La primera batalla de Julio César

En su siguiente presentación, La Cruz tendrá en la esquina opuesta al brasileño Florentino Falcao

Autor:

Raiko Martín

Londres.— Sudando copiosamente llegó Julio César La Cruz a la zona mixta, y en un instante el enjambre de periodistas comenzó a ráfagas la ronda de preguntas. Más que por su incontestable triunfo por 25-8 sobre el jordano Iha Almatboulli, los reporteros presentes querían recoger las impresiones del rey universal en la división semicompleta durante su debut olímpico en el complejo ExCel de esta ciudad.

«Creo que fue muy bueno iniciar de esta forma, tanto para mí como para el resto del equipo», empezó diciendo el púgil camagüeyano, sin duda uno de los grandes favoritos para ceñirse la faja de su división.

Sobre el cuadrilátero, el agramontino no dejó ningún margen para dudarlo. Inició con buen ritmo de golpeo, se movió muy bien a la hora de evitar los golpes rivales, y estableció una ventaja que creció proporcionalmente con el transcurrir de los minutos.

Para cerrar, por indicaciones de su esquina, apretó el acelerador. «Se trataba de hacer un poco más de trabajo sobre el ring, porque la preparación para salir bien en un torneo como este así lo exige», fueron sus consideraciones antes de partir rumbo a los camerinos para estudiar junto a sus entrenadores al posible próximo rival.

Así, en su siguiente presentación La Cruz tendrá en la esquina opuesta al brasileño Florentino Falcao, quien fue favorecido por los jueces tras igual 17-17 su duelo con el chino Faniong Meng.

En la misma velada, el experimentado ligero welter cubano Roniel Iglesias liquidó las opciones del brasileño Everton Lopes, quien en nueve minutos pasó de campeón mundial a eliminado sin medallas en la presente cita estival.

Cierto es que el vueltabajero tuvo que sudar y mucho para imponer su ley sobre el ring. El final de 18-15 es la mejor prueba. «No esperaba que fuera una pelea fácil, porque nunca ha sido así entre nosotros. Estamos en unos Juegos Olímpicos y cada uno quiere cumplir su sueño», fue la valoración del fajador cubano.

Amén de las exigencias, a Iglesias se le vio bien física y mentalmente, y él mismo reconoció que ha realizado una buena preparación para mejorarle el color a la medalla de bronce conquistada hace cuatro años en Beijing.

Para ello debe quitarse de su camino en el próximo combate al uzbeco Uktamjon Rahmonov, quien avanzó en el organigrama luego de aventar por 16-8 al turco Yakup Sener.

Desafortunadamente, el minimosca Yosbani Veitía no pudo contrarrestar la mayor experiencia del chino Shiming Zou, quien salió airoso en un cerrado combate que concluyó con pizarra de 14-11.

Veitía intentó sin éxito detener el ímpetu del asiático, campeón mundial y olímpico de la división. «Me faltó conectarle series de golpes consecutivos para controlarlo, y al final eso influyó en el resultado», consideró el jovencito, quien encaró en Londres su primera experiencia en un certamen de tanta envergadura.

El tropiezo de Veitía deja a la escuadra cubana con seis aspirantes al cetro. Para hoy están programadas las segundas presentaciones del pluma Lázaro Álvarez y el peso completo José Ángel Larduet.

El pinareño Álvarez, uno de los sembrados en su división dada su condición de monarca universal, asumirá el reto del brasileño Robinelson Vieira de Jesús, mientras el santiaguero Larduet tendrá como oponente al experimentado y peligroso italiano Clemente Russo.

Si ambos salen airosos, adornarían con bronce el buque insignia del deporte cubano.

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.