La salud como un derecho humano para todos - Cuba

La salud como un derecho humano para todos

En nuestro país ya no es una aspiración sino una realidad que todos tengan acceso a servicios de salud de calidad, se resaltó en la apertura de la 3ra. Convención Internacional Cuba Salud 2018

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Cuba es un ejemplo para el mundo del que tenemos mucho que aprender, Cuba es un modelo para otros países, pues demuestra que la salud es un derecho humano para todos, no un privilegio para unos pocos. En Cuba ya no es una aspiración sino una realidad que todos tengan acceso a servicios de salud de calidad y ello evidencia que los ingresos que recibe cada país no son lo más importante.

Así expresó el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la inauguración oficial de la 3ra. Convención Internacional Cuba Salud 2018, en presencia de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros; José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido, y Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político del Partido, vicepresidente del Consejo de Estado y ministro de Salud.

Adhanom Ghebreyesus afirmó que Cuba es el lugar perfecto para celebrar este evento: «es un país que me asombra cada vez que lo visito, siempre tiene algo nuevo que puede impresionarme». Elogió además los indicadores alcanzados de mortalidad infantil y materna, la esperanza de vida, la cobertura de inmunización, entre otros, y felicitó al país por ser el primero en certificar la eliminación de la transmisión materno infantil del VIH y la sífilis congénita.

El funcionario ponderó la ayuda solidaria de profesionales de la salud cubanos en otros países, en muchos de los cuales prima la desigualdad y pocas personas tienen acceso a esos servicios por su elevado costo.

Insistió Adhanom Ghebreyesus en que juntos podemos lograr que a nivel mundial exista una cobertura universal de salud para todos. «Es posible y el ejemplo de Cuba así lo demuestra».

La doctora Carissa Etienne, directora general de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), refirió que en América Latina no se han registrado progresos suficientes para eliminar las barreras de toda naturaleza que impiden el acceso a servicios de salud integrales y de calidad.

Es inaceptable —agregó— que persistan desigualdades sociales, incluyendo de género y etnia, que expongan a las personas a padecer el dengue, el zika y otras enfermedades.

Etienne aseveró que los logros son importantes pero frágiles; hay que luchar por mantenerlos y desterrar injusticias y desigualdades. Por ello, los sistemas de salud deben centrarse más en las personas y las familias, así como abogar por una mayor eficiencia, inclusión y sostenibilidad.

«El acceso a la salud como derecho fundamental no basta, es necesario además implementar políticas de desarrollo humano que mejoren los determinantes sociales y ambientales y garanticen una educación de calidad, igualdad de género, trabajo decente, servicio de agua potable y crecimiento económico que favorezca la obtención de recursos y con ellos, el avance hacia la salud universal.

«Debemos trabajar desde una perspectiva intersectorial para reducir las desigualdades, hacer sostenibles nuestras comunidades, amigables nuestras ciudades para los niños y los adultos mayores y enfrentar el cambio climático».

Desde Cuba y para el mundo

El acceso y la cobertura universal de salud implican que las personas y comunidades tengan derecho, sin discriminación, a servicios integrales adecuados, oportunos y determinados de acuerdo con sus necesidades, así como a medicamentos de calidad, eficaces y asequibles, y es hacia lo que Cuba dirige sus esfuerzos desde que en 1961 se estableció el sistema de salud revolucionario sobre la base de la cobertura gratuita, el enfoque preventivo, promocional e intersectorial, así como la colaboración internacional y los adelantos científicos.

Así inició su conferencia magistral Salud Universal para el Desarrollo Sostenible en Cuba el doctor Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, vicepresidente del Consejo de Estado y ministro de Salud Pública, quien expuso ante los presentes en la inauguración oficial de esta Convención Internacional los logros alcanzados por el país en medio de un contexto cada vez más hostil a nivel mundial y el impacto del bloqueo en el sector de más de 2 711 millones de dólares.

«Para más de 11 200 000 habitantes el sector cuenta con 450 policlínicos, 10 869 consultorios del médico de la familia, 1 215 servicios estomatológicos, 150 hospitales, 131 hogares maternos, 287 casas de abuelos, 150 hogares de ancianos, 30 centros médicos sicopedagógicos y 12 institutos de investigación.

«A partir de la formación del capital humano en función de las prioridades del sistema y los principales problemas de salud de cada territorio, podemos contar con un médico por cada 122 habitantes, un estomatólogo por cada 602 y una enfermera por cada 128, cifras superiores a las que muestran países desarrollados».

Morales Ojeda se refirió a la colaboración internacional, inspirada en el ejemplo de Ernesto Che Guevara, que ha llevado durante 55 años a 407 000 profesionales, de los cuales 183 338 son médicos, a prestar sus servicios en muchos países.

Gracias a la vocación humanista de la Revolución Cubana, más de 1 688 millones de personas de bajos recursos han sido atendidas, agregó el titular del ramo, quien resaltó el proyecto de la Operación Milagro y la presencia del Contingente Internacional de Médicos Especializados en el Enfrentamiento a Desastres y Grandes Epidemias Henry Reeve en 19 países con 27 brigadas.

Morales Ojeda destacó que el Sistema Nacional de Salud está organizado de manera dinámica, y que ha transitado por diferentes etapas y transformaciones con el objetivo de elevar el estado de salud de la población, incrementar la calidad y satisfacción con los servicios y hacer eficiente y sostenible el sistema.

El ministro cubano explicó la estructura de la red de servicios de salud, y cómo la cobertura y el acceso universal están fundamentados en la estrategia de la atención primaria, como consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

«El Programa para la Atención Materno Infantil ha permitido alcanzar una tasa de 4,0 por cada mil nacidos vivos y la supervivencia del 99,5 por ciento de los niños a los cinco años. La mortalidad materna es de 38,3 por cada 100 000 nacidos vivos y el 99,9 por ciento de los partos son realizados en instituciones de salud.

«La red nacional de laboratorios de genética médica permite diagnosticar 132 enfermedades, las que inciden en una tasa de mortalidad infantil de solo 0,8 por cada mil nacidos vivos.

«Hemos eliminado 14 enfermedades infecciosas y dos formas clínicas graves (tétanos neonatal y meningitis tuberculosa) y dos complicaciones graves (rubéola congénita y meningitis posparotiditis) son controladas».

Morales Ojeda destacó que la prevalencia del VIH en la población de 15 a 49 años es de 0,29 por ciento y se le garantiza el tratamiento antirretroviral a todos los que lo necesitan, a lo que se le suma que Cuba fue el primer país en obtener la validación de la eliminación de la transmisión materno infantil de sífilis congénita y el VIH/Sida.

«Hemos diseñado un Programa Nacional para incrementar la natalidad, asumir el envejecimiento poblacional y mejorar la calidad de la atención a las personas mayores, teniendo en cuenta que el 20,1 por ciento de nuestra población tiene más de 60 años y que en el 2030 este indicador puede alcanzar el 30,3 por ciento».

El Ministro de Salud ponderó el Programa Nacional del Cáncer, a través del cual se garantiza la atención médica regionalizada en 45 servicios de Oncología; el programa de donaciones voluntarias de sangre, el Programa Nacional de Medicamentos con un cuadro básico de 761 renglones, de los cuales 488 son de producción nacional y el control sanitario internacional, mediante el cual se cumplen las medidas de vigilancia que permiten reducir los casos importados de algunas enfermedades.

Morales Ojeda exaltó el desarrollo de la ciencia y las instituciones científicas cubanas que favorecen la introducción y extensión en el sistema de salud de nuevos productos como el Heberprot-P, las vacunas y las terapéuticas para el cáncer avanzado de pulmón.

«El fénomeno internacional de la migración y contratación individual del personal sanitario afecta a los países en desarrollo e influye negativamente en la cobertura universal. Por ello es necesario sensibilizar a todos los gobiernos sobre la importancia de establecer negociaciones para la contratación de recursos humanos a través de convenios institucionales, para no dejar desprotegidos a los servicios de salud y la población».

Una feria para conocer y compartir

En el recinto ferial Pabexpo quedó inaugurada este lunes la 14ta. Feria Salud Para Todos 2018 en presencia del doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS); la doctora Carissa Etienne, directora general de la Organización Panamericana de la Salud; autoridades de la Isla y representantes de 31 países.

El vicetitular cubano del sector, Luis Fernando Navarro, apuntó que en esta edición participan 190 empresas, de ellas 139 extranjeras, y que se integrarán aspectos académicos y científicos con el objetivo de lograr alianzas de colaboración, compartir ideas e intercambiar sobre los retos en materia de atracción de capital foráneo.

La Feria tiene un carácter comercial y será el marco propicio para impartir 89 conferencias, de ellas, 30 por firmas extranjeras, acotó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.