Ladrones con talento

Entérate de quiénes integran la lista de los mejores robadores de base del país

Autor:

Benigno Daquinta

En 1985, el hombre dirigía al equipo de La Habana en el Campeonato Nacional Juvenil de Pelota. Recuerdo que en un juego de su equipo contra Holguín, en el estadio del municipio avileño de Venezuela, salió a conversar con su lanzador después que los rivales le llenaron las bases.

Cuando terminó la conferencia e iba para el banco, le dije al operador de audio: «Ese es el ladrón más grande que han dado las series nacionales».

Y mi interlocutor me espetó con la ingenuidad de quien no había entendido el chiste: «Chico, ¿y cómo si es tan ladrón dirige un equipo de pelota?».

Como se habrá percatado, amigo lector, esta anécdota es solo una introducción para hablar del espectacular, inesperado y siempre atractivo tema del robo de base. Y para los más jóvenes, el mánager de la novena capitalina de aquel torneo era Antonio «Ñico» Jiménez.

La lista de los mejores robadores del país la encabeza el habanero Enriquito Díaz, con 726 estafas, además lidera la relación de los latinoamericanos en cualquier tipo de béisbol. Le siguen dos villaclareños: Víctor Mesa (588) y Eduardo Paret (474), el camagüeyano Luis Ulacia (355), los matanceros Wilfredo Sánchez (339) y José «Pepito» Estrada (337); otro capitalino, Germán Mesa (335) y el recientemente fallecido «Ñico» Jiménez (324), natural de Güines. Ellos son los hombres con más de 300 robos en nuestros torneos.

Pero en realidad el mayor ladrón no es el más peligroso, si no el que mejor promedio tenga entre robos y cogido robando, y es en ese indicador en el que nadie ha superado a «Ñico», pues de cada cuatro intentos, fructificaba en tres.

Cada quien tiene su criterio, pero yo prefiero al que roba seis veces y no lo cogen, que al que lo hace en diez ocasiones y lo cogen cuatro. Y que conste: no se vayan a confundir, que hablo de pelota.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.