Trabajan por convertir al Museo de Historia Natural Tomás Romay en una institución interactiva

Que toda la información sobre la naturaleza, la historia natural, la biodiversidad y la vida en el universo que compone los fondos de la prestigiosa institución, llegue a sus visitantes, particularmente niños, adolescentes y jóvenes, de la mano de la más avanzada tecnología, es el propósito fundamental del proyecto que representa al Citma y al Estado cubano

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.—Especialistas del Centro Oriental de Ecosistemas y Biodiversidad (BIOECO), perteneciente al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), de conjunto con el Grupo de Difusión Científica, de México, encaminan aquí un proyecto de actualización tecnológica que aspira a convertir al Museo de Historia Natural Tomás Romay en una institución interactiva.

La Doctora en Ciencias Luz Margarita Figueredo Cardona, directora de BIOECO, explicó a este diario que la intención es que toda la información sobre la naturaleza, la historia natural, la biodiversidad y la vida en el universo que compone los fondos de la prestigiosa institución, llegue a sus visitantes, particularmente niños y jóvenes, de la mano de la más avanzada tecnología.

Bajo el nombre de Innovando en el Museo de Historia Natural Tomás Romay, se aspira a entregar todo ese saber acumulado y mostrado hasta hoy en exponentes taxidermiados, huesos, muestras, de una forma diferente, ágil y divertida, a través de herramientas del presente como el cine 3D, la realidad virtual y la presentación de multimedias y materiales audiovisuales.

Figueredo Cardona precisó que luego de su progresiva renovación el Tomás Romay contará con siete salas con diferentes concepciones, que abarcarán desde el origen del universo hasta la conservación de la diversidad biológica; con espacios para mostrar el origen de la  vida, del hombre, los ecosistemas, todo a partir de una serie de efectos tecnológicos que le den al visitante la impresión de ser parte de esos entornos.

La reconocida investigadora recalcó que toda la información que se pondrá a disposición del público en el Museo tiene su base en el trabajo investigativo realizado por BIECO —entidad responsable de la concepción científica-, cuyos especialistas se encargarán  además de mantener el nivel de actualización requerido, lo que garantizará el predominio de las referencias sobre la naturaleza cubana, nuestros ecosistemas y biodiversidad.

Por su parte, el Grupo de Difusión Científica, con 30 años de experiencia en compartir y difundir conocimientos desde la tecnología, se encargará de aportar los adelantos que conviertan al Tomás Romay en el primer museo de historia natural interactivo de Cuba.

Como parte del proyecto, la especialista dijo que próximamente se realizarán, por primera vez con fines museables en el país, filmaciones en sitios naturales  del Oriente que permitirán luego mostrar al público imágenes y materiales audiovisuales sobre la naturaleza cubana, nuestros ecosistemas y las especies más importantes de la flora y la fauna.

Como la mejor evidencia de lo que será el futuro de la institución, sita en el Corredor Patrimonial Las Enramadas, esquina Barnada, en la renovada instalación ya se combinan hoy los exponentes tradicionales con una mesa táctil, en la que el público puede seleccionar películas y multimedias relacionadas con la naturaleza, y hasta comprobar sus conocimientos en un juego para identificar especies, y un espacio de realidad virtual, donde, auxiliados con caretas, los visitantes se insertan en los diferentes ecosistemas.

Tocado por la tecnología ha sido igualmente el planetario, una de las atracciones de la institución, al que se le ha adicionado una serie de películas cortas que abordan desde los tiempos de los dinosaurios hasta los diferentes elementos del propio sistema solar, en un ambiente de confort, con lunetas más cómodas y reclinables, que permiten apreciar mejor toda la bóveda celeste.

Se incluye además una ludoteca, dotada con juegos didácticos, que busca fortalecer la actividad de educación ambiental que tradicionalmente realiza el museo con los niños de las escuelas cercanas y que ya hace la naturaleza más atractiva a los ojos de los infantes.

La doctora Luz Margarita Figueredo explicó que el proyecto está hoy en fase de valoración económica por el Citma y el Estado cubano, quienes estudian las mejores formas de erogar el financiamiento requerido para asumir la remodelación de la instalación  y el mejoramiento de la infraestructura eléctrica y de conectividad del edificio, que garantice el funcionamiento eficaz y seguro del equipamiento que deberá instalarse.

En el tiempo de uno a dos años, en que se han diseñado las diferentes etapas del proyecto, está previsto asimismo la capacitación de los especialistas y técnicos del Museo en el uso de las novedosas tecnologías, que convertirán al Museo de Historia Natural Tomás Romay —que el pasado 10 de octubre cumplió 52 años de fecundo quehacer—, en una institución de referencia entre las de su tipo en el país.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.