Año entre bríos y sombras

La solidificación de atletas que pasarán con gloria a la posteridad del ejercicio del músculo, rendimientos que se tornan respetables y hasta quiméricos de superar, actuaciones colectivas que estremecieron a los parciales y escándalos mayúsculos que opacan la búsqueda constante del codiciado fair play... entre tanta tela que cortar, JR les ofrece algunos de los retazos más significativos del año que concluye.

Autores:

Norland Rosendo
Javier Rodríguez

De todo como en botica hubo en este 2016 en el panorama deportivo internacional. La solidificación de atletas que pasarán con gloria a la posteridad del ejercicio del músculo, rendimientos que se tornan respetables y hasta quiméricos de superar, actuaciones colectivas que estremecieron a los parciales y escándalos mayúsculos que opacan la búsqueda constante del codiciado fair play. Entre tanta tela que cortar, JR les ofrece algunos de los retazos más significativos del año que concluye.

El mundo es un balón

El fútbol es el «opio» de los pueblos. Tres acontecimientos deportivos del más universal de los deportes, en fila y al unísono, mantuvieron a casi todo el planeta «hipnotizado». A finales de mayo, en la ciudad italiana de Milán, el conjunto del Real Madrid alzaba por oncena ocasión el trofeo de la Liga de Campeones, tras derrotar en la tanda de penales al Atlético de Madrid, luego de empate a un gol en el tiempo reglamentario, a la cuenta de Sergio Ramos por los merengues y de Carrasco por los rojiblancos.

Casi el ecuador del 2016 fue puro fútbol. Menos de una semana después de la celebración triunfal del plantel dirigido por Zinedine Zidane, puntualmente entre el 3 de junio y el 26 de ese propio mes, se efectuó la Copa América Centenario en Estados Unidos, cuyo nombre en esa ocasión obedeció a los cien años del vetusto torneo.

En su edición 45, especial además, el total de países participantes ascendió a 16, en cambio de los 12 habituales. Como muestra del creciente nivel alcanzado en Chile en los últimos años, esa nación se coronó por segunda vez en la historia de estas lides —ambos títulos de manera consecutiva—, al rendir a Argentina en la lotería de los penales. Los campeones aportaron como mejor jugador del torneo al delantero Alexis Sánchez, a Eduardo Vargas, líder goleador con seis, y al mejor portero, en este caso Claudio Bravo.

A la par del torneo estadounidense, del 10 de junio al 10 de julio se jugó en Francia la decimoquinta versión de la Eurocopa, que cambió su formato de 16 a 24 elencos. Por primera vez, Portugal adornó los anaqueles con una corona a este nivel, tras vencer en la prórroga de la final por 1-0 al cuadro de Francia. El galo Antoine Griezmann fue el mejor jugador de la justa y se calzó la Bota de Oro, al ser el máximo anotador con seis dianas.

De Olimpia a Sudamérica

Desde su estreno en 1896, los Juegos Olímpicos de verano habían explorado disímiles regiones, pero nunca se habían instalado en una urbe de Sudamérica. Fue entonces que del 5 al 21 de agosto la ciudad brasileña de Río de Janeiro tuvo ese honor y disfrutó del primer lugar, entre 206 países, de la delegación de Estados Unidos, que reunió 46 diademas, 37 segundos puestos y 38 metales bronceados.

Entre los 17 récords mundiales y 15 primados olímpicos que se establecieron, es forzado subrayar dos de los grandes hitos de esta fiesta deportiva, uno ocurrido en la pista, otro bañado en agua. El extraclase jamaicano Usain Bolt demostró por qué es el mejor velocista de todos los tiempos, al vencer en las pruebas de 100, 200 y el relevo de 4x100 metros, para presumir de nueve coronas en tres ediciones.

De igual forma, el nadador estadounidense Michael Phelps será por los siglos de los siglos una leyenda viviente del olimpismo. Su mérito, y bien colosal por cierto, radica en ser el atleta más condecorado en los anales de la magna cita multideportiva. En la Ciudad Maravillosa, el tritón de Baltimore conquistó cinco oros y una plata, lo que redondea un total de 23 cetros, tres subtítulos y par de bronces.

Cuatro ases de una baraja

Cuando el ajedrecista noruego Magnus Carlsen cumplió 26 años el 30 de noviembre pasado, no solo festejó un onomástico más, sino que sumaba a ese jolgorio su tercer título mundial, resultado que mantuvo en pie su hegemonía iniciada en 2013 y que muy pocas veces ha visto tambalear. Una de esas contadas ocasiones ocurrió en la reciente porfía por la corona universal, cuando se encontró con el empuje frenético del retador ruso Sergei Karjakin, quien obligó a decidir el match en partidas rápidas, tras un empate     a seis unidades en los 12 encuentros convencionales.

Por su parte, el futbolista lusitano Cristiano Ronaldo —alma del Real Madrid—, logró hace menos de un mes su cuarto Balón de Oro, para situarse a solo uno de su archirrival barcelonista Lionel Messi. En ese lauro de CR7 pesaron su primer cetro con Portugal en la Eurocopa y su tercer título de Champions en el global.

Mientras, la nadadora húngara Katinka Hosszu haló con sus brazadas la segunda posición de su país en el Campeonato Mundial en piscina de curso corto celebrado a inicios de diciembre en Canadá. Allí la llamada Dama de Hierro fue la dueña y señora de las siete coronas de su nación, además de sumar a su cuenta los dos subtítulos.

Y otro que acaparó cintillos noticiosos fue el tenista británico Andy Murray, quien despedirá el 2016 en la posición cimera del ranking mundial de la ATP con 78 triunfos, nueve fracasos e igual número de títulos. Pero el valor añadido de esa ubicación está en que derrocó el reinado del serbio Novak Djokovic de 122 semanas en la cúspide.

Acorralando tramposos

Aunque el asunto estaba siendo investigado desde antes, en el 2016 se destapó uno de los más grandes escándalos de dopaje que se conozca en el deporte por la cantidad de atletas implicados, lo cual obligó al Comité Olímpico Internacional (COI) a aplicar severas medidas y anunciar que seguirá con las investigaciones hasta el final.

Con la aplicación de la novedosa cromatografía líquida para la detección de anabolizantes se han descubierto sustancias prohibidas en muestras de orina congeladas pertenecientes a atletas que compitieron en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y Londres 2012.

La lista de infractores ha crecido de manera notable hasta rebasar el centenar y no son pocos los medallistas de esas citas bajo los cinco aros a los que el COI ha sancionado y les ha exigido la devolución de las preseas.

Hay deportistas de varias disciplinas y naciones, entre ellos, lamentablemente, la cubana Yarelys Barrios, quien había ocupado el segundo lugar de la prueba de lanzamiento del disco en la capital china.

Una de las medidas que más polémica generó fue la exclusión de los atletas rusos del campo y pista de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, pues algunos, como la estelar pertiguista Yelena Isynbayeva, exigían que no debían pagar justos por pecadores.

El propio presidente de Rusia, Vladimir Putin, fue claro al expresar que no debe haber lugar para el dopaje y  solicitó a su Comité Olímpico la creación de una comisión pública independiente para luchar contra ese flagelo.

Aunque la mayoría de los tramposos practicaban atletismo y pesas, también se han detectado casos en lucha y ciclismo, de acuerdo con informaciones publicadas por el COI.

Entre los que apelaron a sustancias prohibidas para elevar su rendimiento deportivo están la bielorrusa Aksana Miankova, reina del lanzamiento del martillo en Beijing, quien debe ceder la corona a la camagüeyana Yipsy Moreno, su escolta en aquella competencia. Y Cuba podría sumar una medalla de bronce más en la misma cita, si en definitiva a la balista  Misleydis González le otorgan esa presea, tras la reciente confirmación de positivo en el reanálisis practicado a la muestra de la también bielorrusa Natalia Mikhnevich, subcampeona en la mencionada justa olímpica.

Golpes bajos de la muerte

A los 74 años murió el pasado 3 de junio una de las leyendas del boxeo mundial, el estadounidense Mohamed Ali. Al triple campeón del mundo de los pesos pesados le diagnosticaron la enfermedad de Parkinson en 1984, cuatro años después de que abandonara el ring.

Meses antes, el 24 de marzo, perdía su batalla contra un cáncer pulmonar el legendario futbolista Johan Cruyff, reconocido como uno de los tres jugadores más notables de la historia. Junto a la selección holandesa personificó el llamado «fútbol total» y será recordado como el precursor del equipo del Barcelona que años después bajo la conducción de Pep Guardiola, y con jugadores de la talla de Messi, Xavi, Iniesta o Puyol ejercieron una hegemonía pocas veces vista en el fútbol mundial.

Y en el penúltimo mes del año, el avión en el que viajaba el equipo brasileño de fútbol Chapecoense se estrelló cuando estaba a punto de llegar al aeropuerto de Medellín, donde jugaría el partido de ida final de la Copa Sudamericana con el Atlético Nacional. En la aeronave viajaban 77 personas y 71 de ellas murieron.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.