Radiografía social desde la literatura - Cultura

Radiografía social desde la literatura

Un panel sobre novela negra y mercado editorial convocó a otros destacados exponentes del género como Paco Taibo II, Leonardo Padura, Daniel Chavarría, Juan Madrid y Carlo Lucarelli

Autor:

Lourdes M. Benítez Cereijo

¿Dónde está el riesgo? Se preguntaba el escritor Paco Taibo II al referirse a los desafíos de la novela negra. Y es que este género, precisó, refleja las relaciones profundas entre crimen y poder, las fracturas sociales de la humanidad y el humor cáustico. «Si perdemos el filo provocador e irreverente nos volvemos novela gris».

Con esa interesante intervención comenzó el panel Novela negra y mercado editorial, que formó parte del programa académico de la 22 Feria Internacional del Libro Cuba 2013, y que convocó a otros destacados exponentes del género como Leonardo Padura —quien recibió el Premio Nacional de Literatura 2012 en esta edición del evento—, Daniel Chavarría, Juan Madrid y Carlo Lucarelli.

La interrogante inicial de Paco Taibo II —merecedor del premio Latinoamericano de Novela Policiaca y Espionaje por su obra Cuatro manos— se explica en el hecho de que los escritores que cultivan la novela negra «nos estamos volviendo respetables y le ganamos la guerra a la literatura blanca —entendida esta como elogio y encomio del poder en la sociedad— con los lectores y los críticos».

Después de mucho tiempo siendo vista como un género menor, ahora la novela negra se valora como efectiva exploración de la situación social. Al autor le preocupa que ese género pierda su particularidad de poner el dedo en la llaga y adentrarse en cuestiones que permanecen ocultas en la madeja existencial.

Leonardo Padura, creador del investigador Mario Conde, señaló que lo importante es que la novela policial ha mantenido su esencia desde Edgar Allan Poe: contar historias.

Es innegable que son inmensas las posibilidades que ofrece esta variante literaria para descorrer velos y mostrar el torrente de historias que, en no pocas ocasiones, se desarrollan en el más «visible» clandestinaje social.

El autor de Pasado perfecto considera que actualmente padecemos de una literatura policial blanda y por momentos superficial. «Aunque hayamos logrado un espacio para ella, los jóvenes escritores no la cultivan. Sin embargo, hablan de “lo negro” de la sociedad».

¿Novela negra? ¿Novela policial?

Daniel Chavarría y Paco Taibo II dilucidaron algunas pistas  para entender las similitudes y diferencias entre la novela negra y la policial.

Para Taibo la primera se ocupa de presentar el qué, el cuándo y el cómo; mientras que la segunda centra su atención en los porqués.

Juan Madrid —considerado uno de los máximos exponentes de la nueva novela negra y conocido por haber escrito varios guiones de televisión como los de la gustada serie española Brigada Central— piensa que la literatura no es solo lenguaje, sino también indagación, una manera de mirar el mundo y de evitar la tiranía de un discurso único. «Debemos saber en qué sociedad vivimos, si no la novela se convierte en una disertación vacía».

Esas razones explican que una de las claves de la novelística negra radique, precisamente, en mostrar personajes poseedores de una consistente visión ética y profundo conocimiento del ambiente que les rodea.

Las valoraciones del crítico y narrador peruano Julio Ortega apoyan las ideas de Madrid, pues para él lo verdaderamente importante no es el castigo ante un crimen, sino la búsqueda de la verdad. No solo es válido plantear un misterio, investigarlo y resolverlo. El elemento imprescindible es realizar una crítica de la sociedad.

En uno de los momentos finales del encuentro, Paco Taibo II discursó acerca de la polémica final feliz vs. realismo duro. En este punto manifestó que si bien la novela negra muestra una realidad que puede resultar agresiva y cruel, en ocasiones los escritores sienten la tensión y la necesidad de generar una visión esperanzadora. Esto es, encontrar la luz al final del túnel, aunque muchos se empeñen en afiliarse a la teoría de que la tan nombrada luz, no es más que un tren que se aproxima de frente.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.