Los domadores de roca

El mármol extraído y procesado en el municipio espirituano de Fomento posee una gran demanda en el mercado nacional por su calidad

Autor:

Lisandra Gómez Guerra

Fomento, Sancti Spíritus.— Con el fango hasta las rodillas y el sol pegado a la nunca, varios hombres «luchan» por arrancar un pedazo de piedra a la empinada loma de Cariblanca. Pudiera parecer un combate desigual, pero las máquinas perforadoras y las de hilo diamantado facilitan la resistencia de la naturaleza para no ceder en el «enfrentamiento».

Esa imagen se reitera una y otra vez en el lomerío fomentense, donde desde principios de este siglo se extrae mármol con gran demanda en el mercado nacional.

Los resultados económicos, sin el deterioro de ningún indicador y con el orgullo de haber roto en el pasado mes de junio el récord industrial tras alistar alrededor de 5 600 metros cuadrados de la preciada piedra caliza, han convertido a la unidad empresarial de base (UEB) Mármoles del Centro, ubicada en las afueras de la ciudad de Fomento, en sitio de referencia para la provincia y el resto del país.

Del monte para la industria

Marcos Alfredo Meneses Liriano recuerda los inicios del proceso de extracción en Cariblanca. Con escasos conocimientos llegaron hasta el corazón del lomerío y comenzaron a «domesticar» las rocas. En una primera etapa se enviaban a una industria fuera de Sancti Spíritus, hasta que en el año 2007 se instaló la UEB en el mismo municipio «dueño» de la rica cantera.

«El trabajo no es fácil, porque requiere mucha paciencia y experiencia. No es sacar el primer pedazo que se vea. Hay que tener cuidado para no dañarlo y tampoco causar perjuicios al medio ambiente», explica quien desde hace meses dejó atrás sus jornadas en el monte y ahora labora en el proceso industrial.

Según Ever Cabrera Cosme, director de la UEB, en busca de revertir los bajos rendimientos que tuvo la entidad en el pasado año, desde finales de 2015 se realizan allí trabajos para depurar y sacar todo lo que no es de utilidad.

«Con esas acciones se prevé que en un futuro cercano no se deban desperdiciar tantas rocas cuarteadas, aunque ello es, muchas veces, consecuencia de las características del área. Ya en el mes pasado se obtuvo un récord, al obtener 348 metros cúbicos del material en perfecto estado», añade el joven directivo.

La riqueza natural de Cariblanca es envidiable. De acuerdo con estudios geológicos, esta cantera tiene una vida útil de más de cien años y está en condiciones para, con ayuda del hombre, regalar una materia prima de mejor calidad en cuanto a dureza y porosidad. Allí se puede extraer el mármol de dos colores. En el macizo fomentense también existen las variedades conocidas como crema y rojo Escambray, este último muy codiciado por su exclusiva tonalidad.

En la industria de la entidad espirituana, perteneciente a la Empresa de Mármoles Cubanos, se procesa, aunque en menor medida, el rojo campiña, una tipología muy especial que se trae desde Cienfuegos y es reconocida internacionalmente por su homogeneidad e invariabilidad en el color. En esa área solo se puede trabajar durante los meses del período seco.

Ruido, agua, formas

Para el joven Javier Cruz González, operador de roca, nunca ha sido una preocupación que las jornadas laborales se extiendan más allá de las ocho horas establecidas. Como él, el resto del colectivo aspira a incrementar las producciones.

«Ha sido muy oportuna la llegada y aplicación de la Resolución 6, ya que todo el mundo se siente motivado con el salario promedio de alrededor de 1 500 pesos», expresa.

En la UEB Mármoles del Centro se elaboran losas de diferentes formatos y medidas como 80 por 40 centímetros (cm), 40 por 40 cm, 60 por 40 cm y se incorporó, recientemente, la de 1,60 metros por 60 cm, todas con tratamiento rústico o de brillado, de acuerdo con el pedido de los clientes.

Según el máximo responsable de la unidad fomentense, entidades de toda Cuba, entre las que se distinguen la Oficina del Historiador de La Habana, y sectores como la Salud y la Pesca solicitan sus productos, principalmente, por su durabilidad y belleza.

Por esa demanda y los resultados obtenidos, considera Cabrera Cosme que la entidad ha recibido una importante asignación de piezas de repuesto y máquinas, que permiten aumentar el número y calidad de sus producciones.

También se potencia el taller de mantenimiento, donde nacieron las inventivas que posibilitaron recuperar la línea de brillado. Se montó una fresa-puente para la terminación y fabricación de pedestales, balaustradas y figuras ornamentales, y se ha previsto, en un futuro próximo, la llegada de un telar con una plancha para cortar dimensiones de gran formato. De las cuatro UEB de su tipo existentes en el país, únicamente la fomentense no cuenta con ese equipo.

Pero no solo la tecnología es prioridad para esta UEB, refiere el joven Javier Cruz González. El Consejo de Dirección se mantiene al tanto de las preocupaciones de cada uno de los miembros del colectivo, integrado por 86 personas.

«Intentamos buscar solución a las diferentes problemáticas. Por ejemplo, cuando se quitaron las villas recreativas a los organismos, hubo opiniones desfavorables. Como respuesta, se firmó un convenio con el hotel Escambray y durante el verano contamos con una habitación que paga el centro y que acoge, cada fin de semana, a un trabajador con su familia», agrega.

Ever Cabrera explica que la entidad también se mantiene en constante relación con quienes laboran en una pequeña brigada de restauración y colocación que radica en Camagüey, para atender instalaciones turísticas de la cayería norte. Además, se busca diariamente cumplir con la certificación del sistema de gestión integrado de calidad, acota.

En cada jornada, la variedad de formatos y tamaños nacidos de las vírgenes rocas prueban la capacidad del ser humano, con su inteligencia y la técnica como aliada, para transformar recursos de la naturaleza en bellas y singulares piezas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.