Realizadores y protagonistas de la serie de TV LCB: La otra guerra, dialogaron con nuestros lectores

Este viernes, algunos de los artífices del gustado programa televisivo respondieron a las inquietudes de los usuarios

Autores:

Yurisander Guevara
Yisell Rodríguez Milán
Rouslyn Navia Jordán
Abel Rojas Barallobre
Alejandro A. Madorrán Durán
Maykel Espinosa Rodríguez
Lester Elder Caballero Cintra
Libia Miranda Camellón

Desde su estreno en marzo por la televisión cubana, la serie LCB (Lucha contra bandidos) La otra guerra ha conquistado a la teleaudiencia de la Isla, anotando otro punto a favor de la productora de audiovisuales RTV Comercial (Duaba, la odisea del honor; Sonando y Bailando en Cuba).

Tanta ha sido la resonancia de la serie que muchos comentarios y correos electrónicos han llegado a la redacción de Cultura de Juventud Rebelde, con opiniones e interrogantes de muchos interesados en conocer más sobre la realización del seriado y la historia de esa etapa de lucha acontecida fundamentalmente en las lomas del centro del país entre los años 1960 y 1965.

Foto: Tomada del sitio web de la Televisión cubana

Con el propósito de que los lectores de JR tengan la oportunidad de acercarse al equipo de La otra guerra y a esos hechos de nuestro pasado, este viernes 2 de junio a partir de las 10:00 a.m., se encontrarán en la Redacción Multimedia su director y guionista Alberto Luberta Martínez (UNO, Tras la huella); Eduardo Vázquez Pérez, investigador, guionista y de quien partió la idea original y el reconocido actor y humorista Osvaldo Doimeadiós.

A ellos puedes dirigir tus preguntas dejándolas en el cajón de comentarios de esta publicación.

La entrevista de los lectores

Ya se encuentran en nuestra redacción Osvaldo Doimeadiós, Eduardo Vázquez y Alberto Luberta Martínez, quienes comenzarán a responder las inquietudes.

Maricela: El programa está muy bueno, en casa ha sido muy bien recibido. Gracias por esta entrega tan espectacular de grandes actuaciones como la de Fernando y Doimeadiós, ¡¡¡los adoro!!! Los jóvenes actores también nos presentan una actuación muy buena y felicitar a Dennis Ramos por su interpretación. Solo quisiera preguntar si las fotos que se ponen al final del programa corresponden con los personajes, ¿cuáles son los personajes que existieron realmente? Agregar que las escenas violentas están muy duras y llegan a la sensibilidad del espectador.

Osvaldo Doimeadiós: Gracias por las felicitaciones. Aunque es una obra de ficción, casi todos los personajes tienen una base real. Al menos el que interpreta Fernando, el mío y muchos otros. Las fotos del final son fotos reales de combatientes de la LCB.

Osvaldo Doimeadiós en JR. Foto: Abel Rojas Barallobre

Luberta: Las fotos que aparecen al final, en la despedida, son fotos de milicianos reales, la mayoría de los cuales no nos constan ni siquiera los nombres, pero los hemos rescatado de distintos archivos a modo de homenaje a los héroes anónimos de aquella gesta.

Eduardo Vázquez: Sí, son reales, quizás algunos de los que aparecen se hayan visto. Fue una época terrible.

Adelita: Me gustaría verificar, aunque estoy casi segura, si esas fotos del final son de los participantes reales, porque algunas las reconozco de haberlas visto antes. También tengo fotos de los muchachos que integraron estas tropas de la lucha contra bandidos de las familias campesinas con las que compartí en mis ocho meses de alfabetizadora Conrado Benítez en el Plan Escambray, en un caserío llamado La Güira, donde radicaba una comandancia de estas milicias serranas. Son vivencias imborrables y celebro mucho la realización de este serial que cada semana me saca alguna lágrima desde los recuerdos.

Luberta: Sí, son fotos de participantes reales en aquella gesta, como respondía en una pregunta más arriba, de muchos de los cuales no nos consta ni siquiera el nombre.

Eduardo Vázquez: Entonces este serial también es suyo.

Antonio: Primero muchas felicidades a los que han hecho posible esta serie. Me gustaría preguntarle a Luberta si esperaba desde el principio que la serie gustara tanto, ya que trata un tema que pudiera resultar poco atractivo para los jóvenes.

Luberta: No voy a negarte que resultaba un reto desde el principio, por la predisposición que encontramos en parte del público respecto a temas que puedan resultar «panfletarios» —dicho así, entre comillas; sin embargo, debo decirte también que nos enfocamos específicamente en los jóvenes y sí confiamos en las situaciones que presentaba el guion. Me gustaría saber qué edad tienes, porque como te decía una parte importante de nuestros destinatarios fue la juventud.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, Alberto Luberta en el primer plano. Foto: Abel Rojas Barallobre

Libanis: Realmente debemos reconocer a los realizadores, actores y todas aquellas personas involucradas en la realización de la serie porque han puesto en escena un producto de excelente calidad que por demás nos acerca a una época convulsa de nuestra historia, y aborda además el esfuerzo que hicieron millones de cubanos para contener el mal del bandidismo. Historias de heroísmo hay varias contadas en la serie. Por otro lado, no quiero criticar, pero creo que un elemento que le puede quitar realismo a la serie es la utilización de transporte militar que no existía en la época, al menos no tan moderno como fueron los KRAZ soviéticos que creo llegaron después, en la época los usados eran los Zil 157 y los Gaz, carros más antiguos, no es mi interés negar el valor de la serie, sino señalar un elemento que le puede restar. Saludos y felicidades.

Luberta: Gracias. Estamos al tanto de que el transporte usado (sobre todo los camiones militares) es un poco más moderno respecto a la época en que sucedieron los hechos. No obstante, por muchos esfuerzos que realizamos en aras de tener transportes que fueran más ajustados a los años 61 y 65 no lo conseguimos, y entonces la decisión era eliminar los camiones de la historia o incorporarlos y asumir la responsabilidad, y optamos por esta última opción.

Alejandro: Felicitaciones a los realizadores y actores involucrados en el proyecto, hoy, lo mejor de la TV cubana. Un acercamiento muy humano y conmovedor de un episodio aún insuficientemente estudiado y divulgado de la gran odisea de la humanidad que ha sido nuestra Revolución.

Eduardo Vázquez: La historia de Cuba está llena de grandes historias de seres anónimos. A esos quisimos homenajear. Ese es el pueblo.

Eduardo Vázquez, experimentado guionista. Foto: Abel Rojas Barallobre

Lola: Muy buena, bien realizada. Felicito a todos los que han tenido que ver con la realización de la misma.

Eduardo Vázquez: Muchas gracias por lo que me toca.

RJ: Seguro que voy a participar. Las escenas violentas nunca van a reflejar la realidad, por muy duras que sean, pero está muy bien que sean duras, para los que no vivieron esa etapa de nuestra Historia lo sepan, que sus padres y abuelos se batieron a sangre y fuego contra unos bandidos asesinos, que torturaron y mataron hasta niños. Para que entiendan por qué tienen que defender una Revolución que se los ha dado todo, principalmente dignidad. Y para que nunca se repitan en Cuba esos hechos.

Eduardo Vázquez: Así mismo. Ojalá esta obra signifique un grano de arena en ese empeño.

Palax: Estoy muy contento con esta serie televisiva y muchas felicidades.

Eduardo Vázquez: Muchas gracias. Es un trabajo de muchas personas. La TV también tiene héroes anónimos.

Diego: Pensaba que esta serie iba a venir en tono medio panfletario, y demás... Vi un solo capítulo por lo que no puedo hablar de toda la serie, pero me emocionó mucho lo poquito que pude visionar. Mi abuelo peleó en las LCB, no era un jovencito, pero estuvo ahí así que imagínense ustedes que cosa más bonita sentía cada vez que veía como los cubanos dieron lo mejor de sí para que no siguieran masacrando campesinos, e intentando volver a implantar el dominio yanqui sobre el pueblo de Cuba. Aplausos para esta serie, porque con sus imperfecciones, emociona que eso ya es algo.

Eduardo Vázquez: El panfleto nunca es convincente. Si usted está seguro de lo que plantea, deje que las propias situaciones y los personajes que interviene hablen. Eso es elemental en dramaturgia. Gracias por su opinión.

Jorge Sánchez: En la página de la televisión cubana quise comentar que uno de los actores más completos que existe en el país es Don Doimeadiós. Lo he visto en muchas facetas y, en todas, excelente. Qué lástima que el fatalismo geográfico me impida verlo en las tablas ¡cuánto me gustaría! Hace años mi trabajo me permitía visitar la capital con mucha frecuencia y le dedicaba mucho tiempo al teatro, desde saber «quién mató al Comendador» hasta «El Robo del Cochino», etc. etc. etc. Felicitaciones a ese excelente actor.

Doimeadiós: Gracias Jorge por su elogio. Ojalá y también pueda compartir desde el teatro con usted.

Eduardo Vázquez: Coincido contigo. Doime es un formidable actor. Muy completo.

Daniela: El personaje de Mongo Castillo, interpretado por el maestro Doimeadiós, es uno de los que más simpatías genera en mi familia. Cuando «su hijo» Claudio se alzó, fue tal el revuelo en mi casa que tal parecía que nos había sucedido realmente una desgracia familiar. Yo fui de las más renuentes a creerlo hasta que no «lo viera alzado» con mis propios ojos. Así de convincente ha sido el personaje de este padre de familia, integrado, cabeciduro y de carácter fuerte. En alguna parte leí que Mongo Castillo está basado en una persona real. Pero también creo que cada actor pone una parte de si en cada personaje que asume. ¿Cuánto hay del Mongo real en el personaje de la serie y cuánto del propio Doimeadiós?

Doimeadiós: A cada personaje uno le presta el cuerpo y el alma. Mongo Castillo me llegó como un regalo. Tuve la suerte de contar con la ayuda de Luberta y Eduardo Vázquez en todo el proceso de prefilmación. Eduardo me prestó una larga entrevista que en 1983 le hicieron a Ramón Treto, la persona real en la que se inspiraron para escribir el personaje. Una de las cosas que siempre me llamó la atención fue la inteligencia y sagacidad del personaje, un hombre por demás analfabeto. Quise mantener la gracia del personaje, sus dicharachos, palabras mal dichas que son muchas del personaje real. Creo que luego es tarea del actor integrar todo eso y por supuesto tratar de matizar y humanizar la manera de conducirse el personaje. Al personaje los escritores le montaron la historia de otra persona pues toda obra de ficción tiene sus licencias y el arte es selección de vida…

Foto: Abel Rojas Barallobre

Orlando: Muy buena la serie, ya que cuenta parte de la historia que ha vivido nuestro país, y felicitar a los protagonistas, ya que han logrado conquistar a los televidentes.

Eduardo Vázquez: Si quiere continuar conociendo del tema le recomiendo el libro de Pedro Etcheverry y Santiago Gutiérrez: Bandidismo. Una derrota del bandidismo y, sobre todo, el dedicado al Caballo de Mayaguara.

Marta: Muchas gracias por hacer y participar en esta serie. Cada sábado tengo a mi padre conmigo ahora que no está, ya que fue uno de esos milicianos del pueblo que ayudó a limpiar de bandidos el Escambray. Con esto veo que su obra y su esfuerzo no ha sido olvidado.

Eduardo Vázquez: Es un compromiso con lo que ya no están.

Pepe: Participé en aquella gloriosa epopeya cuando era aún muy joven. Felicito a los autores y participantes en la obra televisiva, que refleja la realidad de los hechos de los cuales fui protagonista, y que jamás se borrarán de mi memoria.

Eduardo Vázquez: Muchas gracias Pepe. Esta es una historia donde participaron decenas de miles de personas. Todos fueron importantes.

Eleser: Habría que ver cuánto de manipulación hay en el guion. Eso nunca lo sabremos.

Eduardo Vázquez: Como hemos dicho en otros espacios, se fundieron historias de varios personajes y situaciones como un recurso dramatúrgico que se utiliza para concentrar la acción. Pero si a la manipulación a la que te refieres es al adulterar el sentido de los hechos, por ejemplo, los crímenes que aparecen en la serie que cometieron los alzados, te aseguro que no. Cada una de esos asesinatos terribles tiene nombres y apellidos, fecha y lugar.

No hay argumento de los vencidos, que sea capaz de borrar ni una sola de las puñaladas que le dieron al alfabetizador Manuel Ascunce Domenech, de 16 años. Pero también ahorcaron a Pedrito Blanco, otro alfabetizador de 13 años. El ahorcamiento del hijo y el padre que se representó en la serie sucedió en Sierra de Cubitas. El apellido es Pisco. El hijo tenía 16 años. Cuando los encontraron el padre, muerto, tenía abrazado el cadáver de su hijo.

Es mucho y muy duro. La realidad es muy dura. Tarea muy difícil para los que no quieren ver.

Panchito el de Jibacoa: Felicito a los realizadores por esta producción que tanta falta le hacía al país y a los jóvenes en particular. Ojalá la estén siguiendo. Me encanta la manera en que ha sido concebida y respeto que hayan decidido no usar los nombres reales de los personajes (El Caballo de Mayaguara, Mongo Treto, Luis Felipe Dennis, Tomassevich, etc), pero también he escuchado en algún público cierta insatisfacción por esa decisión. Quisiera conocer las razones de esa determinación. Finalmente leí que Mongo Castillo fue «construido» a partir de dos luchadores reales, uno de ellos Mongo Treto. ¿Cuál fue el otro, por favor? Saludos y ahora espero por la La reunión de La Mejorana.

Eduardo Vázquez: La decisión de sustituir los nombres fue en función de poder manejar con más libertad las situaciones dramáticas. Si desconcentras la acción se pierde tensión. Si manteníamos los nombres reales no se podría haber creado una familia como la de Mongo. Es un personaje de ficción, pero creado con la vida de varias familias revolucionarias. Siempre tratamos de respetar el concepto, el sentido de la época.

Luberta: La decisión de sustituir los nombres reales se tomó debido a que, aunque todo lo que se muestra en la serie sucedió realmente, las historias no están expuestas en puridad, están fundidas unas con otras y enriquecidas con la ficción, con el objetivo de concentrar la acción dramática en las diferentes situaciones. Por tanto, un caso que trabajó, por ejemplo, Luis Felipe Denis, está matizado con otro que sucedió en otra región y fue trabajado por otro compañero y entonces podría despertar otro tipo de susceptibilidades. Por tomar el ejemplo del personaje de Mongo Castillo, realmente está inspirado en los campesinos prácticos Mongo Treto y Puro Villalobos; sin embargo, la constitución de la familia de Mongo Castillo no corresponde a ninguno de los dos.

Gerardo H: Entretenida y muy necesaria la LBC para nuestros jóvenes. Quiero felicitar a todo el equipo de trabajo. y quisiera hacerle una pregunta a Doimeadiós, quien hace un personaje muy difícil, ¿de qué forma enfrentaste la caracterización del personaje?

Doimeadiós: Vuelvo y repito que el personaje fue un regalo. Luberta un día me pasó un mensaje y me dijo que estaba preparando una serie, me envió por correo los primeros capítulos y realmente cuando empecé a leerlos, no pude parar. Esa noche no dormí porque el personaje no dejó de darme vueltas en la cabeza. Después vino el trabajo de mesa con Luberta, Eduardo Vázquez y el equipo de actores que escogieron para la familia de Mongo. Quería hacer un personaje que tuviera muchos matices, que fuera real a los ojos de los espectadores, que tuviera gracia. Por supuesto, en mi caso estaba corriendo un doble riesgo, pues el público también me identifica por personajes humorísticos campesinos como Pipo Pérez, algo que traté de esquivar y que junto a Luberta estuvimos vigilando durante el rodaje. El resto es ponerle la cuota de verdad que exige un personaje de esta naturaleza.

Susel: ¡Felicidades! Consiguieron que gran parte de mi familia se siente el sábado a ver la serie y se mantenga ensimismada durante todo el capítulo. ¿Qué significó para ustedes producir un trabajo audiovisual sobre un periodo de nuestra historia que dejó profundas secuelas en la población?

Luberta: Primero que todo un reto profundo y una gran responsabilidad. Muchos de los participantes en aquella gesta están vivos aún, los teníamos cerca y sabíamos que iban a ser unos observadores agudos. Por supuesto, que todos se sintieran absolutamente complacidos es prácticamente imposible, pero tengo la impresión de que han sabido valorar lo que a mi juicio es más importante, el hecho de verse reflejados en una obra que rescata aquella etapa de la que se había hecho poco en la televisión. Recientemente tuve dos experiencias que quiero compartir contigo y con todos los que en anteriores preguntas han hablado del tema. Una, el padre de un gran amigo mío, que participó en la LCB y el domingo pasado me dijo: Te felicito, aunque discrepo de cositas creo que han logrado un balance bueno entre la ficción y la historia y me siento todos los sábados a verla y me emociono. Su criterio es muy importante para mí porque lo conozco de toda la vida y esperaba su valoración desde el primer capítulo, sobre todo porque sé que si no le hubiera gustado me lo hubiera dicho a rajatablas. El otro caso, el padre de un camarógrafo con el que trabajo en una obra que estoy grabando y también participó en LCB, y cuando fue a hablarme de la serie se emocionó de tal manera que no pudo articular palabra. Al día siguiente le dije al hijo: Si el único reconocimiento tras la serie fuera la emoción que vi en los ojos de tu padre, aunque fuera por ese solo motivo hubiera valido la pena tanto sacrificio.

Eduardo Vázquez: En mi respuesta a Gabriel Chaviano hablé de eso. En lo que a mi respecta, era un tema que me motivó desde que tenía 17 años y ahora paso de los 60. En la medida que fui conociendo un poco más, me sorprendía de la cantidad de historia que dormían debajo de esa época. Como en toda la historia de Cuba muchas historia esperan por enamorados. Las historias están en todas partes, la cuestión en dar con ellas.

Nuestro equipo de trabajo. Foto: Abel Rojas Barallobre

Manuel: Me parece muy oportuno reflejar etapas de la historia de Cuba en este tipo de series de televisión. Creo que es una manera novedosa e instructiva, además de interesante, para que los jóvenes conozcan sobre eventos que sucedieron y que, en las condiciones actuales de nuestro país, no debemos olvidar, para evitar que se repitan. Por eso aplaudo la realización de series como esta, que ha expuesto sin tapujos una etapa dura y dolorosa de nuestra bella historia. Por eso le pregunto al guionista y al director de LCB: ¿Tienen planes para hacer alguna otra serie de corte histórico?

Luberta: Bueno, casi va a tener usted la primicia, porque a partir del sábado empezamos a hablar de una segunda temporada de LCB. La Otra Guerra, lo cual es un proceso largo de trabajo que comienza ahora.

Eduardo Vázquez: Eso no depende de los realizadores. Mucho más depende de Uds., los televidentes. Pero escudamos rumores…ojalá regresáramos a la pantalla con otras historia de la LCB.

Adelita: No entiendo (o quizás sí entiendo) lo que quiere decir Eleser con que no se sabe cuánto de manipulación hay en el guion, qué pena me da con él que pueda pensar en una manipulación, ¿para engañar a quién? Creo que afortunadamente quedamos muchos testigos vivos de aquella epopeya como para saber que no hay manipulación y que, en ocasiones, podríamos afirmar que hay cosas todavía peores de las que hemos visto en el serial, como la historia de la Niña de Placetas que se decía que parió su hijo en el monte y mató al recién nacido contra las piedras, parece monstruoso, pero es la pura realidad. Por otra parte, si algo admiro de este guion es como no aparecen los buenos como personas perfectas sino con sus defectos, los que se equivocan, los que cometen errores, los que se exaltan, y además la exquisitez con que han escogido el lenguaje, esos defectos de pronunciación que tenían los campesinos de aquella zona de decir estábanos, íbanos, porque cambiaban la terminación mos por nos, o aquellas palabras y dichos propios de la región, de verdad eso me ha encantado y es razón más para felicitar a sus creadores.

Luberta: Gracias a usted por sus palabras, Adelita. Había dejado esa pregunta para responderla al final, pero creo que mejor respuesta que esta que ha dado usted no podría existir. Muchas gracias.

Rachel: Qué contenta me he puesto cuando leí este artículo, me encanta la serie y creo que es un gran tributo a esos héroes de la lucha contra bandidos. Mis saludos van para todos los protagonistas y en especial para el actor Amaury que me encanta desde que lo vi por primera vez en Latidos compartidos, un besote para ti y espero que visites el Malecón de Cienfuegos que es bellísimo, te lo recomienda una natal cienfueguera Besotes para ti y suerte en tu vida.

Luberta: Rachel, le transmitiré a Amaury estas palabras. Estoy seguro de que se va a poner muy contento.

Eduardo Vázquez: Monguín es el personaje romántico de la serie. Casi un niño en medio de situaciones horribles. Lo que le sucede luego, está inspirado en un jefe de escuadra de 16 años, de apellido Labrada, conocido como El Galleguito.

Desde las redes sociales de JR también nos llegaron comentarios y preguntas. Foto: Abel Rojas Barallobre

Alex: ¿Qué hace falta para hacer más programas de esta factura? Porque en la televisión cada día las opciones son menos.

Luberta: En primer lugar, hace falta empeño, Alex, mucho empeño. La serie le debe mucho a la perseverancia férrea de todo su equipo de realización, desde el que reparte la merienda hasta los actores. Fue un gran sacrificio para todos, pero absolutamente todos tuvimos el deseo de llevar la serie adelante hasta el final, porque creíamos en ella y porque sabíamos de su importancia para el público. Por supuesto, una obra de este tipo lleva también recursos, hacer temas de épocas (incluso siendo el 75 por ciento en el monte), es complicado, pero no imposible. También hace falta aunar voluntades por parte de mucha gente y eso es tal vez lo que nos está faltando para que haya muchos más programas históricos en nuestra pantalla.

Marianela: Doimeadiós: Su Mongo Castillo tiene una manera de hablar que lo distingue como «guajiro», y a mí en ocasiones me causa gracia, aunque sé que no era el objetivo. ¿Cuán difícil resulta para un actor asumir un personaje como Mongo, con características tan distintivas en su lenguaje? ¿Le resultaba difícil o fácil mantener ese lenguaje de su personaje?

Doimeadiós: Efectivamente esa manera de hablar el personaje lo pone en la «cuerda floja», pero no quería tampoco desdeñar ese costado, porque cuando leí la entrevista a Mongo Treto que Eduardo Vázquez me facilitó, me sonreía cuando leía y algunas personas que lo conocieron también me decían que era un guajiro muy simpático. Como dice el refrán: lo cortés no quita lo valiente. Traté de mantener esa manera de hablar en todo el personaje y Luberta como director y guionista me dio la libertad para hacerlo de esa manera en toda la serie.

Curioso: Para los actores: en las escenas de combate, ¿disparaban de verdad o solo eran efectos especiales? ¿Alguna anécdota que puedan compartir con los lectores sobre la filmación? Me imagino que habrá bastantes...

Doimeadiós: los disparos eran reales en la filmación. Por supuesto esas armas viejas no siempre disparan. Fue un trabajo bastante tortuoso. A muchos actores las armas se le hacían pedazo entre las manos. Muchas veces teníamos que hacer infinitas tomas porque las armas se encasquillaban y no disparaban o salían dos tiros y tres no…en fin, lo de las armas fue de armas tomar…

Yurianela: Me gustaría saber si los actores conocieron a las personas reales que inspiraron a sus personajes (si es que aún están vivos) o si les hablaron de ellos para que pudieran representar mejor sus personalidades...

Doimeadiós: La mayoría de esas personas que combatieron y en los cuales se inspira la serie ya murieron. En mi caso leí sobre el personaje y en un documental que hizo la TV cubana en la década del 80 aparece un instante.

Israel: Excelente trabajo, impresionante y de valor histórico incalculable, las actuaciones de Denis y Monguin las admiro, Doimes por favor es el maestro, sigue de esa manera y entrega, ¿algún trabajo con su hija, ¿cuantos capítulos tiene?

Doimeadiós: Gracias Israel. Estoy ahora trabajando con mi hija en una obra de teatro que se llama La Cita y la estamos poniendo todos los martes, miércoles y jueves en el café del Teatro Brecht a las 7 p.m. La serie tiene 15 capítulos.

Maricela: Muchas gracias por responder. Los felicito... cuando mi esposo sepa que Doimeadiós respondió mi pregunta no me lo va a creer!!!! Jajaja, gracias nuevamente por seguir adelante con ideas como esta, es un paso de avance en nuestra televisión, series que marcarán un antes y un después definitivamente.

Doimeadiós: Gracias Maricela y salúdeme a su esposo también.

Ylz: En casa somos seguidores de esta serie. Tiene gran aceptación, está muy bien elaborada, su guion contiene una historia muy interesante y poco divulgada que nuestras milicias debieron enfrentar y exterminar. En mi criterio me gustaría que realizaran otra similar. felicidades al equipo realizador de LCB La otra guerra.

Eduardo Vázquez: A lo mejor…

Foto: Abel Rojas Barallobre

Carlos: Siempre me ha interesado la historia, la he leído y por supuesto, la estudié en la escuela, cuando la limpia del Escambray yo era un niño pequeño, tengo un hermano que participó en esos acontecimientos, he estado en varias ocasiones en Topes de Collantes, allí también se guarda mucha historia, le he rendido homenaje a Alberto Delgado, quiero felicitar esa magnífica idea de llevar esos pasajes de nuestra historia a la pequeña pantalla, nuestros actores maravillosos Héctor, Doimeadiós y otros más, y la más joven generación de actores que también son maravillosos, a los guionistas, en fin a todos. ¡Eso si da gusto verlo! ¡Si se puede! ¡Bravo muchachos!, no hay espacio más importante los sábados, después del noticiero, que la serie de TV LCB: La otra guerra.

Eduardo Vázquez: Gracias. La serie tuvo la suerte de contar con actores formidables.

Gabriel Chaviano Fuentes: Coincido con otros compañeros, de los mejor que ha trasmitido la TV, y creo hace falta más divulgación de esta etapa de nuestra historia patria, me gusta mucho la historia y he leído bastante y de este tema solo recuerdo el libro El caballo de Mayaguara, que ojalá lo vuelvan a publicar, porque es un testimonio brillante de lo vivido por los combatientes que participaron en la LCB. En cuanto a la violencia que vemos en la serie para mi es necesaria, porque si adornamos lo que realmente pasó estamos desvirtuando la historia y mancillamos la memoria de los caídos, víctimas de esos asesinos sin alma. Tengo además el orgullo de que mi padre ya fallecido fuera combatiente de esa gesta y guardo fresco en mi memoria sus relatos y sus ojos llorosos al hablarme de sus compañeros torturados salvajemente más allá de lo imaginable por una persona y, sinceramente, para los que cuestionan si fue real o no la atrocidad de los alzados, fue peor, no abuso del espacio ni del tiempo, pero hay mucho todavía que contar.

Eduardo Vázquez: Te confieso, que desde lo que me tocó como guionista, fue un reto. La realidad constantemente nos superaba y el sufrimiento que me generaba revivir esas cosas me afectaba en lo personal. Sólo lo alivia cuando como usted dicen que la serie ha sido útil.

Roxana: Es una buena serie, para mí es lo mejor que ha hecho la TV cubana, felicidades para los realizadores, actores. Tiene buena aceptación en la familia cubana. Espero que la TV cubana continúe haciendo series tan buenas y bien realizadas como esta.

Eduardo Vázquez: También yo quisiera eso. Estamos preparando un docudrama sobre la entrevista que sostuvieron Martí, Gómez y Maceo en La Mejorana.

Yanet: Eduardo Martín: En una entrevista que le concediste a Paquita de Armas expresaste: «Todo lo que se verá en la serie le sucedió a alguien en algún lugar de Cuba. Necesidades dramatúrgicas nos llevaron a sintetizar en unos pocos, lo que le sucedió a muchos. Es una manera de ver la historia desde la perspectiva humana. Si te interesa, en la medida que se transmitan los capítulos te puedo decir a quiénes, dónde y cuándo sucedió cada cosa. Eso puede ser útil para los televidentes». ¿Sería posible que ahora que la serie ya está en su final, nos puedas narrar sobre las personas reales que inspiraron a tus personajes?

Eduardo Vázquez: Yanet, fueron muchos. Nuestros asesores (Pedro Etcheverry, Luis Rodríguez y otros más), nos proporcionaron gran cantidad de materiales. Además, se realizaron entrevistas a participantes. Pero te voy a poner algunos ejemplos:

El Mongo Castillo de la serie fue inspirado, en primer lugar, por Mongo Treto, pero también en tiene cosas de Puro Villalobos, como la situación con un hijo que en combate se le encasquilla el arma y Puro consideró que había cogido miedo. El viejo lo castigó, pero el muchacho luego demostró que era guapo. La situación de la familia, un hijo mártir de la Revolución, otro alzado. Situaciones parecidas las vivieron varias familias. En particular quisimos recordar la tragedia de la familia Tartabull.

Sergio. El joven de la Seguridad del Estado, tiene mucho de René Martínez, conocido como Chaleco, que en ese momento tenía sólo 22 años. Pero hay acciones del personaje de Sergio que están inspiradas por historia de otras personas.

Guayacol (el personaje que interpreta «Mente de pollo») también se construyó sobre la vida de varios agentes. Uno fue efectivamente Jipero y había sido policía. Su baja fue de acuerdo con la Seguridad. Pero la bronca con el jefe de alzado (personaje de Asdrúbal Cruz), es real de otro agente que ubicó a la banda de Arnoldo Martínez Andrade. Tengo entendido, que este último exagente vive aún muy viejito. Pero al que obligaron a alzarse y estuvo a punto de que lo mataran en medio de un cerco, fue otro agente.

Como vez, Yanet, es una historia muy larga. Un rompecabezas. Si tienes otra pregunta sobre algún personaje en específico, con mucho gusto te la aclaro, si puedo.

Nor1: Muy buena la serie. Me gusta la dirección de Albertico Luberta. Incluso he tenido que explicar a algunos jóvenes sobre esa etapa y la lucha contra bandidos porque no la conocen y ahora se asombran. Tengo una duda: la semana pasada en un capítulo que vi aparece un Zil de guerra soviético y no sé si es un anacronismo en la serie o que en esa época ya existía, pues tengo entendido que se cuidó de esos detalles también.

Luberta: Ya está pregunta la respondí más arriba, pero vuelvo a hacerlo: cuidamos todos los detalles, pero hubo cosas que nos trascendieron, como fue este de los camiones; no encontramos exactamente los que correspondían con la época y entonces la decisión era eliminar los camiones de la historia o incorporar estos que son un poco más modernos y asumir el anacronismo; por el punto en el que estábamos ya, muy próximos a grabar, decidimos optar por esto último.

Roberto Domínguez: Muy contento con la serie. Pero me gustaría saber por qué no trataron también en esta propuesta otras bandas, como la de Cheito León, Julio Emilio Carretero, entre otras, o si piensan hacer una segunda temporada. También me gustaría saber por qué no utilizaron los nombres reales de los personajes históricos.

Luberta: La Lucha Contra Bandidos está llena de historias interesantes, y cuando se trata de hacer una serie de 15 capítulos siempre es necesario decantar. Por tanto, hay muchas situaciones dramáticas y desgarradoras que se quedaron en el tintero para una próxima temporada (de la cual comenzamos a hablar recientemente). Y en el caso particular de la banda de Cheíto León y Julio Emilio Carretero, de ellas se refleja bastante en El Hombre de Maisinicú y con lo que mencionaba anteriormente de seleccionar, preferimos concentrarnos en historias menos conocidas.

Eduardo Vázquez: Como hacía tanto tiempo que no se trataba el tema, tratamos de concentrarnos en otros personajes y situaciones no reflejadas. Así se podía ampliar el conocimiento sobre el tema.

Aldo: Felicitaciones a todo el equipo de realización y a todos los actores. Imagino que filmar en esos lugares le traiga buenos recuerdos a Fernando, quien estuvo en Teatro Escambray. Teniendo en cuenta que es una buena serie que parte de un buen guion y trabajo investigativo, le sugiero a los escritores el tema del Realengo 18 y Lino de las Mercedes, algo poco conocido sobre todo por los jóvenes que no vieron la aventura Tierra o sangre.

Luberta: Aldo, muchas gracias por la sugerencia. Le aseguro que lo tendremos en cuenta. Y sí, me consta que a Fernando le trajo muy buenos recuerdos interpretar este personaje, del que mucho había oído en su etapa en el Teatro Escambray.

Eduardo Vázquez: Fue una bendición de que un actor como Fernando haya acpetado representar al Caballo de Mayaguara.

JESUS: ¡¡¡Magnifica serie!!! Pobre del lector que acusa a los guionistas de manipulación, cuando en realidad, el manipulado es el , o no conoce la historia de Cuba. Una sola duda: en la serie, los oficiales ostentan sus grados metálicos. En esos tiempos, ¿no se usaban bordados en negro, cuando se estaba de operaciones?

Luberta: Jesús, en el rodaje de la serie contamos con la asesoría del General de Brigada Pedro Jorge Romero, veterano de aquella gesta, y no mencionó nunca que los grados militares fueran de otro tipo que metálicos, así mismo los hemos visto siempre en documentos históricos que consultamos para nuestra preparación. Igual, averiguo ese detalle para mi conocimiento y ojalá tenga la oportunidad de volver a comentarte.

Maikelys: ¡¡¡Me encanta la serie!!! Soy una aficionada a la historia de Cuba y es interesante ver recreada esta parte de la historia de la cual no se habla mucho. Gracias al guionista que de paso es vecino mío del barrio de Santa Felicia en Marianao. Saludos y que Dios los Bendiga a todos.

Luberta: Pues, sí, coterránea, aunque no nos conocemos personalmente somos del mismo barrio, Santa Felicia, del que amo hasta sus baches (que no son pocos, dicho sea de paso). Sólo aclararte que no soy el único guionista, están también Eduardo Vázquez y Yaíma Sotolongo. En nombre de todos, muchas gracias. Yo soy, además, el director general.

Jbatista: Pienso que la serie aborda la realidad reflejada en la historia de Cuba, se puede catalogar de muy buena, pero existen algunos objetos anacrónicos usados en la filmación con respecto a la época que se desarrolla la trama, que debieron tomar en cuenta, por ejemplo el camión, el jeep y el avión que se muestra no existía en esa época, no obstante todavía existen en el país los de esa fecha en la zona de Guantánamo, de todas maneras pienso que se ha logrado el objetivo que es conocimiento por las nuevas generaciones de la verdadera cara de los que todos los días nos instan a olvidar la historia. Julio.

Luberta: De lo del camión estamos al tanto, aunque el Jeep sí corresponde con la época. En cuanto al avión, supongo que te refieras a las luces del avión que aparecieron en el capítulo 1, ¿o acaso te refieres al sonido del avión propiamente? Sería bueno que me aclararas este detalle, por favor.

Adrian Eduardo: Quería preguntarles si el crimen del padre y el hijo, así como del administrador, se basa en el crimen de Los Pisco en Sierra de Cubitas, Camagüey. ¿Hay planes de hacer alguna otra serie sobre estos temas por parte de los realizadores ? Sería bueno que después el elenco principal y los realizadores hicieran una gira por las escuelas y universidades cubanas.

Luberta: Creo que quien mejor puede responderte la primera parte de la pregunta es Eduardo Vázquez. Él está conectado también, así que seguramente lo hará. En cuanto a hacer una gira por escuelas y universidades, nos encantaría, pero no depende de nosotros realmente.

Eduardo Vázquez: Sería muy bueno, sobre todo en reuniones con profesores jóvenes. Efectivamente, el crimen del padre y el hijo está inspirado en el asesinato de los Piscos.

Yurianela: Me gustaría saber si los actores conocieron a las personas reales que inspiraron a sus personajes (si es que aún están vivos) o si les hablaron de ellos para que pudieran representar mejor sus personalidades...

Luberta: Los que interpretan personajes de jefes militares conocieron personas que desempeñaron funciones semejantes en la Lucha Contra Bandidos, se nutrieron de sus anécdotas, de su forma, consultaron con ellos incluso situaciones específicas que aparecían en los guiones. También conocimos al hijo de El Caballo de Mayaguara, en quien está inspirado el personaje de Fernando Hechavarría, ese fue un encuentro muy emotivo y fructífero para todos nosotros. Doimeadiós consultó una entrevista impresa realizada a uno de los personajes en que está inspirado Mongo Castillo. Veteranos de aquella gesta, e investigadores conversaron con los actores que interpretaban personajes de bandidos. Preparaciones de este tipo fueron las que llevamos a cabo en la prefilmación.

[Lea ¿Nos percataremos nosotros? ]

Jorge Sánchez: En la página de la televisión cubana quise comentar que uno de los actores más completos que existe en el país es Don Doimeadiós. Lo he visto en muchas facetas y, en todas, excelente. Qué lástima que el fatalismo geográfico me impida verlo en las tablas ¡cuánto me gustaría! Hace años mi trabajo me permitía visitar la capital con mucha frecuencia y le dedicaba mucho tiempo al teatro, desde saber «quién mató al Comendador» hasta «El Robo del Cochino», etc. etc. etc. Felicitaciones a ese excelente actor.

Doimeadiós: Gracias Jorge por su elogio. Ojalá y también pueda compartir desde el teatro con usted.

Daniela: El personaje de Mongo Castillo, interpretado por el maestro Doimeadiós, es uno de los que más simpatías genera en mi familia. Cuando «su hijo» Claudio se alzó, fue tal el revuelo en mi casa que tal parecía que nos había sucedido realmente una desgracia familiar. Yo fui de las más renuentes a creerlo hasta que no «lo viera alzado» con mis propios ojos. Así de convincente ha sido el personaje de este padre de familia, integrado, cabeciduro y de carácter fuerte. En alguna parte leí que Mongo Castillo está basado en una persona real. Pero también creo que cada actor pone una parte de si en cada personaje que asume. ¿Cuánto hay del Mongo real en el personaje de la serie y cuánto del propio Doimeadiós?

Doimeadiós: A cada personaje uno le presta el cuerpo y el alma. Mongo Castillo me llegó como un regalo. Tuve la suerte de contar con la ayuda de Luberta y Eduardo Vázquez en todo el proceso de prefilmación. Eduardo me prestó una larga entrevista que en 1983 le hicieron a Ramón Treto, la persona real en la que se inspiraron para escribir el personaje. Una de las cosas que siempre me llamó la atención fue la inteligencia y sagacidad del personaje, un hombre por demás analfabeto. Quise mantener la gracia del personaje, sus dicharachos, palabras mal dichas que son muchas del personaje real. Creo que luego es tarea del actor integrar todo eso y por supuesto tratar de matizar y humanizar la manera de conducirse el personaje. Al personaje los escritores le montaron la historia de otra persona pues toda obra de ficción tiene sus licencias y el arte es selección de vida…

Agradecida: Gracias a la serie LCB, he comenzado a leer el libro El Caballo de Mayaguara, y estoy aprendiendo mucho sobre esa etapa de nuestra bella y difícil Historia...Luberta y Eduardo, los espectadores esperamos que se animen a seguir tratando temas como este con tanta calidad, la juventud cubana necesita de estas lecciones amenas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. ¿Cuáles son los próximos proyectos?

Luberta: Gracias a ti por tu comentario. Respondía un poco antes que estamos recientemente hablando de una segunda temporada, lo cual sería un proceso largo de trabajo que comienza ahora.

Liz Beatriz: ¿Cuándo tendremos la Serie en Tu Mochila, de los Joven Club?

Luberta: De eso desconozco completamente, al menos yo, y creo que los otros dos compañeros que están conectados también.

[Recomendamos la lectura del análisis La otra guerra, nuestra verdadera historia]

Palma: Felicidades al equipo y al elenco. Desde Níger cada semana lo vemos gracias à quien lo sube à YouTube. Quisiera saber cuántos capítulos tiene la serie. Bravo una vez más por Doime. ¿Su personaje está basado en alguien real? ¿Y el de Fernando es el conocido caballo de Mayaguara? Aquí tenemos esa duda. Gracias y hasta el capítulo 13.

Luberta: Sí, el personaje de Doimeadiós está basado en los campesinos y prácticos Puro Villalobos y Mongo Castillo. Y el personaje de Fernando está inspirado en El Caballo de Mayaguara. Los capítulos son 15, y mañana se transmite el 13, estamos en la recta final.

Orestes Oviedo: También llevar a la pantalla hechos relevantes de las guerras de independencia, tales como la toma de Victoria de Las Tuna por los mambises, donde la inteligencia mambisa jugó un papel destacado, la Invasión, la toma y posterior quema de Bayamo y otras demostrando el valor, la inteligencia y el sacrifico del pueblo para crear la republica soñada por Martí. Muchas felicidades a todos, actores, guionista etc., que con un trabajo serio nos han mostrado una faceta de la lucha del pueblo contra el imperio para que no sea cumpla el destino manifiesto pregonado durante 200 años por el gigante de las siete leguas. Felicidades y éxito en las nuevas serie saludos cordiales Oviedo

Eduardo Vázquez: Ojalá se pueda todo eso. El ICRT acaba de fundar en RTV Comercial la productora PATRIA que se dedicará a audiovisuales de temas de historia de Cuba.

Los actores Daniel Romero (izquierda) y Roque Moreno en una escena de La otra guerra. Foto: Internet

Over: Les felicito de todo corazón al equipo de realizadores y los actores, desde los principales hasta el más sencillo extra, por haber logrado un realismo que sólo quien lo vivió puede dar fe de ello. En 1960 estaba estudiando bachillerato y en diciembre de ese año me incorporé junto a cuatro compañeros de aula en uno de los tres batallones de Sancti Spíritus que se organizaron para participar en la Operación Jaula. Por cosas del destino mi batallón participó en el asalto al campamento de Osvaldo Ramírez y la captura del lanzamiento de armas del día 6 de enero de 1961, la reproducción en el 1 Capítulo de estos hechos reflejan esa cruda realidad. El comportamiento de las milicias está reflejado con una realidad tal y como fue en aquellos tiempos, al igual que la situación que enfrentaron los campesinos, tanto los revolucionarios como los colaboradores, y de los personajes que representan los actores principales, en primer lugar, al Caballo de Mayaguara, a quien tuve el honor de conocer personalmente. En resumen, les agradezco a todos esta oportunidad de regresar a ese pasado que tanto representa en mi vida; así como hacerle llegar a mis nietos esta etapa de nuestro país que no volverá jamás.

Eduadro Vázquez: El Caballo de Mayaguara es una de las mayores leyendas de esa lucha. Hasta los enemigos lo reconocen.

Javier Gómez Sánchez (director asistente de LCB): Un abrazo para mis compañeros, Luberta, Eduardo y Doimeadios, sería bueno explicar lo de la reubicación de las familias de los alzados en otros lugares de Cuba, que ha sido muy manipulado, llamándolos «pueblos cautivos», incluso como una reedición de la Reconcentración, cuando en realidad se trataba de una reubicación por seguridad para esas personas y su tranquilidad, para evitar que alguien se tomara la justicia por su mano, teniendo en cuenta que el escenario era muy local, y había muchos vínculos vecinales y familiares entre víctimas y victimarios. Fue una acción de responsabilidad de sistema de Justicia, reubicar a esas personas, que cometieron el error de alzarse contra la Revolución, pero que luego decidieron hacer una vida normal en lugares donde pudieran vivir con seguridad y tranquilidad. Es algo que no se ha aclarado nunca bien, y eso lo han aprovechado mucho para manipularlo con mala intención. Abrazos. Javier.

La despedida

Luberta: A nombre de los que hemos participado en esta entrevista online les agradecemos a todos sus comentarios y sus preguntas. Igual, les transmitiremos sus criterios al resto del colectivo de realización. A ustedes, les invitamos a ver los tres capítulos restantes y a transmitirnos lo que piensen de ellos. Sigan defendiendo la historia de Cuba y luchando contra la desmemoria de muchos, lo mismo haremos también nosotros desde nuestros proyectos. Gracias, una vez más, y ojalá que experiencias como esta se repitan.

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.