Inauguran en Venezuela la muestra Latidos, de 30 artistas cubanos

Permanecerá a partir de agosto en la Galería A, del Hotel Alba Caracas, y es punto de partida de una serie de exposiciones pictóricas internacionales

Autor:

Juventud Rebelde

El ojo puede decirnos aquello que la naturaleza, paso a paso, nos ha regalado, dijo en sus palabras introductorias Armando Morales, director del Teatro Nacional de Guiñol de Cuba, al dejar inaugurada la exposición de 30 artistas cubanos de la plástica, quienes integran en Venezuela la misión cultura Corazón Adentro.

Y como son cosas del corazón, Latidos es el nombre de la muestra que se exhibirá durante agosto y más en la Galería A, del Hotel Alba Caracas, y que es punto de partida de una serie de exposiciones pictóricas internacionales con las cuales se promocionará el trabajo artístico no solo de la región latinoamericana y caribeña, sino también de otras partes del mundo. Ese es el propósito del Centro Simón Bolívar que auspicia esta iniciativa, la cual ha visto la luz con la presencia cubana.

Los artistas evidencian riqueza y heterogeneidad en su particular visión de la realidad, desde variadas especialidades técnicas: dibujo, pintura y fotografía.

Morales, más allá del prólogo que escribiera y donde resalta que estos hombres y mujeres de la Isla nos descubren el latido de la vida y nos invitan a penetrar en la luz, a jugar con las sombras, acariciar las texturas del árbol o descubrir el majestuoso silencio de los cerros, se refirió a sus propias emociones, aquellas que le permitían a él, un hombre de teatro, hablar sobre estas otras formas de la creación, y lo justificó con toda la razón del mundo, porque un día se dio cuenta de que «un títere es un suceso de las artes plásticas escapado de la galería al escenario».

Desde las paredes de la galería nos rodean los «latidos» de los Obeliscos de Amilkar Rodríguez Zamora; el colorido de los cerros caraqueños en las Contradicciones de Aquilino Fernández Toledo; la campiña cubana o venezolana en el Paisaje de Abilio Borrego; como la cantautora Teresita Fernández fue capaz de encontrarnos la belleza en una palangana vieja, la fotografía de Yania Gómez Victoria es La bendición de Caracas en ese especial mirar a los cerros; y sorprenden las Miradas Nocturnas Avenida Bolívar, de Adrián Milian Torrens.

Ellos son apenas unas pocas piezas en este conjunto que demuestra la valía de la plástica cubana más actual. Muchos otros, imposible citarlos a todos, enriquecen con sus obras los latidos de los corazones de quienes tengan en Caracas el buen sentido de acercarse a esta galería a partir de ahora, durante el tiempo en que esté expuesta la muestra.

Solo que se perdieron la buena interpretación del dúo trovadoresco de Pavel y Tamara. Póngale el cuño, ellos también enriquecieron con sus magníficas voces la huella en el lienzo que nos pertenece a todos, como apuntarán las palabras inaugurales.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.