Reconversión tecnológica de única planta de cloro en el país

El costo de la inversión, una de las obras de mayor importancia de la industria en el país, asciende a poco más de cien millones de pesos

Autor:

Nelson García Santos

SAGUA LA GRANDE, Villa Clara.— En esta ciudad, conocida por su potencial industrial, ahora está en fase final la reconversión tecnológica de la Planta de Cloro Sosa, única de su tipo en el país, destinada a garantizar productos esenciales para distintos sectores de la economía.

Ha distinguido el proceso un estricto control sobre la calidad, confirmado en cada chequeo para analizar el cumplimiento del programa constructivo y, en especial, cómo se ejecuta bajo la premisa del riguroso acatamiento de las normas establecidas. Se trata de una industria cuyo proceso de fabricación requiere de esmerado cuidado, debido a los productos químicos que fabricará.

Para su construcción será necesario el montaje de 1 253 estructuras metálicas, el empleo de 11 000 metros cúbicos de hormigón e instalar 20 000 metros de tuberías y 317 equipos de diversos tamaños, 4 678 metros lineales en la colocación de bandejas eléctricas y una subestación eléctrica.

El costo de la inversión, una de las obras de mayor importancia de la industria en el país, asciende a poco más de cien millones de pesos, informó Sergio Díaz Arredondo, director general de la Electroquímica Elpidio Sosa.

La planta empleará una tecnología de punta, que sustituirá el actual proceso de fabricación mediante el mercurio metálico —compuesto químico altamente contaminante y muy costoso— por otro mucho más eficiente, basado en un proceso electrolítico a través de membranas de intercambio iónico.

En consecuencia, resulta más eficiente, de mayor seguridad y mejor para el medio ambiente, y tendrá una capacidad de producción diaria de 36 toneladas de cloro y 80 de sosa; y, a partir de estos, fabricarán hipoclorito de sodio, cloro líquido, ácido clorhídrico e hidrógeno destinados a soldaduras especiales.

Así, garantizará una mayor estabilidad en la entrega de esos vitales productos, empleados en la potabilización de las aguas, la higienización de equipos pertenecientes a la industria alimenticia, en la perforación y extracción de petróleo, en soldaduras especiales, en la fabricación de jabones, detergentes y desinfectantes.

La hora de la verdad

Más de 200 constructores de Villa Clara y diversas provincias se involucran en los trabajos. A la vista están las pruebas de puesta en marcha, que comenzarán a finales de abril por diferentes equipos y proseguirán en los siguientes meses.

La ejecución, que cuenta con 36 objetos de obra, se encuentra a un 76 por ciento; tres de aquellos están terminados, 27 marchan según el cronograma y seis presentan atrasos, pero con posibilidades todavía de quedar terminados en el tiempo previsto.

Entre la infraestructura más próxima a quedar lista se hallan la destinada al tratamiento de salmuera, la sala de celdas y el edificio de transformadores, la subestación eléctrica y sala de control, y la de tratamiento de sosa cáustica y el almacén de cloro.

Roberto Moya Ruiz, director del proyecto, destacó que la obra, de gran magnitud, se terminará en un tiempo relativamente corto, lo cual ha conllevado un gran esfuerzo. Para julio próximo está previsto que eche a andar.

Como datos novedosos, vale destacar que en la reconversión tecnológica se tuvo en cuenta construir aljibes para recolectar agua de lluvia, que se empleará en el proceso productivo, y la instalación de paneles fotovoltaicos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.