Volver a ser niña

Una guía base de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) recorre con palabras el día a día de su profesión en un colectivo escolar tunero

Autor:

Juan Morales Agüero

LAS TUNAS.- El «Centro Escolar Mártires del 28 de Diciembre» es una referencia histórica para los nacidos en esta región. En la casona que ocupan sus instalaciones docentes fueron asesinados en igual fecha de 1958 tres jóvenes revolucionarios cuando solo faltaban tres días para el triunfo del primero de enero 1959.

Allí labora desde hace 12 años una guía base de pioneros que ha hecho del trabajo con los niños el sentido de su vida. Se trata de la licenciada Nelsy Naranjo, quien, además de sus funciones como bibliotecaria, dirige el colectivo estudiantil y asume el diseño de buena parte de sus actividades fundamentales.

-Los guías de pioneros somos como los segundos padres de los niños, pues nos encargamos de su educación y cuidado desde que llegan –dice. Siempre tratamos que nuestra radio base los reciba con música. Luego los orientamos en el matutino y hacemos lo posible porque su jornada les resulte provechosa.

«Aquí existen talentos en varias manifestaciones. Contamos con declamadores, cantantes, grupos de teatro… El colectivo pioneril organiza cada año una gala martiana de excelente nivel. Y en cuanto a concursos, el de La Muñeca Negra nos ha reportado reconocimiento. Como nos faltan instructores de arte, la organización suele correr cargo del claustro docente, en especial de las bibliotecarias y las asistentes educativas».

Un momento significativo del colectivo pioneril es el matutino. Todos los destacamentos participan, y el viernes sus integrantes asisten a uno general. Nelsy refiere que en esos espacios se profundiza en efemérides de la semana, para lo cual la biblioteca escolar deviene ideal fuente de información.

«NO son matutinos convencionales –asegura-. Las guías de la escuela tratamos de que resulten interesantes y creativos, para que puedan será asimilados sus mensajes. En ocasiones los dramatizamos. Como el del aniversario de la Protesta de Baraguá, donde ambientamos todo como si fuera algo real».

Para Nelsy, ser una buena guía base de pioneros significa amar a los niños, «y convertirse una misma en un niño o una niña más». El colectivo debe notar su inserción en sus actividades. Así, tirarse al suelo, hacer cuentos, participar en sus juegos, saltar suiza y reírse a carcajadas no le pueden ser ajenos.

Y, en cuanto al pionero más integral, ella tiene una opinión: «No tiene que ser, necesariamente, el mejor del colectivo en el orden académico. Sino el que, además de sus calificaciones de excelencia, participa en las actividades de la escuela, aporta ideas, es buen deportista, ayuda a sus compañeros y no falta a clases. Esa es la integralidad a la que aspiro como guía».

El colectivo pioneril del Centro Escolar Mártires del 28 de Diciembre, compuesto por más de 300 alumnos, se ocupa ahora de las celebraciones por el 55 aniversario de su organización. La familia, como de costumbre, toma parte activa en todo: caminatas, caldosas, talleres, conversatorios, exposiciones…

Para Nelsy, a cargo del «piquete» infantil y orgullosa de la labor que desempeña, será una nueva oportunidad para confirmar cuánto se puede aportar cuando se ama de verdad a los niños.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.