Agosto derrite la pelota

El adelantamiento de la fecha inaugural de Campeonato Nacional de Béi bol para el verano es para evitar que el calendario doméstico coincidiera con el internacional, pero ese cambio tiene un precio alto. Al respecto opinan varias personalidades de este deporte en la Isla. ¿Y usted, qué cree?

Autor:

Norland Rosendo

Se acabó agosto. Lo dice el calendario, pero no el clima. Y con el octavo mes del año se fue también casi la mitad del primer tramo de la temporada cubana de la pelota élite, jugado bajo el sol, que por estos días quema, achicharra.

El adelantamiento de la fecha inaugural para el verano es para evitar que el calendario doméstico coincidiera con el internacional, pero ese cambio tiene un precio alto.

En 2016 fue la primera experiencia del play ball en agosto, a la sombra de los Juegos Olímpicos. Mucha gente supo que había empezado la Serie cuando terminó la fiesta en Río de Janeiro. Ahora, que es año sabático para los juegos múltiples, tuvo un arranque mediático como «Dios manda».

Jugar pelota en agosto y a pleno día es semejante a uno de los trabajos de Hércules. Si fuera de noche no habría problemas; pero eso demandaría un consumo energético que, lamentablemente, la economía del país no está en condiciones de hacer.

El más avezado de los directores en la actual Serie, Carlos Martí, está en desacuerdo con el inicio en el octavo mes. «Además del calor, hay juegos que terminan antes del noveno inning a causa de aguaceros intensos; si estás debajo del marcador en ese momento, corres el riesgo de perderlos. Tampoco se puede entrenar como corresponde y, por último, este es uno de los meses de vacaciones en Cuba y los atletas quisieran departir un poco más con su familia.

«Cambiar el calendario para asistir a la Serie del Caribe, desde mi punto de vista genera más problemas que beneficios. Mi propuesta es empezar después y pactar que el equipo que vaya delante en determinado momento sea el representante, reforzado, en ese torneo regional».

Para uno de los mejores preparadores físicos de béisbol en Cuba, devenido director de los Cocodrilos de Matanzas, Víctor Figueroa, «agosto es un mes muy fuerte, muchos peloteros sufren contracciones musculares; eso es debido a que se desgastan mucho, se deshidratan y el músculo comienza a tener situaciones adversas durante las carreras y los trabajos intensos. El sol hace mucho daño. Pero bueno, si es así como se diseñó el campeonato, entonces hay que preparar bien a los muchachos para que puedan jugar la mayor cantidad de partidos posibles».

El tercer criterio es de alguien que tiene una larga trayectoria en el terreno y la academia. Fue mánager y ahora es un gran estudioso de este deporte, el doctor en Ciencias Frangel Reinaldo.

«Cuando nos reintegramos a la Serie del Caribe coincidía en que debíamos empezar en agosto para asegurar la asistencia del equipo campeón de la temporada, pero la práctica y los acontecimientos actuales han demostrado que si partimos del criterio de que el principal evento deportivo y cultural del país es el béisbol, hay que cuidarlo.

«No son muchos los peloteros de calidad con que contamos ahora, y si no están presentes por cumplir contratos en el extranjero, pues, ¿qué espectáculo vamos a brindar?, ¿cuál es el disfrute de la afición?».

En el horario vespertino, estar en un terreno tres o cuatro horas limita la propuesta de un mejor juego, y este factor afecta la asistencia de la afición, pues en las gradas se sufren las mismas consecuencias del clima.

«Es cierto que hay un montaje, un programa, aseguramientos, etc., para el inicio en agosto, pero pudiera repensarse esa fecha».

Así opinan ellos, ¿y usted qué dice? Recuerde que en esta sección de JR todo el mundo juega.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.