Entre suspiros, certezas y añoranzas

La victoria de la selección cubana nos brinda cierta tranquilidad, aunque seguimos en el ojo del huracán rumbo al tercer Clásico Mundial

Autor:

Juventud Rebelde

Todavía se comenta la victoria de la selección cubana en la Semana Beisbolera de Haarlem, donde tuvo que remar contra la corriente desde el primer día. El triunfo final frente a Puerto Rico, cuatro carreras por dos, disipó algunas dudas de cara al tercer Clásico Mundial, el evento que todo el mundo está esperando en nuestro país.

Lo primero es celebrar sin esconder que seguimos en el ojo del huracán, pues en Haarlem enfrentamos a rivales de segunda línea. Ni siquiera el equipo holandés será el mismo del Clásico y los universitarios de Estados Unidos todavía necesitan madurar, por más talento que tengan.

De todas formas, Cuba mostró clase. Se repuso de dos reveses iniciales y terminó ganando cinco juegos seguidos, incluyendo sendas revanchas contra los norteños y la «banda» de Puerto Rico.

Otra vez flaqueó la ofensiva y Víctor tuvo que «exprimir» a sus hombres para fabricar carreras. Además, cuando el contrario falló, Cuba aprovechó la brecha y se le montó encima. Eso es algo positivo que ya se extrañaba en la selección nacional.

El pitcheo sacó la cara de nuevo, a pesar de los pesares. Esta vez se tuvo el acierto de convocar a tres zurdos y todos respondieron.

Sin embargo, confieso que sigue sin convencerme la rotación, pues no siempre los abridores pueden ser relevistas, o viceversa. El béisbol moderno demanda especialización en todas las áreas.

Es cierto que los torneos internacionales son cortos, pero la improvisación es un arma de doble filo. Yadier Pedroso llegó a Haarlem como primer abridor y no inició ninguno de los partidos finales.

No obstante, Víctor aprobó el examen al frente del equipo Cuba. Lo vimos comportándose más o menos como en la Serie Nacional, lo cual indica que fue fiel a su estilo.

Pero todavía hay que seleccionar mejor a los jugadores, pues prescindir de un segunda base natural es un riesgo innecesario. Además, hace falta un zurdo tacto para tener más variantes a la ofensiva.

En fin, la victoria en Haarlem nos levanta la autoestima y sube las expectativas para los topes que quedan antes de finalizar el año. Con el Clásico a la vista, debemos meditar mucho cada paso.

Estadísticas de los cubanos en Haarlem

Ofensiva

A. Pestano (AVE 389, 7 H en 18 VB, 1 HR, 3 IMP)

E. Arruebarruena (AVE 353, 6 H en 17 VB, 2 IMP)

R. Castillo (AVE 333, 9 H en 27 VB, 3 IMP)

F. Camilo Morejón (AVE 333, 2 H en 6 VB)

Y. Gourriel (AVE 318, 7 H en 22 VB, 7 IMP)

F. Cepeda (AVE 292, 7 H en 24 VB, 2 HR, 7 IMP)

A. Despaigne (AVE 269, 7 H en 26 VB, 1 HR, 3 IMP)

J. Dariel Abreu (AVE 200, 6 H en 30 VB, 2 IMP)

G. Heredia (AVE 200, 4 H en 20 VB, 1 imp)

A. Díaz (AVE 167, 1 H en 6 VB)

R. Reyes (AVE 071, 1 H en 14 VB)

A. Bell (AVE 000 en 8 VB)

A. Guerrero (AVE 000 en 4 VB)

W. Luis (AVE 000 en 3 VB)

Pitcheo

N. González (2-0, PCL 0,00 en 10,2 EL)

V. García (1-0, PCL 0,00 en 8 EL)

P. Millán Fernández (1-0, PCL 0,00 en 2,1 EL)

L. Martínez (0-0, PCL 0,00 en 1,2 EL)

I. Jiménez (1-1, PCL 1,59 en 5,2 EL)

D. Núñez (0-0, PCL 2,08 en 4,1 EL)

O. Despaigne (0-0, PCL 2,16 en 8,1 EL)

F. Asiel Álvarez (0-1, PCL 2,31 en 11,2 EL)

Y. Pedroso (0-0, PCL 3,24 en 8,1 EL)

D. Hinojosa (0-0, PCL 18,00 en 1 EL)

Bateo colectivo (253)

Pitcheo colectivo (1,74)

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.