Juventud Rebelde - Diario de la Juventud Cubana

De la obra nueva y otras por el estilo

El intercambio de las máximas autoridades gubernamentales del país con el pueblo no solo ayuda a destrabar problemas que retardan o frenan los programas de desarrollo social de los territorios, sino que refuerza un vínculo que ha sido alma y esencia de la Revolución Cubana, que ha apostado siempre a la sabiduría popular

Autores:

Haydee León Moya
Javier Silvera Gámez

GUANTÁNAMO, Caimanera.— Tratando de decirlo sin mucha sensiblería, igual me brotó esa venita sentimental que tenemos todos por dentro. Justo del intercambio de una alta dirigente en nuestro país con una mujer de pueblo, surgió una solución mucho más integral que la prevista.

Sucedió hace poco, cuando Inés María Chapman, vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros, en la esquina de las calles 5ta. y Fuerte, al pie de una zanja a cielo abierto por la que a duras penas drenan aguas albañales, le hablaba a la gente de las obras que se ejecutan en esa localidad para recuperar, paso a paso, pero lo antes posible, el deteriorado sistema de evacuación y tratamiento de residuales.

En medio de la animada conversación, que terminó en el portal de la casa marcada con el número 97, Wanda Melisa Vázquez, la dueña de la morada, dijo que todo estaba muy bien, pero no pensaron en que por la cercanía del mar, apenas sube un poquito la marea se llenan las viviendas de agua y lodo y, en el peor de los casos, la corriente arrastra con todo lo que encuentra dentro de ellas.

Y, efectivamente, se decidió, en el terreno, incluir en esta fase de la inversión, la regulación de la pleamar a través de un sistema de compuertas que minimice el impacto en la comunidad.

Tres en uno

Justamente fruto de ese estilo, que busca aprovechar la inteligencia popular para encontrar soluciones y destrabar los problemas que las frenan, en noviembre último, a raíz de la visita gubernamental que durante dos días encabezó en Guantánamo el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Miguel Díaz-Canel Bermúdez, se decidió un financiamiento inicial de más de dos millones de pesos que se ejecutan desde comienzos de este año y permitirá el óptimo funcionamiento de tres importantes componentes del sistema de evacuación de aguas negras, según dijo a Juventud Rebelde Majoris Rubio Bonome, delegada en Guantánamo del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos.

En apenas dos meses fue renovado el equipamiento de la estación de bombeo de los residuales, ubicada dentro del poblado y cuenta con equipos de reserva. Se reanimó estructuralmente el local y se crearon mejores condiciones laborales. Solo resta terminar el montaje del sistema de control automatizado.

Mientras, en febrero comenzó el montaje de una nueva línea de conductora (según el proyecto lleva una segunda conductora prevista a ejecutar el año próximo) de la cual ya están montados más de tres de los seis kilómetros de tubería de polietileno de alta densidad que une a la estación de bombeo con la laguna de oxidación.

En los próximos días, se prevé el comienzo de las labores de protección de una parte de la conductora que no es posible soterrar por las características de la zona, pródiga en humedales y áreas del proceso de elaboración de sal donde no es posible la maniobra de equipos de excavación.

La terminación de ese objeto de obra  está  prevista para el mes de mayo, pero estimulados por el hecho de contar con todos los recursos necesarios para avanzar, los trabajadores de una brigada de la Empresa de Mantenimiento y Rehabilitación de Obras Hidráulicas Oriente, le dan un fuerte impulso.

Los anima también el hecho de saber que la conductora que sustituirán no tiene capacidad para evacuar el volumen de residuales que generan las viviendas conectadas al sistema de alcantarillado y, consecuentemente, se produce un retorno de las aguas albañales a las viviendas. Pero depende del enlace final que todo ese esfuerzo dé sus frutos en el tiempo planificado.

La ruta crítica

Eso dice Francisco Cuscó Matos, director de la Empresa Provincial de Aprovechamiento Hidráulico, perteneciente al INRH, que el restablecimiento de la laguna de oxidación es la ruta crítica de la inversión, que debe concluir en el mes de noviembre, pero que puede complicarse con la proximidad de mayo y la lluvia.

«Ahora se trabaja en el desbroce de la vegetación que se adueñó de los vasos de la laguna, al plagarse de malezas, perdió su capacidad de embalse. Fue tanto y por tanto tiempo el abandono que hace mucho tiempo no funciona y por eso van a parar a la bahía diariamente alrededor de 162 metros cúbicos de sustancias contaminantes», explica el directivo.

Cuscó Matos agrega que, también laboran en la creación de condiciones (construcción de un dique con material compacto) para extraer el lodo, que ocupa más de un metro de la profundidad de la laguna. Pendiente queda también el mantenimiento de los registros de la ciudad.

Cuando la Vicepresidenta de los Consejos de Estados y de Ministros conversaba con Wanda y otros vecinos agrupados en la esquila de la calle 5ta y Fuerte, explicó con claridad que estas obras son solo una parte de un proyecto integral muy costoso (alrededor de 11 millones de pesos) que rehabilitará todos los componentes del sistema de acueducto y alcantarillado de Caimanera.

Y que se irá ejecutando paso a paso, pero en el menor plazo posible, pues constituye una de las insatisfacciones de la gente cuando, como estilo de trabajo de las principales autoridades del país, se intercambia con el pueblo. Un intercambio siempre útil y muy necesario.

Rehabilitación integral por dentro

Las zanjas a cielo abierto, por las que a duras penas drenan aguas albañales, serán algunos de los problemas que se solucionarán con el proyecto.

Con el proyecto de rehabilitación integral de los sistemas de abasto y saneamiento serán beneficiados los habitantes de la cabecera municipal de Caimanera, localizada a 17 kilómetros de la ciudad de Guantánamo, y las comunidades Caño Vega y Cayamo, además de los residentes en  Jabilla, comunidad de 579 pobladores pertenecientes al municipio de Guantánamo, pero que por su cercanía a Caimanera se abastece de este sistema.

La población de la ciudad cabecera municipal de Caimanera asciende a 8 749 habitantes, de ellos solo 6 121 reciben servicio de acueducto con conexión intradomiciliaria, y 2 628 del servicio público.

En la comunidad de Cayamo sus 979 pobladores reciben el agua por servicio público, así como 579 habitantes en Jabilla. En el caso de Caño Vega, a sus 150 residentes se les brinda servicio con un punto de difícil acceso que se abastece por carros pipas.

Con el servicio de alcantarillado solo se benefician 5 386 habitantes: 5 219 de Caimanera y 167 de Cayamo, otros 5 071 habitantes tienen acceso al saneamiento con letrinas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.