Cuba vence 8-7 a Puerto Rico con un final polémico en el béisbol panamericano

Alfredo Despaigne dio el batazo clave en la parte baja de la décima entrada, cuando ya los boricuas celebraban por adelantado

Autor:

Juventud Rebelde

En un partido largo y peleado que se extendió a diez capítulos, Cuba venció este viernes a Puerto Rico, ocho carreras por siete, y mantuvo su invicto en el béisbol panamericano. Alfredo Despaigne dio el batazo clave en la parte baja de la décima entrada, cuando ya los boricuas celebraban por adelantado.

La película fue similar a la del juego frente a Venezuela: Cuba tomó amplia ventaja, pero el pitcheo no aguantó y al final se enredó la pita. Ya ven, era un partido de trámite y terminó con mucha polémica.

Los cubanos tomaron el mando en el primer episodio frente al abridor boricua Andrés Santiago, quien permitió hits de Duvergel y Despaigne y después se descontroló. Él mismo forzó la primera carrera «de caballito», cuando le dio boleto a Yulieski y pelotazo a Pito Abreu.

Puerto Rico logró empatar en la entrada siguiente, gracias a un error de Yulieski en segunda base, pero Cuba anotó cuatro veces en el tercer capítulo. Ahí Rusney Castillo pegó un oportuno doblete con las bases llenas.

Entonces todo parecía pan comido, pero Miguel Lahera explotó en el quinto y dejó las bases llenas. En su lugar entró a lanzar Dalier Hinojosa, quien realizó un pésimo relevo y no pudo evitar el empate. Por suerte, el zurdo Norberto González dominó a Neftalí Soto en roletazo al box que se convirtió en doble play.

En lo adelante, los relevistas Juan Miguel Padilla y José de la Torre frenaron a la ofensiva cubana. Mientras, Norberto y Alberto Soto amarraron también a los boricuas hasta el noveno.

Así llegó el extrainning y los puertorriqueños anotaron dos veces frente a Vicyoandri Odelín, con la regla de tie break. No obstante, se quedaron cortos y lo pagaron caro.

Después, Cuba estuvo a un out de la derrota, pero Despaigne pegó un buen hit y empató el juego a la hora cero. José de la Torre se equivocó y lanzó por la zona en conteo de tres y dos.

Seguidamente, bolearon a Yulieski y Pito Abreu impulsó a Despaigne con un largo batazo al jardín izquierdo que no pudo fildear «Motorita» Feliciano, aunque hizo un gran esfuerzo. Al tirarse de cabeza, la bola le dio en el guante y salió a foul.

Los boricuas reclamaron que la conexión era foul, pero los árbitros desestimaron la protesta. De tal manera, Cuba terminó invicta y ahora descansará dos días antes de la semifinal del lunes, presumiblemente contra México o República Dominicana.

Este viernes Urquiola le dio juego a Alarcón y a Duvergel, aunque el guantanamero sigue sin levantar cabeza. Todavía no ha lanzado Freddy Asiel, algo que llama la atención, pues fue el primer abridor en la Copa del Mundo.

Veamos cómo batearon los cubanos contra Puerto Rico: Castillo (5-1), Duvergel (5-1), Cepeda (5-0), Despaigne (6-2), Yulieski (3-2), Abreu (4-1), Rudy Reyes (4-1), Alarcón (4-3) y Arruebarruena (3-2). Bell empuñó como emergente en la décima entrada, pero se ponchó.

Por la otra zona, Estados Unidos clasificó con su segundo nocaut en dos días, este a costa de Panamá (11-0).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.