Cartas al amigo de siempre

El cariño, la admiración y el respeto hacia el Comandante en Jefe Fidel Castro se reiteraron en la edición 17ma. del Concurso Internacional de Cartas de Amor

Autor:

Lisandra Gómez Guerra

SANCTI SPÍRITUS.— En tiempos en que para muchas personas redactar una carta está fuera de «onda», una escritora afirma aquí a toda voz que aún sobrevive ese goce de plasmar los sentimientos en papel.

Liudmila Quincoses Clavelo bien lo sabe, porque desde 1994 el cartero no deja de tocar a su puerta y, más recientemente, su buzón electrónico se abarrota con misivas de diferentes latitudes del mundo.

Lo comprobó a los pocos días de que, en busca de aliviar las tensiones económicas de ese contexto histórico, colgara en la puerta de su casa: «Escribanía Dollz. Se escriben cartas de amor a cualquier hora, cartas de negocios y cartas de suicidas de 8:30 a.m. a 3:00 p.m.». Un mensaje que alborotó no solo a la añeja villa del Yayabo, sino que se expandió como pólvora por el resto de la Isla y se hizo viral por gran parte del orbe.

Luego que llegara hasta allí la primera solicitud, otras miles han encontrado en las letras de esta escribana el alivio de un amor desesperado; el miedo ante la posible partida de la pareja; el desespero por gritar cuánto duele una pasión que palpita sin acomodo dentro del pecho…

Entonces Escribanía Dollz, situada en una de las esquinas más populosas de la urbe yayabera, Maceo y Avenida de los Mártires, se convirtió, por necesidad propia, en un proyecto comunitario (Centro Cultural Alternativo). Emergen allí exposiciones de artes plásticas, conciertos, lecturas, presentaciones de libros y el Concurso Internacional Cartas de Amor, único de su tipo en el mundo.

Sobres que son historias

«Me di cuenta de que yo no era la única escribana. Existen muchas personas con la necesidad de expresarse, por lo que convocamos a la primera edición del certamen, y luego se multiplicó, no solo en años, sino también en aceptación», refiere la autora de Poemas en el último sendero.

Ni tan siquiera en el año de los agobios naturales del embarazo de su hija Marta Inés, pudo desprenderse de realizar el original concurso. «Todo el tiempo recibimos cartas. Cerramos el plazo de admisión e, inmediatamente, comenzamos a recepcionar las de la próxima edición. Leerlas y apartarlas por categorías es un esfuerzo grande, pero tiene una recompensa espiritual indescriptible», narra, mientras toma algunos de los sobres más recientes.

Desde la primera vez, se anunció que para participar solo se exige el deseo de hacerlo. El tema es libre, por lo que según se reitere se premian diferentes categorías como el amor a la ciudad, las mascotas, los héroes, y se confieren tres lauros a concursantes nacionales e igual número a internacionales.

Compiten diferentes generaciones e, incluso, se promueve la participación en centros escolares y penitenciarios, cátedras del adulto mayor, talleres literarios y medios de comunicación.

Su premiación resulta uno de los momentos más esperados del capítulo espirituano de la Feria Internacional del Libro y siempre ha contado con el apoyo y presencia de las principales autoridades del Partido y el Gobierno del territorio y del sector cultural del país.

Al mejor amigo

«En este 2017 sucedió algo que nos sorprendió muchísimo. Más de 400 cartas de las 5 753 recibidas tenían como pretexto la figura del Comandante en Jefe Fidel Castro. Al parecer, ese dolor que sentimos todos, tras su desaparición física el pasado 25 de noviembre, provocó la necesidad de elaborarlas. Pero mucho más curioso fue que la mayoría de ellas las redactaron niños, niñas y adolescentes», refiere.

Un motivo suficiente para que en la 17ma. edición del Concurso Internacional Cartas de Amor, celebrado en abril último, se confiriera un lauro especial en homenaje al eterno rebelde.

A Liudmila le llamó la atención que fueran las más jóvenes generaciones las más activas en esa categoría, porque desde hacía algún tiempo Fidel no tenía con ellas el contacto directo al que nos había acostumbrado. «Cuando lees las cartas, te percatas de que logró estar presente y lo admiran no solo por lo que se enseña en la escuela, sino porque está vivo en las casas. Eso me confirmó que su legado y nuestro presente están en las manos de la juventud», asegura quien asumió el timón por muchos años de la filial espirituana de la Asociación Hermanos Saíz.

No solo desde Cuba emergieron esos textos, permeados de amor y respeto, y de profundo agradecimiento a la labor del líder que supo trascender   fronteras.

«Recepcionamos de Venezuela, Colombia y Argentina. En esas encontramos la visión de un humanista incansable; su afán por luchar contra la injusticia, a favor de los cambios sociales en América Latina y porque existiera un mundo más justo como él mismo decía; su profunda relación de amistad con Ernesto Guevara», añade.

Luego que el jurado evaluara todas las obras en concurso, decidió reconocer con el Premio Especial Carta al Comandante Fidel Castro a las adolescentes Gabriela Cañizares Obregón, de Sancti Spíritus, y Misleidy Flavia Pérez Pérez, de Cabaiguán.

«Ambas derrocharon mucha ternura y originalidad. Sus textos delatan que ellas son sus únicas autoras y no recibieron la ayuda de un adulto. Todavía hoy las releo y me emocionan muchísimo, porque utilizaron la escritura para, de una forma muy propia, expresarse, y eso es por lo que apostamos», comenta.

Y como es natural, Liudmila, con la ayuda de su mamá Baby, ya trabaja en la preparación del concurso de 2018. La convocatoria está presentada y ha recepcionado las primeras misivas.

«Estoy convencida de que la categoría en honor al Comandante en Jefe se mantendrá porque hay mucho que decir sobre él, y las personas están dispuestas a contar sus experiencias y mostrar sus sentimientos», concluye.

Misivas ganadoras en la categoría del concurso dedicada a Fidel Castro

Cabaiguán, 30 de marzo de 2017

A un niño de África:

¿Quieres saber cómo nació el héroe que puso en lo alto a nuestra querida Cuba? Pues verás: una vez, se cayó una estrella del cielo y sobre esa estrella cayeron las lágrimas de las personas que estaban sufriendo por la esclavitud.

Un día una joven, llamada Lina, la encontró, se la puso cerca de su corazón y deseó con mucha fuerza que naciera un niño que defendiera a su patria y luchara por ella.

Así sucedió, nació un niño que al crecer se convirtió en el Comandante en Jefe que todos queremos, que luchó con el fusil al hombro, acompañado de su valentía.

Y aunque, ahora, la muerte se lo haya llevado en un vuelo mucho más alto, a lo infinito del cielo, él continúa en nuestros corazones. Ni siquiera la muerte ha podido separar a ese maravilloso cubano de nuestras mentes.

Estoy segura de que está en la estrella más hermosa y brillante del cielo. También quiero que sepas que él es el mejor amigo del mundo y, todavía, puede ser con los enemigos tan fuerte como el veneno de una serpiente.

Hasta siempre,

Misleidy Flavia Pérez

Eres

Eres la sierra, la tierra

Eres huracán de amor

Abrazando al viento

Eres el Sol que calienta

Al desarropado y tembloroso

Eres pajarillo y bosque

Llenando los campos

De felicidad

Eres majestuoso sin horizontes

Y sin misterios

Eres el cielo limpio, el cañaveral, el sinsonte que vuela

Eres la madrugada envolviéndonos

En sus brazos amantes

Eres el almíbar cuajada

Eres el puente y por qué no

También el río

Eres el mar bravío

Eres la luz encendida

En fin eres mi sangre, mi país,

Mi Fidel buscando su propio cielo

Autora: Gabriela Cañizares Obregón

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.