Liu Xiang, ¿y ahora qué?

El chino Liu Xiang volvió a lesionarse en la primera carrera, como hace cuatro años en Beijing, y otra vez quedó fuera del espectáculo en los 110 metros con vallas

Autor:

Juventud Rebelde

LONDRES.— Parece una maldición: el chino Liu Xiang volvió a lesionarse en la primera carrera, como hace cuatro años en Beijing, y otra vez quedó fuera del espectáculo en los 110 metros con vallas. Lo de este martes fue menos dramático, porque estamos en Londres y aquí la gente no lloró desconsoladamente, pero fue igual de frustrante.

Las eliminatorias comenzaron a media mañana, exactamente a las 10:10, porque los ingleses no se destiñen con la puntualidad. Precisamente esa será una de las lecciones que nos llevaremos a casa.

El estadounidense Jason Richardson, vigente campeón mundial, fue el primer jerarca que clasificó para las semifinales, cuando ganó la segunda serie con tiempo de 13.33 segundos. Detrás entró el británico Lawrence Clarke (13.42) y se desató la algarabía en el estadio.

Después llegó el turno de los cubanos: Orlando Ortega lideró el tercer heat con marca de 13.26 y Dayron Robles dominó el cuarto con 13.33. Ambos entraron sin problemas y por un instante me olvidé del frío, que molestaba bastante.

En la quinta serie mandó el estadounidense Aries Merritt con el mejor tiempo de todos: 13.07. Detrás llegó el barbadense Ryan Brathwaite, campeón mundial en 2009, quien marcó 13.23.

Entonces vino el fatídico sexto heat, donde Liu cayó al suelo aparatosamente al tropezar con la primera valla. Fue una carrera extraña, pues además se desplomaron por el camino el barbadense Shane Brathwaite —hermano de Ryan— y el polaco Artur Noga. Luego quedó descalificado el senegalés Moussa Dembele.

El público reaccionó tarde ante el drama de Liu, porque primero empujó con gritos al británico Andrew Turner, quien llegó en punta con tiempo de 13.42.

Abrumado, el chino abandonó la pista saltando en un solo pie, hasta que Turner y el español Jackson Quiñónez corrieron a auxiliarlo. Liu se fue en silla de ruedas, triste imagen para un campeón.

Por los pelos

En la jornada matutina también se efectuó la clasificación del triple salto para hombres y el cubano Alexis Copello logró incluirse por los pelos en la final. Mientras, Yoandri Betanzos y Arnie David Girat quedaron eliminados.

Copello apenas llegó hasta los 16,79 metros, la penúltima marca entre los 12 clasificados. Solo cuatro hombres superaron los 17 metros, liderados por el campeón mundial estadounidense Christian Taylor (17,21) y el bahamés Leevan Sands (17,17).

El británico Phillips Idowu, subcampeón olímpico y mundial, marcó 16,53 y quedó eliminado. La gente suspiró en las gradas, aunque los rumores de una lesión crecieron en los últimos días y ya todo el mundo se había preparado para el fiasco.

En la jabalina femenina tampoco hubo buenas noticias para Cuba, pues Yainelis Ribiaux y Yanet Cruz no avanzaron a la final. La checa Barbora Spotakova, vigente monarca olímpica, lideró la clasificación con 66,19 metros. Su gran rival, la campeona mundial rusa María Abakumova, pasó séptima con 63,25.

Noche de finales

El único cubano envuelto en finales durante la noche del martes fue el discóbolo Jorge Fernández, quien terminó en el puesto 11 con envío de 62,02 metros, inferior al 65,34 que había logrado en la clasificatoria.

Curiosamente, el mejor disparo de Jorge Fernández este año es de 66,05 metros —también el mejor de su vida—, pero si los demás hubieran lanzado anoche su tope de la temporada, el criollo estaba condenado al último lugar. ¿Qué les parece?

El oro en esta prueba fue para el favorito alemán Robert Harting (68,27). Completaron el podio el iraní Ehsan Hadadi (68,18) y el estonio Gerd Kanter (68,03).

Estos mismos hombres se repartieron las medallas en el campeonato mundial del pasado año, solo que Hadadi fue tercero entonces y Kanter segundo.

En el salto de altura triunfó el ruso Iván Ukhov (2,38), por delante del estadounidense Erik Kynard (2,33) y del qatarí Essa Mutaz Barshim (2,29). Aquí el campeón mundial Jesse Williams solo alcanzó los 2,25 metros y compartió la novena posición.

Otra vez hubo animación en la pista y la australiana Sally Pearson ganó los 100 metros con vallas con récord olímpico de 12.35 segundos. Detrás entraron en tromba las tres estadounidenses: Dawn Harper (12.37), Kellie Wells (12.48) y Lolo Jones (12.58).

Harper y Wells marcaron el mejor tiempo de sus vidas y Jones logró su tope del año. Pero no les alcanzó para destronar a la rubia australiana.

Pearson, favorita de todos por su título de campeona mundial logrado el pasado año en Daegu, mejoró así la plata de Beijing 2008, cuando competía con su apellido de soltera (McLellan). De paso, tomó revancha de Harper, quien la había derrotado en la capital china.

Finalmente, el argelino Taoufik Makhloufi ganó los 1 500 metros con tiempo de 3.34,08 minutos. En plata quedó el estadounidense Leonel Manzano (3.34,79) y el bronce fue para el marroquí Abdalaati Iguider (3.35,13).

La legión keniana estuvo por debajo, incluido el campeón mundial y olímpico Asbel Kiprop, quien terminó en el último lugar con tiempo de 3.43,83.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.