Una muerte que solo logró regarlo por la Isla

...hablar de Frank, del hijo del pastor, del maestro, del joven capitán que un día vistió de comandante a la Ciudad

Autor:

Juventud Rebelde

(...)

Por eso hablar de Frank,

del hijo del pastor,

del maestro,

del joven capitán que un día vistió

de comandante a la Ciudad,

y se fue con ella hecho un grito ronco por las calles

hasta el mar,

hasta más allá del mar

y las montañas.

Hablar de Frank,

del organista que una tarde cualquiera de Santiago

hizo su comunión con el heroísmo.

Hablar de Frank,

del poeta empujado hacia los techos de la Ciudad

por los sonidos de las balas del Moncada.

Hablar de Frank,

del jefe de acción y sabotaje

que recogía violetas en las calles

después de haber hecho que la muerte muriera otro

poquito.

Hablar de Frank

y luego de David

y siempre de Frank

es saber hasta dónde su padre y la Ciudad

le llenaron de fuego el corazón.

IV

Al entierro de Frank fue toda la Ciudad

habían clavado un puñal en la ternura de la tierra.

V

Hoy Frank es un país,

su corazón es un camino por donde andan los niños

con los ojos abiertos.

Hoy Frank es una Isla violenta

un surco

el canto de una semilla reventando la tierra;

porque Frank está ahí, encima de la muerte

montado sobre una muerte que solo logró regarlo

por la Isla, convertirlo en escuelas,

repartirlo en la risa de los niños

que andan tocándole el corazón caliente todavía.

La muerte nos lo puso más cerca, más adentro;

ya no anda su cuerpo por las calles

pero el sonido de sus pasos golpea todas las puertas;

ya sus dedos no son una rebeldía sobre el órgano,

pero el mar está lleno de música

y en las tardes violentas de Santiago

se oye una melodía que nos hace abrirnos la camisa.

Ya sus pies no son una angustia sobre los techos,

pero aún están sonando las balas del Moncada

y Frank sigue naciendo de la Ciudad,

saliendo de las calles,

creciendo de los techos,

repartiendo el corazón

como único pan posible para matar la muerte.

Fragmentos de Por Frank, de Waldo Leyva

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.