Un huracán de fuerza joven

La juventud cubana está en las calles y centros educativos para sumarse al pueblo en la misión más importante de estos días: reanimarnos

Autor:

Susana Gómes Bugallo

Nunca se hace esperar la fuerza joven. Y menos en estos días en que el país precisa del empuje extra que le pone la juventud al despliegue necesario después del paso de Irma.

Por esa razón, y luego del llamamiento a nuestro pueblo combativo del General de Ejército Raúl Castro, el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) convocó a los jóvenes, desde las organizaciones estudiantiles, a ponerse a disposición de los Consejos de Defensa de cada territorio para acometer labores de recogida de escombros y árboles caídos, poda, higienización y trabajo agrícola, así como labores de rehabilitación inmediata.

Las universidades han sido casa fundamental en estos días. Primero, como sitios de evacuación, y ahora como centros que se levantan por sus estudiantes después de Irma. Raúl Palmero, presidente  de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), comentó a JR que los muchachos han apoyado para que la población se sienta bien, incluso con proyectos de artistas aficionados que alivian la vida de los evacuados.

Igualmente, Palmero destacó el sentido de pertenencia de los universitarios, quienes han ido a sus centros a laborar para salvarlos de las principales afectaciones, y han reportado diariamente desde las universidades con mayores problemas, que son las de Camagüey, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, la Agraria de La Habana, las facultades de Ciencias Médicas y la casa de altos estudios de Villa Clara, que fue de las más perjudicadas.

Quienes terminan en sus centros, salen a las comunidades a apoyar, explicó Palmero. Primero nuestro pedazo, que es la universidad, luego seguimos a disposición de los consejos de defensa provinciales, ratificó y ejemplificó que este martes y miércoles se han estado haciendo donaciones de sangre, como ocurre durante todo el año, pero con énfasis en este momento.

Fue difícil la recuperación en un primer momento por no tener las condiciones de fluido eléctrico ni de agua, pero lo mejor es la espontaneidad con la que se ha hecho. Y lo importante es que en las universidades donde hubo daños, hoy solo parece que cayeron unos árboles, porque todo se va a solucionar paulatinamente, dijo.

Fausto Ampudia Cantillo, miembro de la comisión organizadora de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), contó que también desde los preuniversitarios se han desarrollado jornadas de saneamiento para disponer los centros luego de que se hayan puesto en función de la población evacuada.  Los muchachos de la FEEM estamos ahí para eso, y llegaremos también a los consejos populares, destacó el joven.

Diosvany Acosta Abrahante, miembro del Buró Nacional de la UJC, al frente de la Esfera Ideológica, abundó en que se trabaja por priorizar la recuperación de los centros educativos más afectados para que puedan quedar listos en breve tiempo y reiniciar el proceso docente educativo.

Estos jóvenes comprometidos con su pueblo y su Revolución se suman al empuje de las organizaciones, a partir de las necesidades de trabajo y acciones reconstructivas en todo el proceso de recuperación, sostuvo Acosta, y agregó que, además de estar en contacto con la población para explicar las medidas adoptadas, desde el arte han ambientado las comunidades dañadas, con iniciativas locales de la Asociación Hermanos Saíz y la Brigada de Instructores de Arte José Martí, que permitan animar a las personas que perdieron muchas de sus pertenencias, significó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.