Tras los sueños de imágenes inteligentes

La videocreación encuentra en Fivac una plataforma de promoción internacional de ese tipo de obras y una oportunidad para aglutinar artistas, curadores e investigadores de varias naciones del mundo.

Autores:

Yahily Hernández Porto
Yaneisi León González

El Festival Internacional del Videoarte de Camagüey (Fivac), único de su tipo en el país, es un ejemplo de la expansión de la cultura en Cuba. Cuando todavía retumban los ecos de la recientemente finalizada séptima edición —que deslumbró por exhibir un intenso ciclo de imágenes de 24 países—, los organizadores proyectan la próxima para sumar espectadores a ese universo visual heterogéneo.

JR se aproxima a ese novedoso proyecto cultural que se distingue por ser espacio alternativo y de resistencia, al estimular que a pesar de las carencias tecnológicas surjan imágenes de calidad.

La videocreación encuentra en Fivac una plataforma de promoción internacional de ese tipo de obras y una oportunidad para aglutinar artistas, curadores e investigadores de varias naciones del mundo. Así lo demuestran las 11 horas de materiales en concurso proyectados, de las 79 obras admitidas.

Los soñadores del certamen: Jorge Luis Santana, artista que preside el Festival; la Doctora en Ciencias sobre Arte Teresa Bustillo, curadora del Fivac, y Diana Rosa Pérez, productora general, emprendieron un camino que, aunque empedrado, les aseguró un éxito rotundo, porque El Circuito, sede de este festival, ha atraído a más de 80 000 espectadores en menos de un año.

El proyecto —dijo Santana— nació con una generación que siempre quiso establecer pautas, formas de pensar y los conocimientos adquiridos. En tanto, para la Doctora Teresa Bustillo, tener esta vitrina de la videocreación es una puerta a la actualización profesional constante, que jerarquiza la calidad en la experimentación y creación, más allá de las fronteras de Cuba.

En esa misma línea de pensamiento, Diana Rosa Pérez ofreció las claves para que la cita siga siendo un espacio aglutinador: «La modestia y la perseverancia son las vías para nunca dejar de creer en los sueños; para no dejarlo de hacer.

«Lo que más disfruto de El Circuito, Iniciativa Municipal de Desarrollo Local, es demostrar que es posible autosustentar mediante servicios culturales, otros servicios buenos para el mejoramiento espiritual de la personas», reflexionó.

A DEBATE EN UN HERVIDERO CULTURAL

El Circuito es un hervidero fecundo de la creación contemporánea, donde se favorece el debate cultural, que se impone ante un escenario de mucha chatarra comercial y las seudoculturas colonizadoras de identidades.

Con esa preocupación por preservar la memoria histórica de las imágenes, ha sido persistente el español Javier González Vilaltella, profesor de estudios culturales en la Universidad de Munich, Alemania, quien consideró que «las imágenes no desaparecen, sino que crean fondos de memorias, y el recuerdo constituye una estrategia para que no se produzca el olvido. Y desde esta perspectiva es válido el Festival».

En torno a esa temática el canadiense Khazim Kaz Rhaman, profesor del Instituto de Arte de Pittsburg, en Estados Unidos, señaló que es vital la preservación de la imagen, porque en la historia del videoarte se ha transitado por 50 formatos, lo que puede conducir al desfasaje de esa memoria acumulada, «lo que pondera al festival cubano, porque no hay restricción», consideró.

Aspectos esenciales de esta disciplina esbozó la cubana Magali Espinosa, renombrada especialista en arte cubano contemporáneo: «Los artistas necesitan de toda la imagen visual, y no solo de aquella que emana del arte, sino de los medios y la publicidad. Desde esa perspectiva promocional el Fivac es medular».

Javier Muñiz fue uno de los curadores que asistió al Fivac. Para él hacen falta estrategias que acerquen a los jóvenes a la cultura, y este espacio es un ejemplo de lo que se puede hacer al respecto.

En tanto, lecciones esenciales para el arte y para la vida halló en el evento el mexicano Pancho López. El artista de performance aseguró que «cada vez es más difícil encontrar posibilidades de contacto, pues todo es virtual, todo es apariencia. Por eso, ver un festival con tanta diversidad y posibilidades es valoiso.

«Me llevo la capacidad de crear y el ejemplo de un certamen que con poco genera mucho», acentuó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.