El tiro de gracia

La Agencia Estadounidense Antidoping presentará pruebas de que el siete veces campeón del Tour de Francia, el ciclista Lance Armstrong, utilizó el «más sofisticado» sistema de doping jamás visto en el deporte

Autor:

Servicio Especial

La Agencia Estadounidense Antidoping (USADA) dio este miércoles otra vuelta de tuerca a su acusación de dopaje sobre el ciclista norteño Lance Armstrong, al asegurar que el siete veces campeón del prestigioso Tour de Francia utilizó en su equipo el «más sofisticado» sistema de doping jamás visto en el deporte.

Según divulgó en un comunicado su director, Travis T. Tygart, la agencia hará público un durísimo documento de más de mil páginas bajo el nombre Decisión Fundamentada, que reúne pruebas documentales y científicas, además de 26 testimonios de testigos, incluyendo los de 15 ciclistas.

«Muestra más allá de cualquier duda que el equipo US Postal llevó a cabo el más sofisticado, profesionalizado y exitoso programa de doping en la historia del deporte», señala el escrito en la web de la USADA, que envió el informe a la Unión Ciclista Internacional (UCI) y a la Agencia Mundial Antidoping (AMA), entre otros organismos.

Una vez recibido el extensísimo documento con claras inculpaciones, la UCI cuenta con 21 días para pronunciar su sentencia sobre la ex estrella estadounidense del ciclismo, que ganó como líder del equipo US Postal el giro galo entre 1999 y 2005.

Entre los corredores que colaboraron, advierte el escrito, hay 11 ex compañeros de Armstrong en el US Postal: Frankie Andreu, Michael Barry, Tom Danielson, Tyler Hamilton, George Hincapie, Floyd Landis, Levi Leipheimer, Stephen Swart, Christian Vande Velde, Jonathan Vaughters y David Zabriskie.

La USADA suspendió a Leipheimer (Omega Pharma-QuickStep) y Vande Velde, Danielson y Zabriskie (Garmin-Sharp), los únicos cuatro ciclistas aún activos de este grupo. En tanto, Barry e Hincapie, quienes pusieron fin recientemente a sus carreras, presentaron este miércoles por primera vez una confesión pública de sus trampas, en el marco de la presentación de la USADA.

Frankie Andreu, Tyler Hamilton, Floyd Landis y Jonathan Vaughters —actualmente jefe del equipo Garmin— ya habían puesto punto final a su carrera hace tiempo.

«Requirió mucho coraje por parte de estos corredores dar un paso adelante y hablar abiertamente. No es fácil admitir nuestros errores y aceptar el castigo. Armstrong tuvo la misma oportunidad de hablar y ser parte de la solución, pero se negó», lamentó Tygart.

Armstrong, que nunca dio positivo durante su carrera deportiva y siempre ha negado haberse dopado, decidió no defenderse de los cargos presentados por la USADA hace poco más de un mes.

En esa ocasión fueron también sancionados como miembros del sistema de doping en el equipo su entonces director técnico Johan Bruyneel, los médicos Michele Ferrari, Luis García del Moral y Pedro Celaya, y el entrenador Pepe Martí.

En su argumentación, el máximo directivo de la USADA añadió que la agencia hizo el trabajo que le encargaron en favor de los atletas limpios y la integridad del deporte. «Nos centramos solo en averiguar la verdad, sin dejarnos influir por la celebridad o no, las amenazas, los ataques personales o la presión política, porque eso es lo que los atletas limpios merecen y piden», sentenció.

Por su parte, el presidente de la Unión Ciclista Internacional, Pat McQuaid, ha dado a entender en varias oportunidades que aceptará por buenas las pruebas aportadas por la USADA, que a finales de agosto suspendió a Armstrong de por vida y anuló sus resultados desde el 1ro. de agosto de 1998. En caso de que la UCI diera su aval, el ex ciclista perdería sus siete triunfos en el Tour de Francia.

En cambio, en el caso del cuarteto integrado por Leipheimer, Vande Velde, Danielson y Zabriskie no está clara la duración exacta de la suspensión. Pero si al igual que en casos similares se impone el acuerdo de testigos principales, tras medio año quedaría sin efecto la medida.

Entretanto Hincapie, compañero de Armstrong en los siete triunfos en el Tour, admitió claramente su culpabilidad. «Rápidamente, en mi carrera me quedó claro que debido al amplio consumo de medios que incrementan el rendimiento en los ciclistas de élite, no era posible competir con ellos al más alto nivel», apuntó en su página de Internet.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.