Caricom por alinear las estrellas regionales

Al cierre de la V Reunión Ministerial Caricom Cuba, el director general de América Latina y el Caribe en el Minrex resume los saldos del evento

Autor:

Enrique Milanés León

Carlos Enrique Zamora, director general de América Latina y el Caribe en el Ministerio de Relaciones Exteriores, afirmó en la conferencia de prensa de cierre de la V Reunión Ministerial Caricom Cuba, que los organizadores valoran el evento «como expresión de las excelentes relaciones entre los países de la Comunidad del Caribe y Cuba, basadas en la solidaridad y el apoyo mutuo en favor de los intereses comunes, tanto en lo bilateral como en lo internacional».

El funcionario resumió los temas del encuentro: la integración regional en el marco de la Celac y la AEC, y la política regional e internacional concertada, ambos con alta participación de los ministros de Caricom. Ello permitió —dijo— la consideración de que evaluamos al Caribe como parte inseparable de Nuestra América. «No hay integración sin el Caribe», remarcó.

Zamora recordó que los actuales problemas de la región están provocados por quienes han creado la dependencia de nuestras naciones y comentó que los participantes en el evento valoraron cómo reforzar los mecanismos de la Celac donde el Caribe participa. Igualmente, se trató el reforzamiento del trabajo de la AEC, que acaba de concluir en La Habana su XXII Reunión Ministerial, así como la cooperación en los marcos de la ALBA-TCP y Petrocaribe.

AEC y Caricom tienen en común prioridades como el transporte, el turismo, el cambio climático y los desastres naturales. El funcionario destacó el respaldo general a la I Conferencia de Cooperación de la AEC, celebrada el 8 de marzo, «un ejemplo para implementar los programas de cooperación en función del desarrollo sostenible», apuntó.

El director general de América Latina y el Caribe de la cancillería cubana refirió que fue aprobado continuar fortaleciendo la unidad en la diversidad por un desarrollo sostenible en lo económico, lo social y lo medioambiental, así como promover la paz y la justicia social. En ese sentido, destacó el compromiso de América Latina y el Caribe como Zona de Paz para guiar su actuación internacional.

De igual modo, resaltó la participación de los representantes en las discusiones sobre la cooperación entre Caricom y Cuba para enfrentar el cambio climático. Ambas partes repasaron los programas en ejecución, en lo bilateral y en los marcos de la AEC.

«Está clara la prioridad que da Caricom al enfrentamiento a los efectos del cambio climático, por los riesgos que impone a la región», apuntó Zamora, quien explicó que fueron discutidas las relaciones bilaterales económicas y de cooperación entre Cuba y Caricom y que se insistió en que sea «un proceso de dos vías».

Al resumir experiencias de estos vínculos, comentó que Cuba cuenta con 1 538 colaboradores en todos los países de Caricom, principalmente del sector de la salud, y ha propiciado la formación de más de 5 400 jóvenes caribeños. Ahora, dijo, hay 822 caribeños estudiando en universidades cubanas.

El diplomático hizo una mención especial al caso de Haití, país al cual Cuba brinda atención priorizada, en especial tras el impacto del huracán Matthiew. Agregó que es necesaria una asistencia común para que ese pueblo resuelva sus dificultades.

Zamora reveló que, del 2015 a la fecha, el intercambio con el Caribe ha crecido un 98 por ciento. «Hay un creciente interés del empresariado caribeño en el mercado cubano, crecen las misiones empresariales a Cuba y se discuten varios proyectos para la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM)», comentó.

En la pasada Feria Internacional de La Habana participaron empresarios de 13 países de Caricom, solo una muestra del alto potencial en el crecimiento de las relaciones económicas.

Por otro lado, afirmó que se entregó un segundo protocolo para las relaciones comerciales entre ambas partes, cuya negociación está muy adelantada.

El diplomático señaló que la Reunión aprobó una declaración política de 25 párrafos que recoge las posiciones comunes en temas de interés regional e internacional y las conclusiones de los intercambios bilaterales sostenidos en La Habana.

Ante una pregunta, Zamora señaló que la idea de «alinear las estrellas» de la AEC, la ALBA, la Celac y Caricom es una aspiración que pasa por la preservación del perfil de cada organización para avanzar en lo que corresponde a cada una. Se trata de «generar sinergias para impulsar los trabajos», señaló y puso como ejemplo la coordinación de la Secretaría de Caricom con la de la AEC. «Además, trabajamos para recuperar mecanismos de coordinación con el SELA, el SICA y la Cepal para compaginar los esfuerzos», concluyó Zamora.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.