Entre los rostros de la fidelidad - Cuba

Entre los rostros de la fidelidad

Durante la reedición de la Caravana de la Libertad en Sancti Spíritus hubo olor a júbilo, victoria, firmeza y confianza también

Autores:

Nelson García Santos
Glenda Boza Ibarra
Lisandra Gómez Guerra

El verde primó este amanecer de viernes en la ciudad de Sancti Spíritus durante la reedición de la Caravana de la Libertad. El olor a júbilo, victoria, firmeza y confianza también. Una algarabía arrolladora tomó el parque Serafín Sánchez Valdivia y, justo a los pies de la Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena se concentró para gritar: «¡Soy Fidel!»

No hubo frío, ni fue de madrugada como en aquel 6 de enero de 1959. No hizo falta que quienes asistieran buscaran las siluetas de los barbudos con olor a sierra. En esta ocasión, bajo una neblina similar a la de aquella histórica jornada, estuvo el presente y futuro de una nación, heredera de un ideario justo y sui géneris.

En su nombre habló Isbel Reina Abreu, miembro del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, y su primer secretario en Sancti Spíritus, quien ratificó el compromiso de las nuevas generaciones con el legado del Comandante en Jefe.

«Hay que trabajar con los principios e ideales para mantener la unidad bajo cualquier circunstancia y la convicción de hacer realidad con la labor diaria el concepto de Revolución», expresó.

A Santa Clara también volvió Fidel este viernes. Estaba allí en el espíritu del Himno Nacional y la Marcha del 26 de Julio, en el de sus compañeros de armas, de los pioneros y del pueblo todo que paseó nuevamente la victoria. Cuando la Marcha del 26 de Julio retumbó en el parque Vidal estaban los rostros veteranos que llegaron aquí con sus barbas hirsutas y fusiles colgados al hombro, esta vez conmovidos, luciendo las medallas del coraje y de la entrega infinita. Una imagen que expresa fidelidad y consecuencia.

Fidel volvió en el espíritu del pueblo todo, que refrendó, con una ovación, las palabras de la joven Yaíma Ángel Hernández, primera secretaria de la UJC en el municipio: «La juventud jamás olvidará nuestra historia, esa que inició Carlos Manuel de Céspedes, continuó José Martí y terminó Fidel para plantar una Cuba verdaderamente libre».

Y cualquiera podría asegurar que el Comandante en Jefe estaba también entre los más de cien jóvenes y niños que tomaron en horas de la noche el parque José Martí de Cienfuegos para rememorar la llegada de la Caravana a esta ciudad.

El líder histórico de la Revolución volvió a entrar victorioso al Museo Naval; a la zona de Punta Gorda, donde cenó esa noche en el restaurante Covadonga; al centro de una urbe que continúa evocándolo; que lo hará siempre.

Cantos, poemas e intervenciones cuyo centro fue el legado de Fidel en las nuevas generaciones, retumbaron en las paredes de los sitios que el 5 de septiembre de 1957 los cienfuegueros tomaron durante su levantamiento popular.

Al acto asistió el pueblo atento, como en espera de escuchar otra vez sus palabras de aquella noche de Reyes Magos, cuando el Comandante aseguró que «a Cienfuegos había que venir».

La bandera cubana que preside el periplo será entregada en la mañana de este sábado a los matanceros, quienes continuarán la reedición de la Caravana hasta su entrada el próximo domingo a La Habana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.