Las Cabezas de Mendive invitan a pensar + Fotos

En vísperas de la inauguración oficial de la Oncena Bienal de La Habana, el maestro Manuel Mendive asombró una vez más, en esta ocasión con su gigantesco performance Las Cabezas que lo convirtió en dueño de la tarde de jueves en el Paseo del Prado

Autor:

Gusel Ortíz Cano

En el Paseo del Prado se respiraba otro aire, la expectativa mantenía inmóviles a los transeúntes que habían escuchado los rumores: «A las seis de la tarde saldrán personas desnudas a caminar por aquí». Era el único detalle que circulaba entre los que suelen habitar las calles cercanas al Gran Teatro de la Habana.

Otros, mejor informados, llegaban al céntrico espacio capitalino para disfrutar de la propuesta del afamado artista plástico Manuel Mendive, quien había anunciado a la prensa que su performance Las Cabezas, reunía a centenares de ejecutantes, entre ellos un coro de 100 voces de la Ópera Nacional, 20 modelos desnudos, integrantes del Circo Nacional de Cuba, de las compañías Danza Contemporánea de Cuba, Danza del Caribe, Danza Fragmentada, Rakatán, Okantomí y Estudio Teatral Vivarta.

Con su sonrisa casi tierna, vestido de blanco y bastón en mano, Mendive develó al fin su obra y echó a rodar su arte por todo el Prado: Sus inconfundibles óleos flotaban de la mano de hombres y mujeres en movimiento, y en esos cuerpos iba la huella del artista. Color, religión, música, anatomía, ideas, dudas y respuestas invadieron los espacios y arrastraron consigo a cubanos y foráneos.

Inquietos por el choque visual con los cuerpos jóvenes y morenos, los espectadores se dejaron seducir, primero por curiosidad. Después, mientras avanzaba la marcha, se adentraron en el universo plástico del maestro, para reflexionar con él, sobre el ser humano y su interacción con lo que le rodea, el vínculo armonioso con la naturaleza y el eterno fluir de la vida.

Con ese sabor incomparable que dejan las buenas obras, la propuesta del Premio Nacional de Artes Plásticas 2001 concluyó a un costado del Capitolio, donde el pianista Frank Fernández interpretó el Preludio Número Cuatro de Federico Chopin.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.