaró.

El líder cubano consideró que cambiar todo lo que debe ser cambiado en la Isla es asunto exclusivo de los cubanos. Ambos países podemos cooperar y coexistir civilizadamente en beneficio mutuo, por encima de las diferencias que tenemos y seguramente tendremos, comentó antes de ratificar que ambas partes deben poner en práctica el arte de la convivencia civilizada, lo que implica aceptar y respetar las diferencias y no hacer de ellas el centro de nuestra relación. Debemos concentrarnos en lo que nos acerca y no en lo que nos separa, dijo.

Nos queda un largo camino por recorrer, pero lo importante es que hemos comenzado a dar pasos para una relación de nuevo tipo como la que nunca han tenido Cuba y Estados Unidos, afirmó Raúl Castro, quien puso el ejemplo de la nadadora estadounidense Diane Nyad, quien consiguió en 2013, tras cuatro intentos, cruzar a nado el Estrecho de la Florida sin jaula contra tiburones. Su prueba de voluntad y perseverancia, ejemplo para las relaciones bilaterales elogiado por Raúl Castro, fue reconocida en Cuba con la Orden al Mérito Deportivo, otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba. Si ella pudo, nosotros también podemos, expresó el Presidente cubano.

Finalmente, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba reiteró su agradecimiento a Barack Obama por visitar la Isla y afirmó que Cuba seguirá avanzando en los próximos meses por el bien de nuestros pueblos y países.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.