Poesía de Manuel García Verdecia

Autor:

Juventud Rebelde

Manuel García Verdecia (Holguín, 1953)

es profesor, escritor, traductor y editor.

Ha publicado títulos como La consagración

de los contextos, Hebras y Música de viento. En 2007 obtuvo el Premio José Soler

Puig de novela por El día de La Cruz,

así como el Premio Julián del Casal por

Hombre de la honda y de la piedra,

al cual pertenecen estos poemas.

Del grito

¡aaah! nunca sabremos luchar contra ese grito que resuena

dentro de nosotros mismos

¿qué es ese grito acaso el fragor del desconsuelo?

¿es el ruido de afanes que se quiebran

huesos que se rajan leña de vida que se quema?

¿es nuestro ser que ya no puede más y estalla?

o ¿viene de los otros suma de los desatinos las pesadillas los espantos

río que pasa por nuestro pecho con el rumor de tanta sangre vilipendiada?

el destino muele sueños ansias deseos

fabrica este estruendo que no nos deja mirar en paz la mañana o palpar la tersura del aire

el grito es un intento de ordenar la vida un temblor de sentido que quiere hallar su sitio

la existencia es un mulo que ya no puede con su carga la suelta o revienta

entonces grita

todo desencadena en un grito

el trueno del big bang el afán de la parturienta la extrañeza del recién nacido el arrepentimiento del condenado la conciencia del verdugo la fatiga del moribundo la quiebra del abatido el resuello del que no le queda vida y el vacío del que no halla la muerte

¿acaso este suceder de miserias y renuncias esta codiciosa acumulación de horas días meses vegetales este constante reemplazo entre el clamor que estalla y el afán que se junta y se atraganta puede entenderse sin el alivio de esa agua desgarrada?

no podemos acallar el reclamo de nuestras ansias las protestas de nuestras penas el quejido de

nuestra indefensión

el grito es un himno monocorde y desafinado

pero indicio de que aún manda la vida

seña desesperada que envía la esperanza

el grito es un conjuro para redimirnos del espanto

Versos de Ceslaw Milosz

mirar al sufrimiento

mirar de frente al sufrimiento

Amos Oz

venga sentémonos mirémonos a los ojos

toda la vida te has propuesto amedrentarme

me has seguido infiltrado entre yo y mi sombra

siempre filo inminente garra lista a despedazarme por cualquier motivo

has tratado con dolores del cuerpo

has ensayado con rabias del alma

incluso has extendido tus golpes a quienes quiero

en mis temores te he evadido

y en mi decencia he tratado de ignorarte

en mis iras me he impuesto asfixiarte con otros dolores

pero sigues como un duro herrero que incesante golpea su fragua

y también siguen los días

con ellos yo

así que es hora de mirarnos de frente

¿sabes?

no te temo no me apenas no me quejo

sigue conmigo si es tu deseo

en fin tus golpes endurecen mi piel

y en tu larga insistencia en tu fiera presencia

va la memoria de mi entera vocación

venga mirémonos de frente

serenos como viejos amantes

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.