¿Dónde va la vida? - Cultura

¿Dónde va la vida?

Este lunes Cubavisión transmitirá el primero de los 80 capítulos de En tiempos de amar, la telenovela cubana que regresa al espacio que la audiencia añora

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Ernesto Fiallo preparando el rodaje en En tiempos... con Nieves Riovalles.

En tiempos de amar está pensada para «atrapar». Se presiente desde que inicia la emotiva presentación realizada por el maestro Fernando Pérez, que en los minutos iniciales comienza a dibujar, con emotivas imágenes, la historia escrita por Eurídice Charadán, José Víctor Herrera, Serguei Svoboda y Alberto Luberta Martínez, y que Raúl Paz canta por medio de ¿Dónde va la vida?

Por encargo nació En tiempos de amar, cuyo primer capítulo será transmitido este lunes, con lo cual la telenovela cubana regresa al espacio tan añorado por la audiencia. En total son 80 emisiones de unos 40 minutos cada una, que nos invitarán a fisgonear en el interior de la casa de los Ramírez-Sosa. Y el culpable de despertar la curiosidad será Ernesto Fiallo, quien justamente este sábado se nos presenta como director junto a Gustavo Fernández Larrea, del esperado programa de participación Somos familia.

La Casa Productora de Telenovelas convocó a Fiallo para se encargara de llevar a buen término este libreto, cuyas subtramas se desenvuelven a partir de los conflictos desatados al interior de esta otra familia, que a la vista de todos es tan funcional.

«Pero solo en apariencias —dice Ernesto—, porque detrás de esa supuesta armonía entre la descendencia de Olga (Nieves Riovalles) y Manuel (Héctor Echemendía), que ellos buscan proteger bajo un mismo techo, se entretejen los celos, las incomprensiones, las traiciones, los choques generacionales, los problemas de convivencia...».

Explica el realizador de La otra esquina y de una de las temporadas de Bajo el mismo sol, que En tiempos de amar se desarrolla en la Cuba actual, y que para enfrentar el desafío que significó tuvo la valiosa colaboración de Roberto Díaz Barrueta en la codirección, mientras que Noel Gutiérrez, Yohan Palomino y Oigrés Suárez se responsabilizaron con la edición, la dirección de fotografía y la producción, respectivamente.

«Por el modo como se cuenta, En tiempos de amar se aproxima más a la telenovela que a la serie, por las típicas intrigas, los secretos que se esconden, las rivalidades... Pero el televidente hallará en los Ramírez-Sosa a esa gente de carne y hueso que le rodea», señala Fiallo, con quien la Casa Productora de Telenovelas puso en práctica un modo distinto de hacer: sumó al equipo al muy reconocido creador Julio César Ramírez, para que velara por la dirección de actores.

«Con Roberto Díaz y Julio César armamos un equipo muy unido, que trabajó muy duro en la pre, en los ensayos, lo cual facilitó luego tremendamente el rodaje. También quedé muy satisfecho con la fotografía de Palomino, talentoso joven graduado de la Famca; con el diseño de vestuario de Judith Domínguez, egresada del ISDI, al igual que con Laura Mariño, quien hizo una dupla perfecta con el experimentado Rodolfo González (Tierra brava, Salir de noche...) en la concepción de la escenografía

«Lo mismo tendría que decir de la banda sonora de Leosvany Saínz y con la música original de Raúl Paz, quien convidó a Polito Ibáñez, Vania, Waldo Mendoza..., para que interpretaran con él los temas que identificarán a los diferentes personajes».

En cuanto a los miembros de la familia Ramírez-Sosa, la conforman cinco hijos: Manolito (Carlos Solar) y su esposa Laura (Maikel Amelia Reyes); Armando (José Alejandro), casado con Elena (Yia Caamaño); Felo (Yohandry Aballe); Silvia (Beatriz Viñas) y Roxana (Lily Santiesteban).

El reparto lo componen, además, Tamara Castellanos, Néstor Jiménez, Fernando Hechavarría, Roque Moreno, Enrique Bueno, Alejandro Palomino, Daysi Quintana, Rubén Breña..., mientras que se anuncian las actuaciones especiales de Zelma Morales y Omar Alí, por solo mencionar algunos de los más conocidos.

Más detalles

En Santa María del Porvenir tuvo Maikel Amelia Reyes su primer protagónico en una telenovela. Ahora vuelve a asumir tamaña responsabilidad después de que Fiallo, Robertico y Julio César la convencieran. «Me citaron a la Casa Productora de Telenovelas, y cada uno empezó a darme las mejores referencias, como para que no rechazara la propuesta (sonríe). Y la verdad es que leí el guion y enseguida me cautivó: por el argumento, porque había sucesos muy importantes en cada capítulo, por las características de los personajes...

«Laura es espectacular: un ser muy transparente y con una fe enorme en el amor, que defiende con pasión a su familia», describe así su personaje quien fuera coprotagonista en La otra esquina y en los últimos tiempos se ha convertido en una actriz muy cercana al público por su destacada presencia en Tras la huella.

«Como la María Fernanda de Santa María..., a Laura la caracterizan la firmeza y la convicción en lo que quiere, aunque no son iguales», enfatiza quien aseguró que el rodaje resultó complejo, aunque el elenco fue extraordinario.

«Nos comportamos como una verdadera familia: con total respeto y ayudándonos unos a los otros. Nos dio mucha seguridad poder contar con un profesional de altos quilates como Julio César; que Robertico le pusiera toda la pasión del mundo al rodaje; y que Fiallo cuidara con esmero cada escena. Entre los tres crearon un triángulo perfecto».

Con En tiempos de amar, Carlos Solar, uno de los populares presentadores de Bailando en Cuba, consiguió por fin clasificar para una telenovela. Contrario a lo que le había sucedido en el cine, que le abrió las puertas de inmediato, la televisión no terminaba de acogerlo. Hasta que ocurrió:

«No era yo quien iba a interpretar a Manolito. Así que el día que me avisaron fui con poca fe. Por eso la sorpresa fue mayor cuando me dijeron; léete esto y dinos si te interesa. ¿Cómo no me iba a interesar, si lo venía “luchando” desde hace tiempo?

«Manolito representa a la gente común, sin muchas complicaciones, y justo por ello se torna más difícil a la hora de interpretarlo», señala Solar, quien por primera vez sufrió el «maratón» de grabar 12, 15, 19 escenas en un día, acostumbrado como estaba a la «paz» del cine, pero le cogió la vuelta y lo disfrutó.

«Sobre todo porque mis compañeros de reparto son fabulosos. Con algunos había trabajado antes, con otros nunca había cruzado ni una palabra, como me pasó con Maikel Amelia. Sin embargo, de inmediato hicimos una química inmensa, porque ella es un ser muy especial».

Para el actor y director Julio César Ramírez, En tiempos de amar ha significado un crecimiento profesional incalculable. «Esto de entregarle la dirección de actores a otra persona diferente al director general puede contribuir a que el resultado final sea superior. Y es que la televisión tiene una dinámica tan fuerte, que se va “tragando” los procesos creativos. Entonces este especialista se convierte en un colaborador, en un apoyo muy importante para el director, un cómplice.

«Es el director general quien mejor conoce la historia, las características y sicologías de los personajes, su evolución en la trama; el que ha concebido la puesta en escena... Así que el que conduce a los actores no ha sido llamado para entorpecer, ni para hacer su telenovela, ni conceptualizar o trazar la guía de trabajo, sino para contribuir a que todo lo anterior se materialice.

«Debo decir que esta experiencia fue genial, alentadora. El elenco estuvo conformado por 45 actores, y te confieso que acabé algo agotado, porque combinaba este largo proceso de rodaje con los ensayos de Teatro D’Dos, pero al final el saldo fue más que positivo, porque los actores se sientieron más seguros y en confianza, mientras que en lo personal logré adentrarme más en el mundo de la televisión, ahora detrás de las cámaras.

«Confío en que la telenovela guste mucho. Es una historia actual, con temas muy cercanos a la gente, contada con el lenguaje de este género que es lo que además el televidente espera. Sin embargo, no estaremos ante un producto banal, solo para divertirse, sino que los televidentes recibirán información sobre el comportamiento humano, y a partir de ello entrarán en un polémico y enriquecedor debate.

«En tiempos de amar habla a fondo de la familia cubana, de los caminos que emprende cuando los padres se hacen mayores y los hijos necesitan formar la suya propia, pero encuentran muchos obstáculos para conseguirlo. Con esta telenovela se pulsa una realidad que gracias a la ficción se volcó en otra dimensión, por la manera en que está contada la historia, las actuaciones, la magnífica fotografía, la excelencia de la música, porque Fiallo logró una puesta de muchos valores artísticos... Cierto que nunca se sabe, pero yo confío».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.