Anand retuvo su título - Deporte

Anand retuvo su título

El Gran Maestro indio se impuso a su homólogo israelí Boris Gelfand, luego de 85 jugadas de una apertura Española, para cerrar con balance de 2.5 a 1.5 en la Galería Tretiakov de Moscú

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Lo inesperado no irrumpió esta vez como en todos esos chances en que la sorpresa todavía se espera, aunque sea para decir algo diferente y cambiar la noticia. En definitiva, el Gran Maestro (GM) indio Viswanathan Anand (2791) reeditó este miércoles, por tercera ocasión consecutiva, el título de campeón mundial de ajedrez, al derrotar en la muerte súbita a su homólogo israelí Boris Gelfand (2727). No hubo casualidades.

El torneo, disputado en la Galería Tretiakov de Moscú, fue testigo de la parsimonia y nervios de acero del cuarentón de Madrás, quien conservó la corona tras ganar una de las cuatro partidas rápidas en las que se decidió el cetro (2,5-1,5), después de que el marcador global de los doce encuentros reglamentarios reflejara un empate a 6 puntos.

Al genio indio le bastó imponerse en el segundo pulso, conduciendo piezas blancas, y después de 85 jugadas de una apertura Española inclinó la balanza a su favor. Las otras tres terminaron en tablas.

En la muerte súbita cada ajedrecista dispuso de 25 minutos, más diez segundos adicionales por cada movimiento.

El primer encuentro acabó con la firma de un armisticio, pero sobre el tablero ya se vieron las primeras chispas del incendio presagiado. En el segundo, crítico, Anand introdujo una novedad con la séptima jugada y quizá ahí se rompió el hechizo. El israelí sintió entonces como el mundo se le venía encima. Con menos tiempo en el reloj (defenderse es más difícil en una partida rápida) aguantó la presión durante muchos movimientos pero acabó por ceder el punto.

El tercer encuentro era decisivo. Con blancas, Gelfand se lanzó a por su rival y en una lucha muy táctica consiguió una posición ganadora. De nuevo apurado por el tiempo, sin embargo, cometió algunas imprecisiones y la partida se prolongó sobre la fina línea que separa las tablas de la victoria. En un momento crítico, en lugar de simplificar todavía con mejores perspectivas en el final, el aspirante mantuvo demasiados trebejos sobre el tablero y dejó escapar su ventaja, lance tras lance, mientras Anand, quien ya había vislumbrado la salida de la ratonera, se dirigía seguro y sin miedo hacia ella, convencido de poder escapar. En resumen: terminó vivito, coleando y saboreando el mejor de los quesos.

Ya solo quedaba un choque, en el que Vishy debía conducir figuras claras. El retador volvió a buscar posiciones agudas en una nueva defensa Siciliana y logró que los reyes acabaran en flancos contrarios, lo que siempre augura batallas a muerte, pero el indio solo tuvo que simplificar aun a costa de renunciar a la victoria. Su experiencia le ayudó a superar los embates de Gelfand, quien atacó hasta con su rey. Sin nada que perder, se había vuelto más peligroso que nunca. No obstante, el resultado llegó, esperado para muchos, y el campeón siguió en su trono.

Según los Maestros que comentaron la jornada en la página web de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), los encuentros del día decisivo fueron «muy emocionantes y equilibrados» y «cualquiera de los dos jugadores pudo llevarse la victoria».

«Anand es un grandísimo ajedrecista. Aunque no esté en su mejor forma y no jugara sus mejores partidas durante el torneo, ha ganado el mundial por cuarta vez, lo que es una gran gesta», afirmó el ruso Vladimir Kramnik (2801), as planetario en 2006.

Gelfand lo intentó en la última partida al realizar varios movimientos relámpagos en apenas unos segundos, pero no pudo derribar la fortaleza que montó el monarca defensor.

Llegado el final, ambos ajedrecistas se dieron la mano y abandonaron el escenario donde libraron una extenuante batalla psicológica desde el pasado 11 de mayo. El cuartito está igualito y el rey mantiene la corona.

Anand, quien se proclamó campeón mundial de la FIDE por vez primera en 2007, durante un torneo disputado en México, había revalidado el título en dos ocasiones, ante Kramnik (2008) y dos años después frente al búlgaro Veselin Topalov (2752).

Este match por el campeonato se disputó en la gran urbe moscovita por vez primera, desde que el ruso Gari Kasparov derrotara a su compatriota Anatoli Karpov en 1985.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.