¿Amigos para siempre?

Con su más reciente victoria este jueves ante el ruso Peter Svidler, el trebejista cubano Leinier Domínguez escaló al segundo puesto del cuarto episodio del Grand Prix de ajedrez, con sede en Khanty-Mansiysk

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Leinier Domínguez y Peter Svidler son amigos. Camaradas, diría el ruso de barba cerrada; socios, podría aclarar el cubano. Han colaborado juntos en múltiples ocasiones, compartido equipo en el Campeonato de Clubes de Rusia y hasta chocado copas en alguna que otra ocasión. Pero este jueves el mejor trebejista de Latinoamérica dejó bien claro que los abrazos y las sonrisas son para después, que tablero por medio no hay espacio para blandenguerías. Despachó en un abrir y cerrar de ojos al heredero de la escuela soviética para escalar al segundo puesto del cuarto episodio del Grand Prix de ajedrez, con sede en Khanty-Mansiysk. Anda enchufado el güinero.

Jugaron una apertura Ruy López cerrada en la séptima fecha del fortísimo torneo y Domínguez (2734 puntos Elo) condujo piezas blancas durante 38 movimientos. Es la primera vez que el antillano plantea su favorita Española con piezas claras en lo que va de certamen, pues hasta ahora había apostado a un nuevo repertorio. La estrategia le ha salido de maravilla.

Como todos saben, Peter Veniaminovich Svidler (2734) no es un «jamón» a pesar de verse un poco gordito. Fue campeón olímpico en 1994, 1996, 1998, 2000 y 2002; monarca de la Copa del Mundo de la FIDE, al vencer en un match a su compatriota Alexander Grischuk (2780); y actualmente figura como uno de los exponentes más sólidos de la élite universal.

Con su más reciente victoria, el caribeño llegó a 4,5 rayitas para retornar al segundo escaño en la lid, igualado con el ruso Serguei Karjakin (2753), quien pactó el armisticio con el georgiano Baadur Jobava (2699) en 32 lances de una defensa Francesa, variante Rubinstein.

Mientras, el bambino Fabiano Caruana (2803) mantuvo el liderato al entablar con el israelí Boris Gelfand (2744), en 30 pasos de una India de Rey. Por su parte, el samurái americano Hikaru Nakamura (2799) derrotó al francés Maxime Vachier-Lagrave (2754) en 27 lances de una apertura Trompowsky. Precisamente el galo es el más perjudicado de la justa: 17 escalones abajo en el ranking en vivo y 30 quilos cedidos de su coeficiente.

Leinier le suma 16 tantos a sus numeritos y ancla en el puesto 14 del escalafón planetario. Sin dudas un excelente aliciente para enfrentar el venidero Memorial Capablanca, con sede el mes entrante en el hotel Habana Libre de la capital cubana.

También logró el triunfo el holandés Anish Giri (2776) sobre el local Evgeny Tomashevsky (2749) en 58 movimientos de una Ruy López. En duelo de rusos, Dmitry Jakovenko (2738) y Grischuk empataron luego de 21 «caricias» de una defensa Grunfeld.

Después de semejante alboroto, Caruana sigue al frente de la clasificación  con cinco puntos. Domínguez y Karjakin poseen 4,5, mientras Svidler y Nakamura archivan cuatro. Gelfand y Jakovenko van después (3,5); y con media raya menos aparecen Giri, Jobava y Grischuk. Tomashevsky quedó en 2,5 y Vachier-Lagrave raspa el fondo del estanque, merced a  1,5 puntos.

El cubano pugnará hoy ante Tomashevsky. Veremos si continúa pisando el acelerador.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.